Jimi Hendrix: las amistades peligrosas 1/2

Fue horrible. Cuando llegamos al piso la puerta estaba abierta de par en par y sólo estaba él, tendido en la cama. Supe que estaba muerto nada más entrar. Estaba cubierto de vómito. Había toneladas de él por toda la almohada, negro y marrón. Nos acercamos. Sus vías respiratorias parecían estar bloqueadas. Le tomamos el pulso, pusimos una luz en sus ojos, pero no había respuesta.

Me volví hacia mi compañero John: “¿Sabes quién era?” -le pregunté. Él se encogió de hombros y negó con la cabeza. Yo suspiré y volví la vista hacia la cama. “Era Jimi Hendrix”.

Así narraba el operario de ambulancia Reg Jones, con lágrimas en los ojos y la voz quebrada, el espantoso hallazgo que hicieron la mañana del 18 de septiembre de 1970 tras atender una llamada de socorro proveniente del Samarkand Hotel, situado en el barrio de Notting Hill, Londres.

Han pasado ya muchos años; pero, a pesar de ello, no puede ocultar su rabia al describir lo que vio y se afana en insistir, una y otra vez, que Jimi estaba solo cuando llegaron allí. Y que, sobre todo, ya estaba muerto.

Se ve en la necesidad de hacerlo porque la persona que, supuestamente, había visto a Jimi vivo por última vez -su novia Monika Dannemann- lo había acusado de haber cometido una negligencia. Como si no fuera suficiente con haber encontrado al gran artista Jimi Hendrix en ese lamentable estado, también había tenido que lidiar con las miradas iracundas y de desconfianza que le dedicaban aquellos que dieron crédito al testimonio de Monika. Que no fueron pocos porque, ante una desgracia de este tipo, la gente prefiere creer la explicación más fácil de asimilar.

Pero Monika mintió.

Jimi Hendrix fue asesinado. Y en este artículo vamos a tratar de desvelar quién, cómo y por qué.

LOS INICIOS

Jimi nació el 27 de noviembre de 1942 en Seattle. Fue el primero de los cinco hijos que tuvieron su madre Lucille y su padre Allen “Al” Hendrix.

En ese momento Al se encontraba sirviendo para el ejército estadounidense. Había sido reclutado para luchar en la Segunda Guerra Mundial tan sólo tres días después de su boda. Cuando supo de la llegada de su primogénito pidió un permiso que le fue denegado. Al tratar de rebelarse contra esta decisión fue encarcelado sin juicio. Fue en la prisión cuando recibió el telegrama anunciando el nacimiento de Jimi.

Al con el pequeño Jimi

Al estuvo lejos de casa durante tres años. Lucille se las apañaba como podía para cuidar del niño, a menudo solicitando la ayuda de amigos o vecinos. Cuando Al regresó tras recibir una baja con honores, se encontró con grandes dificultades para encontrar trabajo, lo que le llevó a abusar del alcohol. Jimi recuerda que se tornaba agresivo, lo cual lo aterrorizaba. Muchas veces, al oír la puerta de entrada y la voz turbia de su padre, corría a esconderse en el armario.

El matrimonio se veía incapaz de subsistir. Tuvieron cuatro hijos más, pero dieron en adopción a los tres menores. Se movían constantemente de casa en casa, cada vez en situación más precaria. Jimi era enviado a diferentes hogares, incluso de gente poco conocida, para que lo cuidaran.

No solía tener problemas para ser aceptado en el seno de ninguna familia (al contrario que su hermano Leon), puesto que era un niño dócil, tímido, inteligente y muy hábil, con gran capacidad para el aprendizaje. Nació zurdo, pero manejaba ambas manos con igual soltura.

Algunos hechos oscuros

Sin embargo, fue en esta etapa cuando sucedió algo que Jimi mantendría en el más absoluto secreto durante toda su vida hasta que, en una noche de confidencias, le contó a su novia que había sido víctima de abusos sexuales. Según él, no conocía la identidad de su agresor, pero recuerda perfectamente que iba vestido de uniforme.

En este punto más de un lector, sobre todo si ha leído mis anteriores artículos, habrá alzado las cejas con suspicacia y le habrá venido a la mente la siguiente expresión: “control mental”.

Y es que hay aspectos de Jimi que son un MK Ultra de libro. Sabemos que en las prácticas llevadas a cabo en el marco de este proyecto se utilizaba el trauma como medio para disociar la mente.

A partir de su adolescencia Jimi comenzó a sufrir cambios bruscos de personalidad. Los que le conocieron años después lo califican como un hombre “débil”, confiado y con poco carácter. Muy maleable, incapaz de decir “no”. A pesar de que no se dejó llevar por otras corrientes de la época (como las enseñanzas de Aleister Crowley o la espiritualidad del hinduismo), a veces le costaba distinguir entre realidad y fantasía.

Otro aspecto sospechoso son los cambios de nombre que tuvo. Nació Johnny Allen, pero después pasó a llamarse James Marshall. Su familia y allegados de Seattle siempre le llamaron “Buster”.

También resulta significativo que cumpliera el servicio militar en nada más y nada menos que la 101.ª División Aerotransportada en Fort Campbell, sede también del 160.º Regimiento de Aviación de Operaciones Especiales y del 5.º Grupo de Fuerzas Especiales. Un cuerpo de élite con una fuerte vinculación con los Servicios Secretos.

Las circunstancias de su estancia allí no están del todo claras. Según el registro oficial, fue alistado a la fuerza para ser dado de baja un año después tras haber demostrado ser un soldado mediocre que incumplía las reglas sistemáticamente.

Es curioso entonces que el general C.W.G Rich le concediera la insignia del águila de los paracaidistas, una prestigiosa condecoración de la que pocos disfrutan.

Y sin embargo existe una carta fechada el 24 de mayo de 1962, cuatro meses después, firmada por el jefe de pelotón James C. Spears, en la cual dice: “No tiene ningún interés en el Ejército. En mi opinión el soldado Hendrix nunca alcanzará los estándares necesarios para ser un soldado. Creo que el servicio militar se beneficiaría si lo licenciáramos lo antes posible”.

Resulta extraño que, si esto fue así, no se le impusieran medidas disciplinarias ni se le expulsara con deshonor. El propio Hendrix llegó a contar que había sufrido un accidente tras saltar en paracaídas y que la baja fue por cuestiones médicas. Poco después cambió su versión para asegurar que se había hecho pasar por homosexual y forzar así la expulsión, aunque muy pocos dan crédito a esta versión por considerarla una mera cuestión de marketing. Además, su puesto de paracaidista implica que firmó un contrato de 3 años tras hacer el servicio militar básico, es decir, justo después de que se escribiera la carta en su contra. Nadie firma un contrato de tanto tiempo si está deseando marcharse. Y nadie contrata a un chico que ha demostrado ser un pésimo soldado.

Un irreconocible Jimi en su etapa de militar. Como dato curioso, en la chaqueta pone “Endrix” y no “Hendrix”, otro nombre más que utilizó

No se trata del único artista que tratamos en este espacio que ha tenido una relación temprana con el ejército, y no con cualquier cuerpo. Suele tratarse siempre de divisiones emparentadas con las operaciones especiales, lo cual es lo mismo que decir “encubiertas”.

Comentamos algo parecido en la nota sobre Brian Jones, cuando resulta que Brian fue la persona de confianza de Jimi en Inglaterra. Luego veremos lo estrecha que fue su relación, pero valga esta referencia para recordar la película “Perfomance”, esa en la que colocaban a Brian en una perturbadora y oscura posición.

Y es que también aparece Hendrix en este film (alrededor de 1:40:00).

Mientras el mafioso, ya en proceso de huida de sus perseguidores, espera en el bar de la estación a que llegue su tren, escucha una curiosa conversación entre un joven artista y una señora mayor que se encuentran sentados dos mesas detrás de él. El muchacho muestra a la mujer su guitarra y le habla de un músico que le había ofrecido asilo en su casa tiempo atrás, alabando la forma en que lo había tratado. Le explica que le había apoyado en su carrera y después le dice la dirección completa de la casa. Como sabemos, la estancia del mafioso en el hogar del músico (Brian Jones interpretado por Mick Jagger) es en realidad una trampa. Por lo que se deduce que el guitarrista forma parte del plan para guiar al mafioso hacia allí.

Pues bien, si vemos el aspecto y la estética de este chico:

Comprobaremos que es una clarísima referencia a Jimi Hendrix. Lo cual viene a confirmar, una vez más, que el artista al que da vida Jagger es en realidad Brian Jones puesto que, si alguien ayudó y apoyó a Jimi a su llegada a Londres, fue él.

No está mal como introducción, ¿verdad?

Pero continuemos contando la historia de Johnny/James/Buster, a partir de ahora Jimi Hendrix.

EL ASCENSO

Se dice que, siendo todavía un niño, Jimi se paseaba por el colegio con un palo de escoba simulando que era una guitarra. Llegó a escribir una carta a los servicios sociales alegando que si no le daban dinero para comprarse una de verdad acabaría sufriendo daños psicológicos irreparables. Obviamente, no tuvo éxito, y se vio en la necesidad de conformarse con un ukelele que había cogido de la basura. Con él aprendió a tocar acordes mientras escuchaba canciones de Elvis Presley.

No fue hasta 1958, con 15 años, cuando consiguió hacerse con su primera guitarra acústica, que cambió por una eléctrica un año después. Comenzó a tocar donde, cuando y con quién podía. Para ese entonces la música ya lo era todo para él.

Seattle, 1959. Jimi, con 16 años, feliz con su nueva guitarra antes de su primera actuación ante el público

Durante su estancia en el ejército formó una banda con algunos compañeros de pelotón, llamada “The Casuals”, que actuaba en clubs de la base militar.

Jimi durante una actuación con «The Casuals»

Nada más licenciarse tuvo una productiva carrera como músico de acompañamiento de grandes estrellas afroamericanas, como Little Richard o Ike y Tina Turner. Ya en este tiempo demostraba una gran habilidad.

Actuando como acompañamiento del gran Little Richard

Llegamos al año 1966 y nos situamos en Nueva York, momento y lugar que cambiarían la vida de Jimi para siempre.

Una noche se encontraba actuando con uno de sus anteriores grupos, Curtis Knight and the Squires, en la sala más popular del momento, The Cheetah Club. Entre el público se encontraba Linda Keith, novia en aquel momento de Keith Richards. Quedó fascinada por su forma de tocar y le recomendó al manager de los Stones, Andrew Loog Oldham, que sin embargo lo rechazó.

Lejos de desanimarse, Linda probó entonces con Chas Chandler, miembro de The Animals, con quien tuvo más suerte (y quien acabaría siendo uno de sus mejores amigos). Chas estaba pensando en dejar la banda y dedicarse a promocionar nuevos artistas.

Para ello lo puso en contacto con uno de los personajes más importantes de esta historia. El mafioso y manager de artistas en sus ratos libres Michael Jeffery.

Os presento al villano de nuestro artículo. Siempre hay uno, generalmente vinculado al ejército, los servicios secretos o la mafia. En este caso estamos hablando de un “campeón” de la conspiración: tenía lazos con todos ellos.

Él mismo reconoció en su día que había sido un agente de la CIA. Nacido en Londres en 1933, hijo único de unos humildes trabajadores del servicio postal. Terminó sus estudios básicos en 1949, empezó a trabajar como secretario en la empresa Mobil Oil y, dos años más tarde, fue reclutado para el Servicio Nacional.

Sus altas calificaciones en la rama de Ciencias le llevaron a servir en la Royal Army Educational Corps. Poco después se hizo soldado profesional y se unió a la Inteligencia. A partir de aquí su trayectoria se vuelve difusa.

Jeffery a menudo se jactaba de haber realizado “trabajos encubiertos contra los rusos, así como asesinatos y torturas en ciudades extranjeras”. Su padre, que fue entrevistado por los biógrafos de Hendrix, Shapiro y Glebeek, confirmó gran parte de esto al decir que, si bien Jeffery nunca hablaba de su trabajo, pasó casi toda su carrera militar “vestido de civil”, había estado destinado en Egipto y podía hablar ruso perfectamente.

Algo que no hace falta que nos cuente su padre es que Jeffery hablaba de más. Para ser un agente encubierto no se distinguía por su discreción, lo cual eventualmente le acabaría costando la vida.

Prueba de ello son sus constantes comentarios, delante de cualquiera que tuviera la desgracia de ponerse en su camino, presumiendo de tener “poderosas conexiones con el inframundo”. Era del dominio público que había tenido una relación profesional duradera con Steve Weiss, conocido abogado de la mafia y que también representaría a la Jimi Hendrix Experience.

Bien, pues este pajarraco se convirtió en el manager de Jimi y se dispuso a llevarlo a lo más alto. Para ello, tanto él como Chas parecían tener claro que debían llevarse a Jimi a Inglaterra. Y sería con una promesa imposible de rechazar con lo que conseguirían convencerlo.

LOS AÑOS DEL ÉXITO

Aterrizando en el Swinging London

Fue el 24 de septiembre de 1966 cuando Hendrix llegó a Inglaterra. Durante el viaje Chas Chandler ideó el cambio de nombre de Jimmy a Jimi.

Los tejemanejes de Michael Jeffery fueron decisivos para poder tramitar el visado. Aparentemente no era un asunto fácil: necesitaba credenciales y Jimi era un hombre sin pasado documentable, en teoría debido a su itinerante vida como músico.

Tampoco parecía tener identidad. Hacía falta una partida de nacimiento, que en la oficina de registros no encontraron debido al cambio de nombre en su infancia, de Johnny Allen a James Marshall. Chandler tuvo que desplazarse a Seattle y se contrataron abogados que agilizaron estos trámites.

Redactaron cartas falsas simulando que un promotor solicitaba su presencia en Londres y con el dinero de Jeffery se canceló un contrato que Jimi había firmado un año antes con la empresa Sue Records.

Una vez llegados al aeropuerto de Heathrow el agente de prensa de Jeffery, Tony Garland, tramitó el visado para una estancia de una semana bajo el engaño de que Jimi era un famoso artista americano que viajaba a Londres para cobrar regalías.

Lo complicado estaba hecho, con engaños y artimañas habían conseguido traer a Jimi a Londres.

Mucho más sencillo sería lanzarle al estrellato. 

Esa misma noche Chas llevó a Jimi al pub Scotch of St. James, frecuentado por famosos artistas del Swinging London. Allí se reencontró con Linda Keith, a la que hacía 2 meses que no veía. También estaba el cantante de los Animals, Eric Burdon, que tendrá una estrecha amistad con Jimi, además de un papel muy importante el día de su muerte.

Kathy Etchingham

Jimi no tardó en olvidar a Linda, pues esa misma noche conoció a Kathy Etchingham, una atractiva joven a la que Chas había invitado a unirse a la mesa. Aunque Kathy era peluquera y de origen humilde, estaba socialmente bien relacionada y había salido con gente como Brian Jones o Keith Moon. Al final de la noche se marcharon juntos a su hotel y pasó a ser su novia.

La relación con Kathy será muy tormentosa e irá en paralelo a otros muchos romances de Jimi, pero será una de las más largas en su corta vida.

The Jimi Hendrix Experience

El 29 de septiembre el guitarrista Noel Redding, de tan sólo 20 años, acudió a hacer una audición para la nueva formación de los Animals. Chas se acercó a él y le propuso convertirse en el bajista del grupo que estaban formando en torno a Jimi.

Poco importó que Noel no tuviera ninguna experiencia con el bajo. Sólo le hizo falta aceptar el ofrecimiento para ser contratado inmediatamente.

Noel, Jimi, Mitch y Chas, en una de las primeras imágenes del grupo en 1966

Por esos días el cantante francés Johnny Hallyday coincide con Jimi en un pub y, tras verle improvisar, le ofrece ser telonero en su próxima gira. Algo insólito si tenemos en cuenta que Hallyday era la mayor estrella del país galo y que Jimi ni siquiera tenía una banda de respaldo.

Este hecho precipitó la contratación de John “Mitch” Mitchell, un batería de apenas 20 años al que Chandler conocía. Era músico de sesión, tenía experiencia en grupos y había sido actor en su infancia/adolescencia. Aunque Mitch hizo una audición junto a otros músicos, una moneda lanzada al azar decantó la balanza a su favor.  Años más tarde otra moneda lanzada al azar le dejará fuera como batería del grupo Wings.

Noel y Mitch acabaron siendo músicos de rock reconocidos (sin demasiada fortuna en sus carreras posteriores), pero es probable que otros factores influyeran, sobre todo teniendo en cuenta que a Noel ni siquiera se le exigió saber tocar el bajo.

Lo que sí era evidente es que los tres chicos ofrecían una imagen rompedora y juvenil. Sus managers tenían claro a qué público debían dirigirse. Incluso de cara a los medios, rebajaron la edad de Hendrix a 20 años, cuando estaba a punto de cumplir 24. De esta forma resultaría más atractivo para el público adolescente. 

Jimi, acostumbrado a bandas con muchos integrantes, no acababa de ver la idea de Chas de formar un grupo de sólo tres instrumentos. La fórmula del Power-trio era idéntica a la de la banda de Eric Clapton “Cream” y, anteriores a estos, también lo había sido del grupo “The Who”.

Durante esa primera semana Michael Jeffery bautizó a la banda como “The Jimi Hendrix Experience”. También decidieron que Jimi tenía que cantar, aunque no era algo con lo que él se sintiera cómodo, consciente de que no tenía las mismas habilidades vocales que como guitarrista.

En definitiva, Jimi no tenía ningún control sobre lo que estaban creando.

«Killing God»

El 1 de octubre Chas cumplió la promesa que llevó a Jimi hasta Inglaterra y le presentó a Eric Clapton.

Aunque Cream era un grupo de reciente formación, sus tres integrantes Jack Bruce, Eric Clapton y Ginger Baker habían alcanzado gran renombre en otras famosas bandas.  La frase “Clapton is God” circulaba por los muros de la ciudad y se perfilaban como la mejor banda de Londres.

El Power-trío «Cream» en 1966

Los Cream actuaban esa noche en el London Polytechnic cuando Chas se acercó al escenario y propuso que el desconocido Hendrix improvisara con ellos. Jack Bruce aceptó y Jimi interpretó una versión de “Killing Floor” de Howlin’ Wolf. Era un tema que conocían bien, complicado para el propio Clapton, familiarizado además con una versión más lenta que había popularizado Albert King. Jimi tocó con gran soltura e hizo una versión tres veces más rápida de lo habitual. Clapton quedó impactado, pero también quedó en evidencia ante su público.

Tiempo después, ni el propio Jimi comprendía como pudo haber tenido tan poco respeto con alguien a quien admiraba tanto. Pero no fue el único tropiezo que tuvo con las estrellas del Swinging London. Bajar los humos tanto de artistas consagrados como de aquellos que se perfilaban como los futuros astros del rock parecía otro de los objetivos de Jimi a corto plazo. O tal vez de sus representantes, que estaban decididos a quitarle de en medio a sus competidores, costara lo que costase.

A pesar de esta actitud “depredadora”, Jimi era tímido y educado en las distancias cortas, muchos acabaron conociéndole y teniendo una impresión más amable de él.

Jeff Beck, otro de los guitarras-estrella “objetivo” de Hendrix, también se encontraba allí esa noche y afirmó más tarde que lo ocurrido ese día era del tipo de cosas que salían en la prensa. No le faltó razón, pues la humillación a Clapton pasó a la historia del rock como “El día que Hendrix mató a Dios”.

Primeros contratos y primer single

Johnny Hallyday, Chas Chandler y Jimi Hendrix, durante la gira por Francia

Sin apenas conocerse o haber ensayado juntos, el 13 de octubre de 1966 los Experience inician una breve gira por Francia como teloneros de Johnny Hallyday.

Un debut por todo lo alto que les llevó a actuar en el teatro Olympia de París ante un gran público. También tomaron buena nota de las aptitudes escénicas de Hallyday.

Antes de partir a Francia los chicos firmaron contratos que beneficiaban notablemente a sus managers.

Jimi firmó además un contrato de 6 años que otorgaba a Chas Chandler el 50% de sus derechos como compositor. Más pruebas de la inocencia de Jimi, más evidencias de la manipulación de sus allegados.

En caso de generar grandes ingresos, aceptaron evadir impuestos mediante una empresa pantalla con la que Michael Jeffery tenía conexiones, situada en Bahamas, llamada Yameta y que ya había usado con anterioridad para beneficiarse de los Animals.

En el aire había quedado otro contrato que Jimi había firmado con el productor Ed Chalpin mientras trabajaba en Nueva York para el grupo de Curtis Knight. Este contrato vinculaba a Jimi 3 años con el productor y le daría problemas durante toda su carrera, como veremos.

Tras regresar de Francia, menos de un mes después de la llegada de Jimi a Londres, el grupo comenzó a grabar su primer single, una versión del tema “Hey Joe”. Chas comenzó a motivar a Jimi para que compusiera sus propias canciones e hizo todo lo posible por apartar a Noel y a Mitch de la parte creativa. Como cara B se añadió el tema “Stone Free”, la primera composición de Hendrix para el grupo.

La primera aparición de Jimi en prensa fue en la revista Record Mirror, el 29 de octubre. El artículo mencionaba que tenía 20 años y que en determinados ambientes ya se referían a él como uno de los principales aspirantes a ser “la próxima gran estrella”.

El 25 de noviembre los Experience dieron una actuación con recepción para la prensa en el club Bag O’Nails a la que asistieron celebridades tales como “McCartney”, Lennon, Brian Jones, Jagger, Clapton, Townshend, Jeff Beck, Donovan y un largo etc.

El Bag O’Nails era un pequeño local del Soho en Londres al que «McCartney» era asiduo. Es aquí donde conoció a su esposa Linda Eastman en 1967, mientras ella estaba en compañía de los Animals.

Tras esta actuación Jimi dio su primera entrevista para la edición de diciembre de la revista Record Mirror bajo el título: “Mr Phenomenon”.

Aunque Jimi había sido rechazado por Decca (esos visionarios) y otras discográficas, el día de Bag O’Nails llamó la atención de los managers del grupo The Who. Kit Lambert y Chris Stamp estaban creando el sello independiente Track Records para liberar a su grupo de la discográfica en la que estaban.

Muy bien relacionados y con gran ojo audiovisual, Lambert y Stamp aseguraron el fichaje de Jimi pagando a Chandler y a Jeffery 1000 Libras, además de conseguirles una actuación en el programa Ready, Steady, Go! Por si esto fuera poco, como Track Records aún no se había formado, consiguieron que una discográfica importante como Polydor distribuyera el primer single de los Experience.

El 16 de diciembre salió a la venta el primer sencillo “Hey Joe”. Ese mismo día se emitió en TV la actuación del grupo, facilitando el éxito del single que llegó al nº 6 en las listas de ventas. Para asegurar aún más este ascenso, Jeffery fue adquiriendo todas las copias que había en las tiendas.

Puede parecer una maniobra sucia, pero para un elemento como Jeffery esto era como echarse una partidita a las cartas.

El nº 34 de Montagu Square

Con su primer sueldo Jimi renovó completamente su vestuario. Por algún motivo, comenzó a adquirir llamativas prendas de colores y chaquetas militares vintage. Un estilo y un tipo de chaqueta muy similar al que pronto lucirían los Beatles en la portada del Sgt. Pepper’s.

En aquellos momentos estos atuendos escandalosos comenzaron a hacerle tanto o más popular que su música. En la calle era increpado por veteranos de guerra, que veían en este gesto una falta de respeto. Jimi se defendía argumentando que él también había servido en el ejército.

Hendrix en la puerta del 34 de Montagu Square

Las buenas relaciones de su novia Kathy hicieron que en diciembre del 66 se mudaran a una vivienda arrendada por Ringo Starr, en el nº 34 de Montagu Square. Para tenerle más controlado, Chandler y su novia también se mudaron con ellos.

A sólo 2 km de los estudios Abbey Road, Ringo había ocupado la vivienda hasta 1965. Después él, John y George se mudaron a las afueras por indicación de su manager Brian Epstein, donde compraron grandes mansiones.

El piso fue posteriormente alquilado por el grupo de artistas The Fool y tras estos, y todavía en 1965, por Paul McCartney (verdadero), que lo usó como estudio y lugar para componer hasta 1966. Faul, sin embargo, no lo utilizó. No sabemos si es que no le gustó o Ringo no quiso prestárselo. Tras varios meses desocupado, se lo ofreció a Kathy (a un precio bastante bajo).

John Lennon también vivió en este piso varios meses con Yoko Ono en 1968. Es aquí donde hicieron la famosa foto de la portada del disco Two Virgins y donde fueron arrestados por el Sargento Pilcher.

Sin duda un punto caliente para la historia del rock, donde Jimi compuso las primeras canciones de su carrera. Y Paul probablemente las últimas.

1967, comienza la psicodelia

Imagen promocional en EEUU del LP «Are you Experienced?»

En tan sólo dos meses la vida de Jimi había dado un giro de 180 grados. Tenía nuevo grupo, un contrato discográfico y un single en el mercado. Terminaron el año actuando el 29 de diciembre en el programa Top of the pops, al cual volvieron el 18 de enero.

En lo personal no se quedaba atrás, había cambiado de país y de nombre. Estaba saliendo con una chica que parecía salida de un escaparate y vivía en un sofisticado piso como inquilino de uno de los Beatles.

Hasta entonces nunca se había visto un ascenso a la fama tan meteórico. Cuesta imaginar cómo Jimi, un chico inseguro y tímido en esencia, pudo encarar los acontecimientos. Desde mostrar las habilidades escénicas más atrevidas y arriesgadas, hasta ir por Londres llamando la atención a su paso.

Con poco que perder y mucho que ganar, Jimi aceptó sin reservas todos los cambios que sus managers y otras personas fueron orquestando.

Jimi con su manager, Michael Jeffery

La periodista y amiga personal de Jimi, Sharon Lawrence, contó en su libro que el mayor talento de Michael Jeffery consistía en saber cómo atacar a sus clientes cuando estos eran más vulnerables (tal vez su experiencia como “educador” de soldados le hacía perfecto para tal empresa).

Y Jimi era vulnerable en muchos aspectos. Desde los abusos y la miseria vividas en su infancia, hasta las injusticias y desigualdades raciales de EEUU, Jimi arrastraba una larga lista de traumas que hacían de él una persona insegura e inestable.

Otro aspecto que muchos han destacado de él era su docilidad, rasgo que pudo reforzarse durante su formación militar. 

En definitiva, Jimi era un blanco fácil para personas manipuladoras. Como ya hemos comentado, también encajaba a la perfección como candidato para lo que hoy conocemos como Proyecto MKUltra.

El LSD no era algo nuevo para Jimi, ya lo había tomado con anterioridad en Nueva York en 1965. Esta sustancia pasó a ser parte de su propio sello de identidad. Su música, las canciones que componía, los colores, la ropa, el marketing que rodeaba a los Experience… Todo era el reflejo de la psicodelia que estaba viviendo y que definirá la segunda mitad de los años 60.

Jimi, que había llegado a Londres con sólo una muda y los zapatos desgastados, en poco tiempo se había convertido en el mayor icono de la moda. Sus compañeros Mitch y Noel no tardaron en adoptar este estilo, teniendo Mitch incluso que hacerse la permanente.

Cream en 1967

No será el único. En un intento de conseguir la misma atención mediática que estaban teniendo los Experience, el grupo de Clapton “Cream” también se lanzó a este nuevo estilo, y no sólo en la moda. Desde que Jimi llegara a Londres y tuviera el famoso encontronazo con Clapton, este y su mejor amigo, Pete Townshend (líder del grupo The Who), se habían obsesionado con él. Seguían sus actuaciones por toda la ciudad, no tanto por admiración, sino porque ambos estaban preocupados por la repercusión que la presencia de Jimi en Londres estaba teniendo en sus respectivas carreras.

«Purple Haze» y «Are you Experienced?»

El 17 de marzo de 1967 y bajo el sello Track Records, salió a la venta “Purple Haze”, el segundo single de los Experience. El tema era una composición original de Hendrix y fue considerado por muchos como su primera incursión al Rock Psicodélico. Aunque Chas negó que Jimi la compusiera bajo estos efectos (estaba en el backstage tras una actuación), no serán pocos los que entiendan la letra como un viaje alucinógeno en toda regla. 

Prueba de que el LSD se había convertido en algo habitual para Jimi, es que muy pronto serán expulsados del piso de Montagu Square, tras arrojar Jimi cal viva a las paredes estando bajo los efectos del ácido.

Veamos la letra:

 Niebla Púrpura

Niebla púrpura, dentro de mi cerebro
Últimamente, las cosas no parecen las mismas
Actúo de forma divertida, pero no sé por qué
Discúlpame mientras beso el cielo

Niebla púrpura a mi alrededor
No sé si estoy subiendo o bajando
¿Soy feliz o desdichado?
Sea como sea, esa chica me ha hechizado

Ayúdame
Ayúdame
Oh, no, no

Niebla púrpura dentro de mis ojos
No sé si es de día o de noche
Vas a volarme, volarme la mente
¿Es el mañana, o es solo el fin del mundo?

Ooh
Ayúdame
Ahh, sí, sí, niebla púrpura
Oh, no, oh
Oh, ayúdame

Dime, dime, Niebla púrpura
No puedo seguir así
(Niebla púrpura) estás haciendo volar mi mente
Niebla púrpura, n-no, no

Algunas versiones afirman que la inspiración pudo partir de un sueño que habría tenido Jimi tras leer un relato de ciencia ficción.

El borrador inicial de Jimi era mucho más extenso y fue acortado por Chandler para que no tuviera problemas a la hora de emitirse por radio. ¿Fue también decisión suya darle el enfoque psicodélico a la canción?

Chas también añadió diferentes efectos de sonido que no habían sido empleados en grabaciones anteriores, como ecos y aceleraciones. Para la distorsión de la guitarra, se usó por primera vez el pedal Octavia, invento del ingeniero Roger Mayer.

La canción incluía además el inusual acorde de Jazz, “séptima dominante con novena aumentada” (7#9), que fue posteriormente denominado como “el acorde de Hendrix”.

Otra curiosidad técnica estaba en la intro, basada en el intervalo melódico “tritono”. Denominado “Diabolus in Musica”, el tritono había sido censurado en la edad media por su disonancia y sonido siniestro, que dificultaban el canto eclesiástico. 

Por todo ello “Purple Haze” era un compendio de sonidos inusuales y novedosas técnicas de estudio que situaron a los Experience a la vanguardia del Rock.

En enero de 1967 Chandler no estaba contento con las grabaciones que habían ido obteniendo en diferentes estudios. Los Stones Brian Jones y Bill Wyman les recomendaron que fueran a Olympic Studios, considerado el mejor estudio de grabación de Londres. Como veremos más adelante, Brian Jones estaba siendo muy importante en la vida de Jimi.

Chas se estaba quedando sin presupuesto para poder pagar nuevas grabaciones, pero un nuevo “golpe de suerte” hizo que la discográfica Polydor abriera para ellos una línea de crédito que garantizó el pago. Ya en Olympic Studios se pudieron completar las grabaciones de “Purple Haze” y el resto del disco.

Se filmaron diferentes actuaciones que fueron emitidas en programas de TV como Top of the Pops y Beat Club, además de varias presentaciones en directo para la radio.

Para completar la promoción de Purple Haze, el 25 de febrero (varias semanas antes de su publicación), un entusiasmado «McCartney» comentó para la revista Melody Maker:

“Finger Hendrix, an absolute ace on the guitar. This is yet another incredible record from the great Twinkle teeth Hendrix! … It’s breaking out all over the place… Hooray!”

El 5 de mayo salió a la venta el tercer single de los Experience, “The wind cries Mary”. Pocos días más tarde, el 17 de mayo de 1967, salió a la venta el esperado primer LP “Are you Experienced?” Lo primero que hace Jimi nada más recibir su copia del disco es llamar a Brian Jones para que vaya a su casa a escucharlo.

El 4 de junio los Experience actuaron en el teatro Saville de Brian Epstein ante una audiencia que reunía de nuevo a lo más granado del rock Londinense, incluyendo a los Beatles. Iniciaron el concierto con una versión improvisada de Sgt. Pepper’s, que había salido a la venta pocos días antes. Tras esto, la mejor promoción para “Are you Experienced?” llegó de la mano de «McCartney», al declarar al día siguiente a los medios que la versión de Sgt. Pepper’s interpretada por Hendrix había sido uno de los mayores honores de su carrera.

Hago un pequeño inciso para reseñar que, todo aquello que Faul promocione de forma entusiasta, mal asunto.

El LP no tardó en convertirse en uno de los debuts más exitosos de la historia del Rock. Permaneció 33 semanas en las listas de ventas, llegando al nº 2. No alcanzó el primer puesto por coincidir con el lanzamiento del Sgt. Pepper’s de los Beatles.

Meses más tarde, tras la presentación del grupo en EEUU, el LP fue relanzado por la filial de Warner Bros, Reprise Records (fundada por Frank Sinatra). La nueva edición abría con “Purple Haze” e incluía los tres singles que no fueron incluidos en la edición orinal en UK.

Jimi, que no había quedado muy contento con la portada original del disco, solicitó un nuevo diseño más psicodélico.

Purple Monterey

Cartel del festival

En la primavera de 1967 los Experience eran sobradamente conocidos en Europa. Sus tres singles y su primer LP encabezaban las listas de ventas en UK, pero no habían llegado a entrar en el Bilboard Hot 100 en EEUU. No triunfar en Norteamérica habría supuesto un gran fracaso, pero un giro inesperado hizo que fueran solicitados para participar en el primer gran festival de Rock de la historia, el Monterey International Pop Festival.

Antes de continuar recomiendo encarecidamente leer el artículo que dediqué a este festival.

«McCartney», uno de los ideólogos del evento, fue muy insistente a la hora de proponer la participación de los Experience. Posteriormente, el comité formado por productores musicales y artistas decidió por unanimidad que los convocados para ir en representación de UK fueran The Who, The Kinks, Eric Burdon & The Animals, Donovan y Cream.

«McCartney» aceptó formar parte del comité que organizaba sólo si añadían a Jimi a la lista, al que calificó como “imprescindible” para el festival.

Sospechosamente, el grupo de Eric Clapton, Cream, fueron persuadidos por su mánager para rechazar la invitación. Esto hizo que la propuesta de «McCartney» prosperara y que Jimi regresara a su país en representación del Reino Unido. Donovan y los Kinks cayeron de la lista en el último momento por no conseguir los pertinentes visados para entrar en Estados Unidos. Si recordamos, Donovan había sido detenido, cuatro meses antes, durante una sospechosa redada en su piso.

Brian y Jimi en Monterey

Aunque no era miembro del comité, otra persona influyente que había insistido en la participación de los Experience fue Brian Jones.

Desde que llegara a Londres, Brian se había convertido en el mayor apoyo para Jimi y en su principal promotor entre las estrellas del Swinging London. Aunque los Rolling Stones no actuaban en el evento, Brian acudió al festival acompañando a los Experience y presentó su actuación.

Noel Redding contó en una entrevista en 1997 que durante este viaje (que hacía primero escala en NY), él probó por primera vez un ácido ofrecido por Brian Jones. Tras ingerirlo, ni él mismo recordaba cómo había llegado hasta San Francisco.

Muestra de la influencia que Brian tenía sobre los Experience, en la misma entrevista, Noel se muestra arrepentido de las grandes cantidades de LSD que comenzó a consumir a partir de ese momento, pero también da a entender que no habría rechazado un ofrecimiento de su buen amigo Brian.

Owsley Stanley, uno de los mayores promotores y productores de LSD, en el epicentro del movimiento hippie en San Francisco, repartió de forma gratuita entre los artistas y asistentes al festival miles de potentes dosis de ácido lisérgico, al que había bautizado como Purple Haze o, mucho más conocido, Purple Monterey.

¿Fue primero el huevo o la gallina? Esto generó una gran controversia sobre si Owsley Stanley puso el nombre a la droga en homenaje a la canción de los Experience (que recordemos, aún no era conocidos en suelo americano), o si tal vez una previa experimentación con esta sustancia había influido meses atrás en la composición de Jimi.

En palabras del propio Hendrix, el ácido que se estaba distribuyendo en la zona de San Francisco fue para él un gran descubrimiento. Era superior y completamente diferente al que había consumido en Londres y no tardó en convertirse en su vía de escape.

Durante el festival, Jimi se reencontró con su viejo amigo Frank Zappa, que asistió al evento pero no actuó. También se rumoreó que el propio «McCartney» asistió de incógnito. Últimamente parecía que le gustaban mucho los disfraces.

No todo fue amistad, paz y amor en Monterey. En el backstage, Jimi y Pete Townshend discutieron sobre cuál de sus respectivos grupos debía actuar primero. Townshend estaba preocupado por quedar en evidencia si salían a actuar tras los Experience. Sus managers (y a su vez productores de Jimi), Lambert y Stamp, les habían convencido para que viajaran con un equipamiento barato y ligero, mientras que los Experience sí habían facturado su mejor equipo de sonido. Finalmente, una moneda lanzada al azar por John Philips decidió que los Who actuaran en primer lugar. Jimi, desafiante, se dirigió a Townshend por última vez y le advirtió que, si salían tras ellos, emplearía todos sus recursos.

Lejos de perjudicarles, actuar tras los Who dio ventaja a los Experience, que tomaron nota del caótico espectáculo de destrucción y pirotecnia que ofrecieron, a falta de un mejor equipo.

Tras The Who actuaba el grupo californiano Grateful Dead, y tras estos The Jimi Hendrix Experience. Brian Jones presentó la actuación ensalzando la figura de su amigo Jimi: “I’d like to introduce a very good friend, a fellow countryman of yours, a brilliant performer, and the most exciting guitarist I’ve ever heard”.

Hendrix salió a escena completamente desinhibido. Añadió a sus habituales pericias (como tocar con los dientes) toda clase de movimientos obscenos, apaleó la guitarra al más puro estilo Townshend y, como fin de fiesta, le prendió fuego. 

Un espectáculo nunca visto y ejecutado ante una gran multitud. Aunque si bien los rostros del público reflejaban cierto estupor, la actuación de los Experience se convirtió en la más comentada y recordada del festival.

También fue una de las actuaciones más vistas. La suerte jugó de nuevo a su favor, ya que, para su actuación, una de las últimas de la noche, se abrió el recinto de forma gratuita para los miles de personas sin entrada que se habían congregado en Monterey. El festival clausuraba con la actuación de The Mamas and the Papas, grupo del anfitrión John Philips, que quiso asegurarse una máxima audiencia.

Mientras, en el backstage se mascaba la tragedia para Townshend, entre las insinuaciones de robo de espectáculo por parte Jimi y los reproches de su propio grupo por no haber quemado él también su guitarra.

Al día siguiente Hendrix había pasado de rumor a leyenda y muchos medios se habían hecho eco de lo acontecido en Monterey.

Para sorpresa de Townshend, su publicista Keith Althan también había estado trabajando para los Experience. De hecho, lo de quemar la guitarra provenía de una idea que Althan había tenido meses atrás para hacer destacar a los Experience en los clubs londinenses. Esto llevó a un nuevo enfrentamiento en el aeropuerto, donde los dos músicos tuvieron que ser apartados. Pete quedó sorprendido por la agresiva reacción de Jimi, conocido por su carácter afable.

Esta reacción pudo ser fruto de la discusión previa a la actuación, pero también del consumo que había hecho del ácido bautizado en su honor. Que la actuación de los Experience fuera de las últimas había permitido a Jimi pasar varios días desfasando en Monterey, en compañía de Brian Jones y Eric Burdon.

El LSD proporcionaba creatividad a Jimi y le desinhibía en el escenario, pero también sacaba a flote una personalidad diferente y más agresiva.

El triunfo en América

Tras Monterey, los Experience fueron contratados para dar cinco conciertos en el Fillmore Auditorium de San Francisco. Los Jefferson Airplane encabezaban el cartel pero, tras la primera actuación y durante el resto de los días, fueron destronados por los Experience. También ofrecieron un concierto gratuito en el Golden Gate Park. Todo el mundo quería ver al grupo que había arrasado en Monterey y que no paraba de sonar en la radio.

Chas Chandler y Mike Jeffery habían pasado el festival cerrando contratos para el grupo. Jeffery hizo buenas migas con el periodista neoyorkino Michael Goldstein, al que contrató por tres meses como agente de prensa en EEUU. En otra de esas felices casualidades a las que estamos acostumbrados, Goldstein representaba también a Frank Zappa y su grupo “The Mothers of Invention”. El equipo de Goldstein comenzó a trazar una campaña promocional de largo alcance en EEUU, con gran demanda de entrevistas en prensa y revistas.

Los Experience estuvieron a punto de actuar en el Show de Ed Sullivan pero, misteriosamente, una llamada desde la oficina de Jeffery canceló la actuación. Este hecho no ha sido apenas tenido en cuenta, a pesar de lo asombroso que resulta. En aquel momento la obsesión de Jeffery era alzar a Jimi al estrellato en Estados Unidos. Cualquier aparición, en cualquier evento, les venía bien para ello. ¿Y rechazan acudir un show con tanta repercusión? Se trata sin duda de una mala jugada, impropia de un personaje como Jeffery.

A no ser que sus intereses sobre Jimi fueran más allá de lo meramente económico.

El 2 de Julio dieron su primera fiesta en el famoso club “Whisky a Go Go” de Hollywood. Entre los asistentes había celebridades como Cass Elliot y Jim Morrison. Durante esos días, y aunque su carrera aún estaba despegando en EEUU, Jimi comenzó a vivir los excesos de la fama. Paseó por Hollywood Bulevard en limusina flanqueado por dos chicas Playboy y asistió a fiestas en las casas de los famosos en Laurel Canyon.

Devon Wilson

En una de estas fiestas se reencontró con su antigua amiga Devon Wilson que, durante los siguientes 3 años, tendrá un papel muy importante en su vida y con quien pasó su último día en Laurel Canyon antes de volver a NY para continuar grabando en Mayfair Studio.

En NY Jimi y Noel fueron a ver la actuación del grupo de Frank Zappa en el teatro Garrick. Es en este punto donde muchos sitúan la influencia de Zappa sobre el uso de Hendrix del pedal Wah-Wah. Esa noche en el estudio Jimi dobló la guitarra para el tema “Burning the midnigth lamp” haciendo uso del pedal que se convirtió en parte de su sello de identidad.

El 9 de Julio los Experience iniciaron en Florida un insólito tour de 6 semanas como teloneros del grupo The Monkees. Jeffery había aceptado esta ambiciosa gira en contra de la opinión de Chas y Jimi.

El grupo televisivo, muy popular en ese momento, atendía una audiencia mayoritariamente infantil. Los Experience se vieron actuando ante niños de entre 8 y 12 años que ni entendían, ni les interesaba su espectáculo.

Para poder cancelar la gira sin mucha penalización, Goldstein trazó con Jeffery una campaña de cartas falsas, haciéndose pasar por padres indignados ante el inapropiado espectáculo de Hendrix.

Para continuar con la imagen controvertida que estaban creando en torno a Jimi, Chandler emitió un falso comunicado a la prensa en el que afirmaba que los Experience habían sido expulsados de la gira debido a quejas del DAR (Daughters of the American Revolution), por ofrecer un show demasiado erótico. Una vez más, la polémica fue la mejor publicidad.

Tras la cancelación de la gira con los Monkees, regresaron a NY para continuar grabando su siguiente single y actuar en algunos clubes. En esos días se reencontró con Eric Clapton, con el que limó asperezas e incluso fueron juntos a ver actuar al bluesman John Hammond.

Jimi se reencontró también con algunos viejos amigos de Harlem, como su antigua novia, la cantante Fay Pridgeon, o el grupo The Aleens. La música británica no era muy popular por aquella zona y aún no sabían del éxito de Jimi, pero en cuanto le vieron con su nueva imagen e invitando a LSD, se dieron cuenta de que ya no era el mismo chico tímido que habían conocido tiempo atrás. Aunque Jimi advirtió que tomaran una dosis inferior a él, que ya estaba acostumbrado, la droga le sentó mal a Fay, que acabó horas más tarde en estado de pánico e histeria.

Más populares que en Harlem eran en la zona de Greenwich Village, donde comenzaba a abrirse paso la moda hippie. Allí actuaron en el Café au Go Go, cuyo local estaba conectado con el teatro Garrick donde actuaban The Mothers of Invention de Frank Zappa.  Ambos grupos hicieron buenas migas y estuvieron viendo sus respectivas actuaciones. También hay rumores de que Zappa estuvo en el estudio donde grababan los Experience, e incluso se le vio junto a Jimi visitando tiendas de instrumentos musicales.

Nunca se han explicado los motivos, pero Jimi formó parte de la famosa portada del disco de Zappa, «We’re Only in It for the Money». Aunque el LP fue lanzado en 1968, fue grabado entre marzo y agosto del 67, coincidiendo esos días de mediados de julio con la toma de la imagen.

El disco, famoso por la parodia de la portada del álbum Sgt. Pepper’s, se centrataba en ridiculizar el movimiento hippie y la política de izquierdas, a la que a su vez equiparaba a la de derechas.

Jimi a la derecha junto a Gail Zappa

Aunque para Zappa los Beatles era falsos e interesados y los jóvenes que se movilizaban por la paz eran estúpidos, paradójicamente siempre se movió por zonas que fueron epicentros del movimiento hippie. Poco después pasó a liderar una de las comunas más populares de Laurel Canyon, por donde desfilaron la mayoría de artistas pop de la época, a los que Zappa tanto criticaba.

El bueno de Frank también fue pionero en extender la moda de las llamadas “groupies” (incluso acuñando el propio término). Chicas muy jóvenes, en muchos casos menores de edad, que acompañaban a los grupos de rock durante las giras, atendiendo sus necesidades y caprichos sexuales. Una forma de esclavitud, que se extendió ampliamente en la escena del rock de los 70.

Zappa, al igual que muchos de los artistas que habitaron Laurel Canyon, provenía del entorno de la inteligencia militar. Siendo su padre un experto en guerra química, pasó parte de su infancia en la base militar de Edgewood, donde se desarrolló durante décadas un programa de experimentación mental muy similar al MKUltra de la CIA.

Ahora es un buen momento para recordar lo que comentábamos del subproyecto del MKUltra destinado a entrenar a jovencitas para que “acompañaran” a los artistas.

Jimi fue la única persona real, ajena al entorno de la banda, que formó parte de la portada. Otra de las pocas estrellas pop que aparecía, pero como parte del collage, era Eric Burdon, residente de Laurel Canyon. También participó Eric Clapton, prestando su voz hablada en varias canciones. A pesar de las colaboraciones de Hendrix y Clapton, esta obra Avant-garde se mofaba del rock psicodélico, del cual ellos eran máximos exponentes. El tema “Flower Punk” era directamente una burla hacia el propio Jimi. Ambos músicos fueron instruidos por Zappa en el uso del pedal Wah Wah, que pasó a convertirse en el sonido característico de la era hippie.

En NY los Experience también actuaron durante dos semanas en el “Salvation in the Village”, un club con fuertes conexiones con la mafia. Por esos días se reencontró con su antiguo compañero Curtis Knight, que le presionó para que fuera con él a grabar varias pistas para Ed Chalpin. El productor de PPX Industries, vinculado a Capitol Records y Decca, tenía un contrato legal todavía vigente con Jimi, y estaba al tanto de su creciente éxito. El 4 de Julio había enviado un aviso a Londres amenazando con demandar a todo el mundo y donde advertían a Track Records, Polydor y Yameta que dejaran de grabar con Hendrix hasta que su contrato con él expirara en octubre del 68. Tal vez Jimi accedió a grabar con Chalpin pensando que así el tema se suavizaría. Lejos de ser así, sirvió para que pareciera que Jimi estaba conforme con el acuerdo.

Jimi con Michelle Phillips y Cass Elliot durante el Hollywood Bowl

El 18 de agosto los Experience volvieron a California para la actuación de apertura en el concierto de The Mamas and the Papas, en el Hollywood Bowl.  Los Experience, nuevamente ante una gran multitud, iniciaron el concierto tocando la canción Sgt. Pepper’s.

Las amenazas de Chalpin retrasaron hasta el 19 de agosto el lanzamiento del cuarto single de los Experience en UK, “Burning the midnigth lamp”. Aunque el tema fue avalado por la crítica, los 3 meses que habían estado en EEUU habían pasado factura y se convirtió en el menos vendido hasta la fecha. Fue la primera canción que grabó Hendrix usando el pedal Wah-Wah, enseñado por Frank Zappa. Aunque Clapton se adelantó usándolo en la canción de Cream “Tales of Brave Ulysses”, será Jimi quien más popularidad le dé a este sonido que caracterizó al rock psicodélico.

Mas introspectiva y melancólica que temas anteriores, Jimi había terminado la letra mientras viajaba de Los Ángeles a Nueva York, acusando el cansancio del ritmo intenso de trabajo. Muchos también entendieron que este tema hablaba sobre las subidas y bajadas que produce el ácido.

Para el lanzamiento actuaron en el programa Top of The Pops y en varios programas de radio en UK y Europa. También filmaron un video promocional fuertemente marcado por la psicodelia.

El 21 de agosto el grupo regresó a Londres con una gran cobertura por parte de la prensa. Jimi, Chas y sus respectivas parejas volvieron a mudarse juntos, a pesar de las crecientes tensiones entre Jimi y Chas en el estudio.

Dos días más tarde fue lanzado en EEUU el LP “Are you Experienced?”. Reprise había pagado la elevada cifra de 150.0000 $, acuerdo que habían cerrado en mayo con Yameta. Desde Reprise se envió un comunicado anunciando que iban a presentar un nuevo concepto de promoción que pondría a Jimi en la cima en poco tiempo. Poco después ocurrió lo de Monterey, pero a pesar de todo, los dos singles lanzados en EEUU no acabaron de despegar. Esto no frenó a Reprise Records, cuando invirtieron 20.000 $ extra en la promoción del LP. De nuevo una cifra récord por un artista cuyas ventas en EEUU estaban todavía por demostrar.   

El disco alcanzó rápidamente el puesto nº5 del Billboard 200 en Norteamérica, donde permaneció 106 semanas. Se convirtió en una de las ventas de discos más rápidas para la discográfica, superando al mismísimo Frank Sinatra, fundador y principal artista del sello.

El 27 de agosto los Experience volvieron a actuar por dos noches en el teatro Saville de Brian Epstein. De regreso tras la primera actuación, recibieron la sorprendente noticia de la muerte del mánager de los Beatles. La segunda actuación tuvo que ser cancelada.

Recapitulando: amigos y enemigos

Desde que Jimi llegara Londres, hubo ciertas personas, aparte de sus managers, muy interesadas en que alcanzara la fama. Estas personas fueron principalmente «McCartney» y Brian Jones. No hace falta señalar que Jimi y el falso Beatle aparecieron en escena casi a la vez, en otoño de 1966.

El que «McCartney» fuera parte de su audiencia atrajo la atención tanto de otras celebridades como de periodistas y medios de comunicación. Las alabanzas de «McCartney» hacia Jimi resultaron más efectivas como estrategia publicitaria que cualquier esfuerzo por parte de sus managers. Por no hablar de su insistencia a favor de la participación de los Experience en Monterey. Pocas semanas antes del festival, tras actuar los Experience en el teatro Saville, fueron invitados por Brian Epstein a asistir a una fiesta privada en su casa. Para su sorpresa, cuando llegaron fueron recibidos por Faul, que les abrió la puerta mientras fumaba un cigarro de marihuana de grandes dimensiones. Se lo pasó a Jimi mientras le decía: “That was fucking great, man!”

Sin vinculaciones discográficas o comerciales aparentes, uno se pregunta qué intereses reales movían a «McCartney» respecto a Jimi.

Brian, Jimi y Kathy Etchingham

Más cercana si cabe fue su relación con Brian Jones. A pesar de su origen humilde, Jimi pasó a formar parte del selecto círculo íntimo de Jones, junto a nobles y aristócratas. Muchos señalan que por aquellos días la relación de Brian hacia Jimi fue más cordial que con muchas personas de su entorno, empezando por sus compañeros de grupo. Mientras Jimi estuvo en Londres, compartieron fiestas, cumpleaños y conciertos, e incluso se les vio juntos comprando cantidades ingentes de ropa. Es más, me atrevo a decir que el extravagante estilo de vestir que desarrolló Jimi en Londres fue directamente influenciado por Brian. De hecho, la propuesta de estilismo de Chas fue que Jimi continuara usando el mismo estilo de traje de mohair que había llevado en sus anteriores bandas.

Al igual que el personaje de Turner en Performance, Brian llevaba un estilo de vida bohemio y decadente que reflejaba en su recargado atuendo. También era un personaje habitual en las publicaciones de moda.

Sin duda, una anécdota que refleja la presencia de «McCartney» y Brian en la vida de Jimi es la narrada por el cantante Terry Reid. La primera vez que fue a ver a los Experience en el Bag O’Nails, le sorprendió encontrarse a «Paul McCartney» a su lado comentándole: «¿Ya has visto a ese tipo? Es asombroso”. Poco después fue al baño y se encontró a Brian Jones que le avisó de que estaba todo mojado. Ante su extrañeza al no ver agua por ninguna parte, Brian le contestó, “está mojado por las lágrimas de los guitarristas”. Sin duda Brian debió disfrutar de lo lindo viendo el efecto devastador que Jimi causaba en sus compañeros de profesión.

A pesar del cálido recibimiento que tuvo por parte de Brian y «McCartney», muchos otros músicos tuvieron inicialmente choques frontales con Jimi, algunos de los cuales ya hemos comentado, aunque la mayoría solo prefiera recordar lo amigos que fueron de él. Jeff Beck es de los pocos que sí ha reconocido que se sintió intimidado por la presencia de Hendrix.

Cuando a Jimi le preguntaron en agosto del 67 en una entrevista para LA Free Press si había sido influenciado por los Yardbirds y los efectos que empleaba Jeff Beck, lo negó y le restó importancia comentando que tan solo había escuchado un disco suyo.

Según comenta John Perry, autor del libro “Hendrix’s Electric Ladyland”, Jimi había estudiado detenidamente los discos de los Yardbirds, especialmente los efectos tipo feedback que empleaba Beck, los cuales Jimi venía de exponer ampliamente en Monterey.

Jimi con Eric Clapton

Al parecer fue Jeff Beck quien alertó sobre Jimi a Eric Clapton, y este a su vez a Pete Townshend, con el que Clapton comenzó a quedar para planear cómo hacerle frente. La cuestión es si sólo les preocupaba que fuera mejor músico que ellos.

Sin duda una de las peores partes se la llevó Cream. Tal fue la repercusión de Jimi sobre el grupo de Clapton, que mientras los Experience estaban en EEUU, ellos tuvieron un repunte de popularidad en Inglaterra, aunque para ello tuvieran que adaptar su estilo a la demanda que habían creado los Experience.

Si Chas había decidido que los Experience copiaran la fórmula musical de Cream y los efectos de los Yardbirds, también fue idea suya que Jimi mostrara una actitud agresiva y destructiva sobre el escenario emulando a Townshend. Por algún motivo, buscó una rivalidad directa con estos grupos, además de robarles parte de su espectáculo.

Jimi con los Who en el Teatro Saville

No debió de ser fácil de digerir para los Who que, en lugar de ellos, fueran los Experience las principales estrellas de Track Records, un sello creado por sus propios managers para beneficiarles a ellos. Pero a diferencia de los Experience, los Who nunca fueron nº1, ni destacaron por su estilo psicodélico, ni fueron recordados por su actuación en Monterey.

Tampoco los Stones tuvieron su etapa más brillante durante la psicodelia. Con la aparición de los Experience vieron peligrar su eterno segundo puesto tras los Beatles. El interés de Linda Keith por Jimi supuso la ruptura entre ella y Keith Richards, lo que ya de entrada generó desconfianza en el núcleo de los Stones. La amistad entre Jimi y Brian también debió ser un punto más en su contra. Tras la detención en Redlands, Mick Jagger había comenzado a desconfiar seriamente de Jones y hasta su muerte la relación no hizo más que deteriorarse (ver artículo sobre Brian Jones). Por el contrario, la amistad entre Jimi y Brian se mantuvo hasta el final y tras ser expulsado de los Stones, Brian planeaba formar un grupo o sacar algún disco junto a Jimi.

Marianne Faithfull, novia de Mick Jagger por aquella época, recuerda como Mick se pavoneaba y se mostraba inquieto ante la presencia de Jimi. En una ocasión, estaban en una fiesta en el club Speakeasy cuando, en un descuido de Mick, Jimi se lanzó a cortejarla. Olvidando su famosa timidez, le hizo insinuaciones sexuales explícitas y hasta le dijo que había compuesto “The wind cries Mary” pensando en ella (supuestamente dedicada a Kathy). Llegó a preguntarle que hacía con aquel imbécil (refiriéndose a Jagger) y a pedirle que se marchara con él. Cuando Mick regresó y los vio tonteando, anunció que un coche les esperaba. Jimi risueño se excusó, besó la mano de Marianne y se dirigió a la mesa de su amigo Faul.

Mucho más estrecha que la de Mick fue su relación con Eric Burdon. El cantante de The Animals (y posteriores formaciones vinculadas a este nombre) era ex-compañero de grupo de Chas y subordinado, al igual que este, a Michael Jeffery. El grupo había vivido la misma historia de éxito, explotación y estafa que estaban repitiendo los Experience. Desde el entorno de los Animals estaban además convencidos de que los beneficios económicos que ellos generaron con su música acabaron invirtiéndose en la promoción de Hendrix. Burdon aprovechó el fin de su contrato con Jeffery en 1968 para cambiar de manager, aunque no tuvo mejor suerte. 

Siendo el líder de uno de los grupos de éxito de la British Invasion, tenía el estatus de estrella y estaba bien relacionado con la élite del Rock. Tuvo una estrecha amistad con tres de los 27 pues, además de Brian Jones y Jimi Hendrix, fue muy amigo de Jim Morrison, lo que le llevó incluso a mudarse a Laurel Canyon. 

Conoció a Jimi el primer día que llegó a Londres y, además de la gerencia de Jeffery, compartieron giras y cartel en Monterey. Siendo Burdon cantante, no tuvieron la misma rivalidad musical que con Beck o Clapton, pero sí la hubo en lo sentimental. La relación con su mujer Angie terminó al año de casados, tras iniciar esta un romance con Hendrix en 1968. Posteriormente, será Jimi quien sienta celos de Eric, mientras estaba saliendo con la modelo de Playboy Carmen Borrero.

Ambigua sería su relación con Frank Zappa. Aunque este situó sus primeros encuentros con Jimi en 1967 tras Monterey, existe el rumor de que se conocían antes de que Jimi llegara a Londres, e incluso que pudo instruirle en alguna de sus habilidades. Ambos estaban actuando en Nueva York en el verano-otoño del 66, y la aparición de Jimi en la portada del disco “We’re Only in It for the Money” demuestra que había cierta confianza. Más raro sería explicar por qué participó en un disco que se burlaba de él. Como ya hemos comentado, Jimi era fácilmente manipulable y las grandes cantidades de LSD que trajo consigo desde Monterey pudieron hacerle bajar la guardia en muchos aspectos, sin ir más lejos con el productor Ed Chalpin.

Brian y Jimi no faltaron entre el público de Zappa cuando su grupo actuó en Londres en el otoño del 67. Pronto invitará a todas las estrellas británicas a su casa de Laurel Canyon.

A pesar de los hechos, la mayoría parece haber olvidado la envidia y la rivalidad. Tanto Clapton, Jagger o Townshend han aparecido en documentales y reportajes hablando bondades sobre Jimi. Su muerte sigue siendo el tema central en las entrevistas de Burdon.

Townshend ha llegado a comentar que sentía celos de Clapton por ser más amigo de Hendrix que él. Clapton por su parte, llegó a decir que hubiera preferido morir él en su lugar. Kathy contó que en una ocasión la novia de Eric les invitó a cenar en su casa y fueron ellas las que llevaron el peso de la conversación. Aparte del blues, los dos músicos tenían poco en común y el propio Jimi comentó a Kathy tras la velada que había sido duro para él. La última noche de Jimi coincidieron en un pub y ni siquiera hablaron. ¿En serio daría su vida por alguien que ni saludaría en un bar?

Es probable que ninguno quiera reconocer sus sentimientos reales, pues les haría parecer, además de envidiosos, unos insensibles, dadas las trágicas circunstancias de la muerte de Jimi. El lado positivo y más real del impacto que causó en sus vidas es que muchos, en su afán de superarle, entrenaron sus habilidades y puesta en escena mejorando, en definitiva, como músicos. Al paso de Hendrix el rock y la música popular dieron un salto evolutivo.

Quizá también intuyan, como muchos de nosotros llegados a este punto, que el hecho de que Jimi viniera a desplazarlos y se situara por encima de ellos, probablemente les salvó la vida.

De «Axis» a «Electric Ladyland»

A pesar del éxito y los ingresos, los gastos parecían ser aún mayores para sus managers. Desde su regreso de Estados Unidos, el grupo continúo sin descanso haciendo giras por UK y Europa.

Terminaron 1967, año que Jimi definió como el mejor de su vida, con la salida el 1 de Diciembre de su segundo álbum con Track Records “Axis: Bold as Love”. Reprise lanzó el disco un mes mas tarde en EEUU, para no pisar el éxito que estaba teniendo “Are You Experienced?”.

estuvo conforme con el diseño, en el que los Experience aparecían encarnando a la deidad del hinduismo Vishnu. Aunque las filosofías orientales estaban de moda en aquella época, no era algo con lo ellos se identificaran. Jimi habría preferido verse como un indio americano, que era parte de su herencia familiar. Finalmente fue incapaz de rechazar este diseño por el cual Track Records ya había pagado más 5.000 $, y fue apreciando el aspecto psicodélico que sí iba en consonancia con la música.

Jimi definió el género de Axis como “Rock’n roll de ciencia ficción”, temática que, junto al esoterismo y las vivencias personales, centraban sus composiciones. El disco reflejaba una mayor presencia por parte de Jimi en la producción, contraviniendo las ideas más comerciales de Chadler. Además, incluía por primera vez un tema compuesto e interpretado por Noel, “She’s so fine”, que acabó aumentando las tensiones al ser rechazado como single. La edición del LP estuvo accidentada por la desaparición de la cinta maestra de la cara A, que al parecer Jimi había extraviado en un taxi. Con el tiempo ya encima, Jimi, Chas y el ingeniero de Olympic Studios Eddie Kramer, tuvieron que remezclar esta parte del disco en una sola noche, perdiendo parte de la calidad inicial en algunas pistas.

Tras la publicación de Axis, y con el comienzo del nuevo año, se vieron inmersos en la preparación del que sería el tercer y último álbum de los Experience.

El 4 de abril muere, asesinado, Martin Luther King, hecho que impactó terriblemente a Jimi. Tanto fue así que cancelaron su segunda actuación en el Symphony Hall de Newark, en Nueva Jersey, debido a su imposibilidad de salir al escenario.

Pero, como se suele decir en el mundo del espectáculo, “el show debe continuar”, y los Experience tenían otras actuaciones pendientes para las siguientes semanas. Causalmente, en la mayoría de ellas Jimi coincidió con su antiguo amigo Frank Zappa, quien le sirvió de “apoyo” para superar el bache con las herramientas de las que disponía y que tan bien sabía usar.

1968 estaba siendo un año convulso. El descontento por la Guerra de Vietnam crecía, muchos jóvenes protestaban contra el orden establecido y contra unos gobiernos que consideraban que no les representaban. Muchos países vieron sus calles plagadas de estudiantes que portaban pancartas y gritaban proclamas en pro de la paz y la justicia social.

Es en este contexto cuando ocurre un hecho que resultaría clave en la vida de Jimi, aunque él en aquel momento, ocupado con giras, grabaciones y fiestas, todavía no fuera consciente. Se trata del caso de los “Chicago Seven”.

A finales de agosto tuvo lugar la Convención Nacional Demócrata en Chicago, que fue escenario de grandes manifestaciones en contra de la guerra. Aunque en un primer momento eran pacíficas, la actuación de unos pocos exaltados hizo que acabaran convirtiéndose en una batalla campal entre los manifestantes y la policía. El saldo final fue de numerosos heridos y grandes pérdidas económicas por el mobiliario urbano destrozado.

Altercados durante la Convención Nacional Demócrata en Chicago

Se detuvo a ocho personas acusadas de haber planificado la escalada de violencia. Se enfrentaban a cadena perpetua por el cargo de conspiración, a pesar de que ellos se declararon inocentes y acusaron a terceros (posiblemente agentes de la inteligencia infiltrados) de haber reventado las manifestaciones. La mayoría de la población joven se posicionó a su favor en un caso que tuvo gran repercusión mediática.


Mientras tanto los Experience, con un poco de ayuda de sus amigos, pasaban los días hasta los topes de sexo y LSD, lo que se tradujo en su comportamiento, su música y sus fotografías.

En este momento cuando se produje la sexualización de los Experience.

Que Jimi era un hombre atractivo, es algo que tiene en cuenta Chas en cuanto lo conoce. Por este motivo empezaron a explotar su imagen en esa dirección.

En octubre del 68 se edita el álbum “Electric Ladyland”, con su famosa y grotesca portada llena de mujeres desnudas. Las participantes, además, no eran modelos profesionales, sino groupies voluntarias para la ocasión.

Pero en realidad a Jimi le disgustaba el tema de la portada-contraportada del álbum. En 2018, como reedición especial de aniversario, se editó el disco con la portada que Jimi quería haber puesto, junto con una carta donde explicaba sus motivos.

La portada no era otra que una foto que Linda Eastman había tomado del grupo en el Central Park de Nueva York, en el monumento de Alicia en el País de las Maravillas.

No habrá pocos que vean la mano de «Paul McCartney» detrás de la decisión de publicar el álbum con esta foto.

Las parejas de Jimi

Jimi acusó una gran adicción al sexo durante toda su vida. Se trata de una característica que ha sido mencionada por testigos y víctimas del proyecto MKUltra, definiéndola como una consecuencia de la utilización de los abusos sexuales como forma de disociar la mente.

Jimi con la cantante Lulu, que se derrite mirándolo

En el caso de Jimi, sin embargo, también podría haberse tratado de una forma más de control. Ya hemos hablado de Devon Wilson, cuya historia y actitud demuestran que se trataba de una esclava sexual entrenada.

Para empezar, Jimi había probado por primera vez el LSD en 1965 coincidiendo con ella en Nueva York.

Devon había empezado a ejercer la prostitución a los 15 años y tenía conexiones con el narcotráfico. Hermosa como una modelo de pasarela, para 1967 había ascendido a groupie de artistas importantes como Miles Davis y Quincy Jones. Residía en Laurel Canyon, en la que en su día fuera la casa de Houdini, famoso mago escapista y agente de la CIA (según llegó a confirmar el ex director de la agencia John McLaughlin en el prefacio del libro La Vida Secreta de Houdini).

Jimi con Devon

Tras su reencuentro con Jimi en julio del 67 se convirtió no sólo en su amante, sino que también comenzó a estar en nómina para Michael Jeffery trabajando como asistente de Jimi durante las giras. Entre sus funciones estaba facilitarle drogas y chicas para hacer orgías en las que ella también participaba. Aunque se tratara de una relación abierta (Jimi continuó saliendo con Kathy hasta principios del año 69), en otros aspectos Devon ejercía una actitud controladora sobre él, influyendo en muchos aspectos de su estilo, su forma de vida (especialmente en el consumo de drogas) e incluso su creatividad.

No fue la única groupie famosa con la que estuvo, pues se sabe que también tuvo relaciones con Jojo, la que después sería esposa de Denny Laine de los Wings y a la cual tuvimos que nombrar en el artículo sobre la canción Get Back de los Beatles (Get Back, Jojo). Por esa época Jojo era groupie del grupo Cream.

Otra pareja conocida de Jimi fue Linda Eastman, que incluso ya en el 68 seguía acompañando a los Experience como fotógrafa. También hay rumores de que tuvo alguna relación esporádica con Janis Joplin o Michelle Philips.

Pero las más importantes, tanto en su vida como en nuestra investigación, fueron Kathy Etchingham y Monika Danemman.

Jimi con Kathy

Ya hemos presentado anteriormente a Kathy y la forma en que conoció a Jimi. Su relación duró tres años, desde 1966 hasta 1969 (aunque no fue del todo idílica), y continuaron siendo amigos tras su separación. Ella asegura haber sido la inspiración de canciones como “The Wind Cries Mary”, escrita tras una discusión entre ambos, o “Foxy Lady”.

Jimi con Monika

Monika era una pintora alemana que Jimi conoció durante un concierto en Düsseldorf, el 12 de enero de 1969. Pasaron toda la noche y parte del día siguiente juntos. La siguiente vez que se encontraron fue en el club Speakeasy de Londres y empezaron a salir.

Según ella, en septiembre del 70, unos días antes de morir, Jimi le había pedido en matrimonio. Pero se sabe que él había iniciado una relación recientemente con la modelo danesa Kirsten Nefer. Fue porque Nefer tenía que viajar por trabajo que Jimi se puso en contacto con Monika y pasaron juntos los últimos cuatro días de su vida.

Monika asegura que, de no haber fallecido Jimi, le habría dicho que sí. Le habría resultado extraño entonces leer los titulares de prensa daneses anunciando el compromiso entre él y Kirsten Nefer.

Ha sido largo y arduo describir el contexto y presentar a los personajes principales, pero era imprescindible para poder entender los acontecimientos que veremos ahora. Pasemos a la segunda parte de nuestro artículo.

2 comentarios en “Jimi Hendrix: las amistades peligrosas 1/2”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.