Hello Goodbye: hola Faul, adiós Paul

Pegadiza, desenfadada, con un mensaje que de entrada parece casual y divertido. Enmarcado en una letra simplona y una música que roza la melodía infantil. Una socarrona presentación del alguien que ya había dejado de ser un «apaño temporal» para convertirse, muy a pesar de sus compañeros, en un fijo de la banda.



Breve historia de la canción, cronología y contexto

El single fue publicado el día 24 de noviembre del 67, alcanzando un gran éxito. Tardó en grabarse casi un mes, siendo como es una composición sencilla en comparación con otras grandes obras que habían trabajado en mucho menos tiempo en el pasado.

El lado B del sencillo fue I am the Walrus, algo que molestó a Lennon, quien en una entrevista posterior mostraba su incredulidad ante el hecho de que se le hubiera concedido tanta importancia a la composición de Faul por delante de la suya. No creo que le desagradara especialmente la canción de Faul, es simplemente que él habría aceptado mejor que se lanzara el single con su Yo soy la morsa como canción principal. Pues en la historia que él conocía, este era el orden que debían llevar.

Hello Goodbye se grabó después del Magical Mystery Tour. Brian había muerto, («ahora sí que estamos jodidos», había dicho John al enterarse) y ya no tenían más remedio que aceptar la realidad, Paul se había ido y William ahora representaba su papel, acrecentada su influencia por la desaparición del hasta entonces manager del grupo.

Faul, feliz ante este hecho, aprovechó para plasmar la importante dicotomía entre ambos, darse la bienvenida a sí mismo y despedir a Paul definitivamente. Llevaba allí ya un año, la mentira había sido un éxito, se empezaba a encontrar cómodo en su puesto y quiso celebrarlo.

Se trata de una de las primeras canciones compuestas por Faul con los Beatles. Ninguna de las que se le atribuyen en el album Sargent Pepper’s es suya. La mayoría eran de Paul, compuestas o grabadas en demo antes de morir y recuperadas después. La canción homónima del disco era, como ya sabemos, una idea de Mal Evans, al igual que Fixing a Hole. Faul, hasta el momento, poco había hecho aparte de poner su cara en las fotos y cantar alguna que otra parte de alguna canción.

En aquel momento, a Faul se le dio la oportunidad de mejorar su papel, de hacer más, de mostrarse más abiertamente. Y lo hizo.

George, por su parte, estaba desolado por haber cometido el error de arrastrar a sus amigos a la fallida aventura de la India (For leading you astray On the road to Mandalay, cantaba en Not Guilty). La única forma que había visto de redimirse ante la desaparición de Paul y su sustitución, de cuya moralidad dudaba profundamente, había resultado ser un fiasco. John, en cambio, más cínico y satisfecho en un primer momento por la oportunidad que se le brindaba de jugar con sus fans, parecía encontrarse contento. Ringo, con su pragmatismo característico, trataba de quitarle importancia.

Letra y significado

A pesar de su sencillez, usaré una traducción de la misma, para que podamos comentar mejor el mensaje:

Tú dices «sí», yo digo «no».
Tú dices «para» y yo digo «sigue, sigue, sigue».
Oh, no.

Primera parte de la canción en la que se muestran las contradicciones entre la persona que canta y a quien va dirigido el mensaje. Terrorífico e irónico el «You say stop but I say go».

Tú dices «adiós», y yo digo «hola».
«Hola, hola».
No sé por qué, tú dices «adiós» y yo digo «hola».
«Hola, hola».
No sé por qué, tú dices «adiós» y yo digo «hola».

El conocísimo estribillo, con su «hola» repetido machaconamente. La otra persona, «el contrario», está diciendo adiós, se va. Y él llega.

Yo digo «alto».
Tú dices «bajo».
Tú dices «¿por qué?»
Y yo digo, «no lo sé».

De nuevo las contradicciones, curioso que Faul esté en arriba y la otra persona «abajo». Me arriesgaré a sacar dos interpretaciones: por un lado, el tono alto de la voz de Faul, del que tanto hemos hablado y mostrado evidencias, y el tono grave, naturalmente bajo de Paul. Por otro lado, él está ahora en lo alto, en la cima, y Paul está bajo tierra.

Tú dices «¿por qué?» Y yo digo «no lo sé» … no es necesario comentar nada, está todavía más clara que la frase anterior.

Es innecesario continuar con el resto de la letra, que como sabemos se repetirá varias veces.  No es que Faul se quedara calvo componiendo, eso está claro. Lo que sí es necesario recalcar es la insistencia en el mensaje, «Hola, hola, hola», una y otra vez, insistentemente. Yo digo hola, y tú dices adiós. Esa es, simple y llanamente, la canción, salvo las dos estrofas que ya hemos comentado. Luego veremos más sobre ello en los pantallazos.

Faul, a la hora de explicar los motivos de tan curiosa canción, y apoyándose en el «testimonio» de Alistair Taylor, dijo que se pusieron a tocar y cantar juntos y que le pidió a este que dijera lo contrario de lo que él decía. Lo interesante es que Taylor cuestionaba después si realmente Faul la compuso de esa forma y en aquel momento, o ya la tenía en mente de antes, algo que choca con el empeño de Faul de hacer hincapié en el carácter «casual» de la canción.

Los vídeos

Cuatro fueron los vídeos editados para este tema. Excesivos, en mi opinión. Unos vídeos que nos muestran, salvo las constantes y honrosas apariciones de George con su expresión taciturna, a unos Beatles risueños, bromistas, desenfadados. Añadiría que incluso forzados, pero dejemos eso para el análisis por fotogramas.

Comentaremos a grandes rasgos lo que podemos ver en los vídeos, para pasar a ver, como ya he dicho, aquellos detalles que nos confirmarán estos puntos.

En los tres primeros tenemos a un Faul tenso, encorsetado, con movimientos forzados y hasta en algún momento ridículos, tratando de emular a Paul, seguramente. Vemos unos ademanes sorprendentes para aquellos que todavía piensen que se trata del verdadero Paul. Como curiosidad, podéis comparar a Faul en este vídeo y a Paul en Please, Mr Postman; la diferencia que hay en la forma de moverse, cantar y tocar. Muy ilustrativo.

Además, Faul mete la pata en varias ocasiones, luego lo veremos. Y George lo mira constantemente, pegado a él, con expresión seria. John y Ringo, a su vez, también lo observan desde la distancia. Todos ellos lo están evaluando. Si atendemos al tiempo que tardaron en grabar la canción, podemos deducir que un vídeo, en el que hay que simular que uno toca y canta, como si actuara en vivo, aún debía de resultar muy difícil para alguien con menos tablas en estas lides que Paul McCartney, a quien me resulta imposible verle fallar en un playback y aún más mostrando tanta falta de naturalidad.

Y sin embargo, esos fallos se dejaron ahí, pudiendo haber repetido la toma. Una de dos: o se dejaron intencionadamente o el resultado que tenemos es el mejor que pudieron ofrecer. Dicho sea de otro modo: hicieron lo que pudieron, teniendo ahí a un Faul todavía algo verde.

Por otra parte, está el famoso Rickenbacker manchado de sangre. En primer lugar, es curioso poder ver a Faul manejar este bajo, cuyo peso debía superar al del Höfner, y por lo cual a Paul le resultaba más cómodo seguir llevándolo en los conciertos. Y en segundo lugar, ¿por qué la sangre? Un detalle que molestaba a George, por la forma que tenía de mirarlo en algún momento.

Y ahora que hemos hablado de George, aprovechemos para comentar su expresión, de profundo desagrado la mayoría del tiempo, y la insistencia en volverse hacia Faul, como ya decía antes, pero no buscando su mirada, sino sólo observándolo. No hay otro vídeo de los Beatles en que George mire tanto a Faul, y menos con esa actitud. Con Paul no lo hizo nunca.

Y aún hay más: gestos, ademanes, detalles que se ven mejor con imágenes, pasemos a ello.

Video Promo 1

En este primero, que se utilizó después de forma oficial, he dejado la letra para poder ver qué dice la canción en cada momento.

Video Promo 2

La diferencia principal es el cambio de atuendo, aunque se intercalarán algunas escenas tomadas durante la grabación del video anterior, con los uniformes típisAsistimos de nuevo a toda una explosión de alegría y naturalidad. El mensaje será aquí el mismo, pero encontraremos algunas curiosidades.

 

Video Promo 3

Sí, aunque parezca mentira, se hizo un tercer video al estilo de los dos anteriores. Resulta ser un «refrito» de imágenes con algunas secuencias añadidas.

Video Promo 4

Pasamos ahora a comentar el cuarto de la serie, que rompe con el tono y el estilo de los anteriores.

Tenemos ante nosotros un vídeo de 3 minutos y medio, en blanco y negro, que muestra a Faul con los Beatles en lo que parece ser una sala de montaje de vídeo. Faul y John, entre bromas, van sacando la cinta y observando las tomas.

Una de las cosas más llamativas que podemos apreciar es la barbilla de Faul, y cuyo primer plano ya utilicé en mi artículo sobre el timeline de sus caras. Una barbilla partida y completamente distinta a la de Paul, incluso a las que el propio Faul solía lucir a menudo.

Los protagonistas, aparte de las personas que se encuentran en la sala, son cuatro muchachos, dos chicos y dos chicas, que aparecen y desaparecen constantemente.

Poco más hay que señalar de este último vídeo, salvo lo curioso de sus cuatro «volátiles» protagonistas y el ver a Faul y al resto trabajando en la edición de lo que podemos deducir se trata de alguno de los otros vídeos promocionales de la canción, por lo que se confirmaría que la elección de las tomas anteriores poco tiene de casual.

Como conclusión general de todos los videos, vemos a un Faul que saluda exagerada y constantemente con la mano mientras dice «Hola». Un John que se presenta a él repetidamente. George, como siempre, mirando sin comprender del todo y en la mayoría de las ocasiones con expresión entre asqueada y triste. Ringo y su «alegre» neutralidad. Todo esto es fantástico para ver y comprender el momento en que se encontraban nuestros protagonistas. Más o menos a propósito, nos lo han dejado bien claro.

Tenemos una historia no contada y una canción que a priori no parece tener ningún sentido, salvo el que acabamos de darle. Una despedida, una presentación.

Hello, Goodbye.

Adiós, Paul. Hola, Faul…

 

Lady Ruth con la colaboración de Víctor Manuel Rojo



2 comentarios en “Hello Goodbye: hola Faul, adiós Paul”

  1. Love your articles, Lady Ruth, though I have to copy them into Word documents and then upload them into Google Translate in order to get the gist of them. It would be great if you could make English translations readily available.

    I have one question: In the Revolution video, don’t George and Faul seem to be genuinely enjoying one another’s company. They are communicating something humorous to each other, and it appears completely spontaneous, even if for a fairly short period of time.

  2. There’s a video of this song where George starts to take his clothes off as if he were performing at Chippendales. There’s also a video where a bunch of Hawaiian hula girls come in and dance. Is this of any PID significance or is this just weirdness and/or eroticism for its own sake, as you might find in any other video?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.