LA CONSPIRACIÓN DE LOS BEATLES, CAPÍTULO 8: LA BATALLA DEL LSD (abril a agosto del 67)

“La historia de la droga comenzó cuando la prensa le preguntó a Paul, “¿has tomado alguna vez drogas?” John Lennon

“No lo sé… Resulta muy extraño, porque llevábamos más de dieciocho meses pidiéndole que probara el LSD y es muy divertido que de repente un día saliera en la tele hablando de ello”. George Harrison

“Le dio un motivo a la prensa para acribillarnos. En mi opinión no era de su incumbencia. Pero cuando él dijo eso… Si uno de nosotros cometía un error, el resto pagaba las consecuencias. Aquello me trajo más problemas de los que necesitaba”. Ringo Starr

Comenzamos un nuevo capítulo de nuestra serie sobre la conspiración de los Beatles. El periodo que trataremos en esta ocasión se vertebra en cuatro hechos claves que iremos viendo en orden cronológico.

Retomaremos el timeline desde un poco antes de la edición del Sargent Pepper’s.

MARZO

DÍA 31

Thomas Thompson, reportero de la revista británica Queen, entrevista a los miembros de los Beatles por separado. Faul, durante la conversación, vierte unas sorprendentes declaraciones:

Estoy sufriendo una tremenda agonía por la guerra de Vietnam y estoy profundamente comprometido con las posibilidades del LSD como cura universal. Después de tomarlo, me abrió los ojos. Sólo usamos una décima parte de nuestro cerebro. Piensa en lo que podríamos conseguir si pudiéramos aprovechar esa parte oculta. Significaría un mundo completamente nuevo. Si los políticos tomaran LSD, no habría más guerra, pobreza o hambre.

Este el primer hecho clave de este artículo y el más importante acontecido dentro de la conspiración de los Beatles.

Tal y como nos contaba George en las declaraciones que he rescatado para la introducción, resulta imposible creer que alguien que había rechazado tajantemente probar el LSD de repente saliera a la palestra, no sólo a reconocer que lo había tomado, sino a recomendar fervientemente su uso.

¿Este es el hombre que, un poco antes, rechazaba usar su fama para influir en la juventud, ni siquiera para recomendarles no beber alcohol? 

Cualquiera pensaría que estamos ante un hipócrita de proporciones astronómicas. Pero esa no es la explicación ante semejante manifestación de incoherencia.

La respuesta es otra: el que dijo estas salvajadas era otro tipo.

Un tipo que estaba allí para eso.

La revista Queen era de escasa tirada, por lo que, en aquel momento, estas declaraciones pasaron sin pena ni gloria, igual que había sucedido con las de John sobre el cristianismo un año antes.

Porque, al igual que estas, estaban esperando un momento y un medio mejor para ser utilizadas…

ABRIL

DÍA 3

Faul viaja a Denver para visitar a Jane.

Ya hemos hecho referencia a este evento en anteriores artículos. Faul, acompañado de su sombra Mal Evans y de la madre de Jane, Mrs. Margaret Asher, decide ir a visitar a “su novia” para sorprenderla por su cumpleaños.

DÍA 8

Faul se reúne con Jane

Tras la celebración, Faul va a ver la obra de teatro Romeo y Julieta que ella está representando con su amante, David Weston.

Jane y David durante la representación

Faul no parece advertir la gran química que hay entre ellos.

O, más bien, le importa un comino.

DÍA 10

Faul viaja a Los Angeles con su sombra.

Al mediodía visitan a John Philips de The Mamas and The Papas en su casa. Poco después Faul deja a Mal con ellos para asistir a una sesión de grabación de los Beach Boys. Toca el bajo junto a ellos en el tema On top old smokey y les produce la canción Vega-tables.

Estos datos no parecen relevantes ahora, pero sí lo serán en el artículo de Charles Manson. John Philips y los Beach Boys estaban en el epicentro de la trama del LSD en Estados Unidos; Faul aprovechó su visita a Jane para acercarse a ver a ambos durante una maratoniana jornada.

¿O fue este el verdadero motivo de su viaje? ¿Tal vez usó como excusa a Jane, de cara a los medios, para justificar su estancia en USA?

DÍA 11

Faul vuelve a Inglaterra.

Y es en este momento, según todas las fuentes oficiales, cuando se le ocurre la idea del MMT.

Paul tuvo la idea volviendo en el avión desde Los Ángeles en abril de ese año. Había estado visitando a Jane Asher en su gira americana con la Bristol Old Vic. Pensó que sería sencillo subirse a un autobús, con algunos amigos, y marcharse a algún sitio. Sería mágico, para que pudieran llevar a cabo cualquier idea que se les fuera ocurriendo, y sería misterioso porque ni ellos ni el resto de los pasajeros sabrían lo que iban a hacer justo después.
Hunter Davies.

Me remito al anterior artículo en el cual demostré que el concepto del “viaje mágico y misterioso” en autobús, tía de Ringo incluida, había sido publicado por el dibujante Jeff Nutall en enero de ese año.

DÍA 25

Según fuentes oficiales, Faul se reúne con los demás Beatles para contarles la idea de MMT que se le acababa de ocurrir, cuatro meses después de que a otro señor, que no tenía nada que ver con él, se le ocurriera lo mismo. Se empieza a grabar la canción que dará nombre al proyecto.

MAYO

DÍA 9

Grabación en Abbey Road, con George Martin de productor, de una jam sesión bautizada inicialmente como “Untitled”, que finalmente se desecha. Es la primera vez en la historia Beatle que de 7 horas de grabación no sale nada positivo.

1967 fue, dentro de la historia Beatle, el año de los “nunca hasta ahora…” y los “es la primera vez que…”

Por detrás de los “no hay bajo”, claro.

DÍA 11

Los Beatles graban, en los Olympic Sound Studios de Londres, la canción Baby You’re a Rich Man.

Se suele decir que este tema, escrito por John, estaba dedicado a Brian Epstein.

No es cierto. Esta creencia viene del rumor, también infundado, de que durante las grabaciones cantaban en broma “Baby, you’re a rich fag Jew” (Baby, eres un rico judío maricón) en referencia a Brian, lo cual es una burda mentira.

La letra se podría resumir con un ¿Qué se siente ahora que formas parte de la “beautiful people”? De hecho, durante un tiempo se barajó el título “One of the Beautiful People”. Este término era popular en los años 60 para referirse a la élite social. John habla de alguien que acaba de subir su estatus y de repente, haciendo gala de una envidiable posición económica, se codea con lo más granado de la sociedad londinense.

Algo que no encaja con la figura de Brian, cuya familia siempre había estado bien posicionada económicamente, había recibido una exquisita educación y, además, su trayectoria con los Beatles era ya de varios años, en los cuales había estado cosechando numerosas regalías.

¿En quién podría haberse inspirado John?

How does it feel to be
One of the beautiful people?
Tuned to a natural E
Happy to be that way
Now that you’ve found another key
What are you going to play?

¿Cómo se siente ser
uno de la beautiful people?
Sintonizado en un Mi Mayor
Feliz de estar así
Ahora que has encontrado otra clave
¿A qué

Lo primero destacar que, tal y como se ve en la traducción, la nota “Natural E” equivale a un “Mi mayor”.

Y ahora pinchemos en el siguiente enlace para viajar un ratito al Museo de Arte de la Universidad de Arizona, en Tucson, para ver este bonito cuadro de 1914 del pintor polaco Edward Okun.

Las cuatro cuerdas del violín

Interesante, ¿verdad?

Algunos otros datos curiosos sobre esta canción es que tanto Mick Jagger como Brian Jones participaron en la grabación, el primero en voces y el segundo en el oboe. Y que fue “la primera vez que…” una canción se grababa, mezclaba y completaba totalmente fuera de los estudios de Abbey Road.

DÍA 15

Faul conoce a Linda Eastman durante un concierto de Georgie Fame en el Bag O’Nails Club de Londres.

Linda se encontraba en Londres “fotografiando” a artistas musicales británicos.

Todas las versiones indican que fue nuestro viejo amigo Chas Chandler, ex miembro de los Animals, el artífice del encuentro, ya que fue quien los presentó.

Bueno… Todas no. Faul da una distinta, como siempre:

La banda había terminado y (Linda y los Animals) se levantaron para irse o para ir a tomar algo o a orinar o algo así, y ella pasó por delante de nuestra mesa. Yo estaba sentado al borde y me levanté justo cuando ella pasaba, bloqueando su salida. Y le dije: ‘Oh, lo siento. Hola, ¿cómo estás? ¿Qué tal?’ Me presenté y dije: ‘Vamos a ir a otro club después de esto, ¿te gustaría unirte a nosotros?’ ¡Esa era mi gran línea de atracción! Bueno, nunca la había usado antes, por supuesto, pero esta vez funcionó. Era una posibilidad bastante remota, pero funcionó.

Luego se fueron al Speakesy Club donde, siempre según Faul, mantuvieron una larga y agradable charla. El flechazo fue instantáneo, le encantaba su sonrisa, estaba muy a gusto con ella… Y por eso no la citó para otro día ni le pidió que le proporcionase algún dato para contactarla, no fuera a pensarse ella que a él le gustaba.

Por otra parte, sabemos por diferentes testimonios que Linda andaba “a la caza” de un Beatle desde hacía años. Lo repetía siempre que tenía la ocasión. No creo que a Faul le hiciera falta utilizar su “gran línea de atracción”, esa que “no había usado nunca antes pero que esta vez había funcionado” (ya me diréis si entendéis esa estúpida frase), para que ella se fuera con él.

DÍA 17

Se inicia la grabación, en los estudios de Abbey Road, de You Know My Name (Look up the number).

Curioso el recorrido de esta canción: el proceso de grabación duró varios días, pero fue desestimada. Se recuperará en abril de 1969, para ser otra vez desestimada. Otra vez recuperada meses después para un single de la Plastic Ono Band, otra vez abandonada. Hasta que finalmente resurgirá en forma de cara B del single Let it be. Este fue, de hecho, el último single del grupo publicado en Inglaterra.          

De la letra poco hay que comentar: Tú sabes mi nombre, busca el número”.

Oficialmente se le ocurrió a John cuando vio una guía telefónica sobre el piano de Faul, quien llegó a decir que era… ¡Su canción favorita de los Beatles!

DÍA 18

Los Beatles firman un contrato comprometiéndose a componer e interpretar una canción para representar a Inglaterra el día 25 de junio en el primer programa de televisión que se retransmitirá, por primera vez en la historia, en todo el mundo.

DÍA 19

Se celebra, en la casa de Brian Epstein en Chapel Street, la presentación oficial ante los medios del álbum Sargent Pepper’s.

Al evento son invitados catorce fotógrafos. Uno de ellos es Linda Eastman (no sabemos si se encontró la invitación por ahí y la “tomó prestada”, tal y como había hecho años antes con la recepción de los Rolling Stones).

Linda se dedica a cubrir el evento, gracias a lo cual disponemos de fotografías como la siguiente:

Después de ello, la reputada fotógrafa se afanó en cubrir sólo a Faul:

Una vez más, Faul demostró un profundo interés por ella, no citándola ni pidiéndole sus datos de contacto.

No volverían a verse hasta un año después.

Un flechazo de los que hacen historia…

DÍA 20

Este es el día en el que, según indicábamos en el anterior artículo, la BBC anuncia la prohibición de emitir por radio la canción A day in the life por, según ellos, “promover las drogas”.

DÍA 27

John, durante una entrevista para la revista Melody Maker, anuncia que no volverán a tocar en vivo por no poder conseguir en un escenario el sonido que habían estado logrando en el estudio. No le falta razón. Quizá vio que la cosa no funcionaba bien o creían que la farsa de Faul ya estaba por terminar.

JUNIO

DÍA 1

Se edita el Sgt. Peppers, no queriendo los Beatles (o su autor principal, John Lennon), que se extraiga ningún single para reforzar su imagen de “obra global”. Tal y como defendíamos en el anterior artículo.

DÍA 2

Comienza el proyecto del “Manifiesto SOMA”.

Este es el segundo hecho clave del artículo. Es necesario que, para comprenderlo mejor, hagamos un inciso y vayamos hacia atrás en el tiempo.

Desde finales de 1966 se habían ido sucediendo, periódicamente, detenciones de personalidades famosas por posesión de drogas. Ampliamente difundidas por periódicos amarillistas como News of the World, conseguían que la juventud fuera consciente de que sus ídolos musicales consumían estupefacientes. En anteriores artículos hemos hablado sobre las detenciones de los Rolling Stones y Donovan, fruto de “extraños” chivatazos que parecían dar a entender que todos ellos habían estado siendo espiados desde dentro.

En diciembre de 1966 fue detenido el fotógrafo y activista John “Hoppy” Hopkins. Entre sus diversas actividades podemos citar una que nos va poner en situación en seguida: fue co-fundador, junto con su íntimo amigo Barry Miles (fundador también de la infausta Indica Gallery), de la revista Longhairtimes, llamada posteriormente IT Financial Times.

Sí, esa que ya citábamos en el anterior timeline, que se dedicaba a hacer apología de la droga, en la cual participó un Paul McCartney no consciente en aquel momento de cuál era la finalidad de la publicación. Que sólo editó un número y quedó en suspenso hasta que, meses después, un “nuevo” Paul McCartney financió su reaparición.

Hoppy fue detenido por posesión de cannabis y puesto en libertad bajo fianza en espera de juicio.

La respuesta a esta detención vino de la mano del reportero y también activista Steve Abrams, que publicó un artículo en el People Sunday justificando el uso del cannabis.

El 31 de enero del 67 el Daily Mirror se hizo eco de la noticia y publicó un artículo con el título: “Fuma más marihuana. Es más segura que la cerveza”.

El 1 de febrero Abrams anunció la fundación del grupo SOMA (Society of Mental Awareness”, como un proyecto de investigación sobre las drogas psicodélicas.

Abrams había pasado de defender el cannabis a alabar el LSD.

Lejos de tener problemas, consiguió dar una conferencia ante el Comité Universitario de Salud Estudiantil, que se comprometió a convencer al Ministerio del Interior de iniciar una investigación sobre estas drogas. Este evento contó con la cobertura de toda la prensa inglesa.

Y luego la BBC prohibiendo canciones porque “fomentaban el uso de drogas” …

Hoppy, entretanto, seguía haciendo de las suyas, sin importarle un pimiento su situación legal. Promovía iniciativas, protestas, concentraciones, actos reivindicativos… Todo a favor de la droga.

El 1 de junio fue condenado a nueve meses de prisión.

Volvemos a la fecha en la que estábamos en nuestro timeline: 2 de junio. En una reunión de partidarios de la puesta en libertad de Hoppy, Steve Abrams presenta la idea de publicar un manifiesto en favor de su liberación y de la legalización de las drogas.

De forma que le pide a su amigo, Barry Miles, que le ponga en contacto con “Paul McCartney” de los Beatles. Pero no el Paul McCartney que se negaba a probar el LSD e influir en la juventud, sino el “Paul McCartney” que ahora elogiaba el ácido frente a los periodistas. Es decir: Faul.

No se pusieron en contacto con otro Beatle, como podría haber sido John, con su actitud rebelde y sus ideas revolucionarias, que habría sido un gran candidato. Ni con George, que defendía las técnicas de meditación y podrían haber tratado de convencerle para que argumentara en favor de las drogas psicodélicas. Ni con Brian Epstein, manager del grupo y quien, al fin y al cabo, habría tenido la última palabra sobre la participación de “sus chicos” en semejante acto.

Se pusieron en contacto con Faul.

Y fue Faul el encargado de convencer, imaginamos que usaría poderosos argumentos, al resto del grupo y a Brian para que firmaran el manifiesto.

No sólo eso, sino que Faul, además, financió el proyecto con la nada desdeñable cantidad de 1.800 libras. Hecho que, además, tuvo la mayor repercusión.

Lo importante era dejar claro que los Beatles apoyaban un manifiesto en favor de las drogas.

DÍA 3

Faul reclama a John la canción que se habían comprometido a tener lista para la gran retransmisión vía satélite.

Oficialmente, cada uno de ellos debía trabajar por separado en una canción diferente, hasta tenerla terminada y presentarla al resto del grupo para votar cuál sería la elegida. Sin embargo, no hay información de cuál fue el tema que, supuestamente, propuso “McCartney”.

¿Cómo es posible que la pareja compositiva más importante de todos los tiempos actuara así?

Por otra parte, si “Paul” había hecho los deberes y tenía una composición, ¿por qué no se limitó a presentarla en lugar de agobiarse y meterle prisa a John? Si era buena, habría sido la afortunada. Si no lo era, ¿cómo es el que gran compositor Paul McCartney no había sido capaz de escribir un tema de la calidad necesaria como para dar la talla en un evento de tanto calado?

Faul ni siquiera le propone trabajarla juntos, sino que, directamente, le “recuerda” que la emisión se producirá pronto y todavía no hay nada.

Esto demuestra que daba por hecho que la obligación de crearla recaía en Lennon y no en él.

John le responde, sarcástico: “oh, cierto, será mejor que escriba algo”.

Por lo tanto, o John ni se había acordado del asunto, o había estado trabajándola sin contarle nada a Faul. Otro hecho extraño a tener en cuenta.

DÍA 14

Primeras sesiones de grabación de All you need is love.

John, por fin, había escrito la canción. Y no una cualquiera: uno de los dos grandes himnos intemporales que compuso en su vida. Otra obra maestra junto con Imagine.

Debido al crédito “Lennon/McCartney”, durante mucho tiempo se creyó que había sido una composición de ambos. No fue hasta 1983, con la publicación del libro “John Lennon: In My Life” de Pete Shotton y Nicholas Schaffner, que se reveló que había sido, única y exclusivamente, una creación de John.

El concepto surgió de la idea de que la canción pudiera ser entendida en todos los países del mundo. La letra era fácil, el mensaje maravilloso, la melodía pegadiza. Era perfecta.

Esta canción será una de las grandes protagonistas de la película Yellow Submarine, sirviendo de banda sonora al momento en que vencen a los villanos y el pueblo es liberado.

Amor. Sólo amor. Ni drogas, ni política, ni guerras. Para ser felices, limitaos a amar. No necesitáis LSD, necesitáis amor.

DÍA 16

Comienza el Festival de Monterey.

Tal y como desarrollé en mi artículo, fue el primer experimento a gran escala para el control de masas haciendo uso del LSD.

Una mezcla especial de esta droga, llamada posteriormente “Purple Monterey”, fluyó a mares por todo el evento, entre asistentes y artistas.

Terry Melcher, hijo de Doris Day e implicado hasta las cejas en la trama de Charles Manson, recorría las praderas en su furgoneta “Further”, junto a Ken Kesey, repartiendo LSD a diestro y siniestro.

Este festival fue promovido, entre otros, por Faul.

Y es en este día, y no otro, cuando nada más y nada menos que el Daily Mirror y la revista Life, ambos en total consonancia -demostrando que había sido planeado-, se hacen eco de las declaraciones de Faul sobre el LSD.

El revuelo que se forma es inmenso.

El festival de Monterey está surcado de ríos de LSD gratuito. Paul McCartney de los Beatles dice que el LSD es maravilloso. El que no vea aquí la conspiración está ciego.

DÍA 18

Finaliza el festival de Monterey

DÍA 19

Con la excusa de responder al alboroto originado por sus declaraciones, Faul concede una entrevista en video desde el jardín de su casa.


P: Paul, ¿cuántas veces has tomado LSD?

FAUL: (pausa) Unas cuatro veces.

P: ¿Y de dónde lo has sacado?

FAUL: Bueno, ya sabes, si tuviera que decir dónde lo conseguí, ya sabes, quiero decir… es ilegal y todo… es una tontería decir eso, ya sabes. Así que prefiero no decirlo.

P: ¿No crees que es un asunto que deberías haber mantenido en privado?

FAUL: Mmm, pero el caso es que… un periódico me hizo una pregunta, y la decisión era decir una mentira o decirle la verdad. Decidí decirle la verdad… pero realmente no quería decir nada, ya sabes, porque si por mí fuera no se lo habría dicho a nadie. No estoy tratando de difundir esto. Pero el hombre del periódico es el hombre del medio de comunicación. Lo mantendré como algo personal si él también lo hace, ya sabes… si lo mantiene en secreto. Pero él quería difundirlo así que es su responsabilidad, ya sabes, por difundirlo no la mía.

P: Pero tú eres una figura pública y lo dijiste en primer lugar y debiste saber que saldría en el periódico.

FAUL: Sí, pero decirlo es sólo decir la verdad. Estoy diciendo la verdad. No sé por qué todo el mundo está tan enfadado.

P: ¿Crees que ahora has animado a tus fans a consumir drogas?

FAUL: No creo que haya ninguna diferencia. No creo que mis fans vayan a tomar drogas sólo porque yo lo haya hecho, ya sabes. Pero la cosa es… ese no es el punto de todos modos. Me preguntaron si lo había hecho o no. Y a partir de ahí, todo el tema de hasta dónde va a llegar y a cuánta gente va a animar depende de los periódicos, y de ti en la televisión. Quiero decir, estás difundiendo esto ahora, en este momento. Esto va a llegar a todos los hogares de Gran Bretaña. Y preferiría que no lo hiciera. Pero usted me hace la pregunta… Quiere que sea honesto… Seré honesto.

P: Pero como figura pública, seguramente tienes la responsabilidad de…

FAUL: No, es usted quien tiene la responsabilidad. Tiene la responsabilidad de no difundir esto AHORA. Sabe, estoy bastante preparado para mantenerlo como algo muy personal si tú también lo haces. Si te callas al respecto, lo haré.


Acabáis de ver la mayor demostración de cinismo de la historia.

No trata de matizar sus declaraciones para mitigar el daño causado. Se limita a quitarse de encima la responsabilidad echándola sobre los hombros de los periodistas. No admite que ha metido la pata como haría un hombre, sino que esconde la mano después de tirar la piedra, como haría un adolescente malcriado a quien se ha pillado en una travesura.

En primer lugar, como bien dice él, “el hombre del periódico es el hombre del medio de comunicación”. Ese señor no está ahí para tener una charlita e irse a su casa a cenar, sino para obtener información y publicarla después. Alguien que, supuestamente, lleva en el candelero cuatro años debería saberlo perfectamente. Cualquier cosa que dijera un Beatle, hasta el color de calcetines que usaba (dato real) tenía la máxima difusión. No tener esto en cuenta es ser un irresponsable.

En segundo lugar, se defiende diciendo que le hicieron una pregunta y dijo la verdad, sin más. Bien, si la pregunta era “¿has tomado LSD?” La respuesta debería haberse limitado a un “sí”. Pero… ¿Y todo eso de la “cura universal”, de la solución a la guerra, de la expansión de nuestras capacidades cognitivas?

No. Todo eso, lo realmente grave de sus declaraciones, no eran una “verdad” incuestionable. Eran su opinión. Seguramente si le preguntas a un doctor que ha tratado casos de paranoia inducida por el uso de psicotrópicos, diga algo bien distinto. Por lo tanto, dio una opinión infundada, sin los conocimientos necesarios, que nadie le había pedido y que, además, animaba a todo el mundo a probar algo nocivo que él calificaba de estupendo.

Cuando el periodista, acertadamente, le cuestiona sobre si sus declaraciones podrían inducir a sus fans a tomar drogas, él responde que “ese no es el punto”. Pero supuesto que era el punto. Era el único punto.

No hay que darle más vueltas. En esta aparición Faul no iba a negar nada de lo que había dicho. No iba a decir “no, no, me expresé mal, no quería decir esto, el LSD no es la solución a todo”. Eso habría dado al traste con el plan. Tenía que limitarse a leer el guion.

Cuando John se vio acorralado por la publicación de sus declaraciones sobre el cristianismo trató de explicarse, aclaró que no quería ofender a nadie y contextualizó sus palabras. No recuerdo que le echara la culpa a nadie, ni siquiera al indeseable de Danny Fields que fue quien las recuperó y las puso en portada con la única intención de originar controversia. Porque John era honesto.

Paul McCartney, el verdadero, también era honesto. No habría culpado a los periodistas de sus miserables declaraciones. Principalmente porque no habría hecho esas declaraciones.

Paul McCartney no tomó LSD jamás.

Pero pensemos en los otros Beatles… ¿Qué les parecería esto? En las declaraciones de la cabecera del artículo sabemos que a George le pareció extraño y ridículo. Ringo, directamente, reconoce que se enfadó mucho. ¿Le expresarían a Faul este malestar? ¿Tal vez él se justificó diciendo que no podía saber que un periodista que iba a entrevistarle para publicar sus palabras, fuera luego y publicara sus palabras?

DÍAS 23 Y 24

Sesiones finales de la grabación de All You Need is Love, en medio de una fuerte expectación. En la puerta de Abbey Road se concentran más de cien periodistas.

Se realiza la sesión de fotos promocional, que dará lugar a estas conocidas imágenes.

En esta toma se le olvidó al fotógrafo decirle a George que sonriera. John y Ringo lo intentan, aunque más parece que les duelan las muelas.

DÍA 25

Emisión del show para el programa Ourl World Tour, televisado a nivel mundial vía satélite por primera vez en la historia, con una audiencia de 400 millones de personas y 24 países en conexión simultánea.

Cada país disponía de tres minutos para ofrecer lo que quisiera, con la prohibición de que participaran políticos u hombres de Estado.

Inglaterra había elegido a sus mejores artistas, que pasaron todo el día en los estudios preparando el evento.

En palabras del productor Geoff Emerick, presente aquel día, John estaba muy nervioso, fumando como una chimenea, mascando chicle, bebiendo directamente de una botella de leche y murmurando para sí mismo.

A las 21:36 hora británica, los Beatles entraron en antena. Junto a ellos, personalidades como Mick Jagger, Keith Richards, Marianne Faithfull y Eric Clapton, entre otros.

Aquella actuación tuvo la audiencia más alta de la Historia hasta ahora.

3:13: ¿Yes, he’s dead?

3:23: El inolvidable fragmento de “She Loves You”, canción escrita por Paul, como colofón final.

Quizá John quiso aprovechar la ocasión para enviar otro mensaje…

JULIO

DÍA 17

Fallece Harry Epstein, padre de Brian Epstein, a los 65 años, tras una larga enfermedad.

Harry Epstein en 1943, con su mujer y sus dos hijos

DÍA 22

All You Need is Love es nº 1 en Inglaterra sólo dos semanas después de haber salido a la venta. Como curiosidad, en el nº 5 estaba San Francisco, escrita por John Philips para enaltecer el movimiento hippie, como parte de la trama del LSD en USA.

Faul es entrevistado por la New Musical Express:

La canción fue escrita especialmente para el show. Nos dijeron que seríamos vistos grabándola por todo el mundo al mismo tiempo. Así que teníamos un mensaje para el mundo: Amor. Necesitamos más amor en el mundo. Estamos en un periodo de la historia en el que se necesita amor.

Alineándose totalmente con el mensaje de John. ¿Tratando de mitigar el enfado que sentirían sus compañeros por su “salida de tiesto”?

DÍA 24

Publicación del Manifiesto SOMA.

Y no en un medio cualquiera. Es el prestigioso periódico “The Times” quien se encarga de su edición.

En el Many Years from Now aparece el interesante dato de que, entre otros, firmó Jonathan Miller, hijo de Emmanuel Miller, gran amigo y compañero del doctor Richard Asher, implicado en la experimentación con LSD. Jonathan era, además, gran amigo de Jane Asher.

Y es en este momento cuando se produce “la gran ruptura” de los tres Beatles con Faul.

George, John y Ringo asisten, entre sorprendidos y asqueados, a la segunda exposición del nombre de los Beatles como medio para promover la droga.

Es importante resaltar que, cuando firman el manifiesto el día 2 de junio, no saben cuándo se va a publicar ni en qué medio. Ni tampoco son conscientes de las declaraciones que había vertido Faul sobre el LSD y que serían publicadas dos semanas después.

No tenían ni idea de la repercusión que iba a tener todo aquello. De repente se dan cuenta de que Faul actúa por su cuenta en nombre de la banda. Y con oscuras intenciones.

Acaban de ser conscientes de la verdad: Faul no está ahí como “arreglo temporal”. No ha venido para ayudarles ni para ponerse a su servicio.

Están siendo manipulados.

Y empiezan a pensar qué hacer.

AGOSTO

DÍA 8

George visita el cruce de calles Haigh-Ashbury de San Francisco, germen del movimiento hippie y punto neurálgico de la trama del LSD en USA.

Haigh-Ashbury en 1967

Mientras pasea, un grupo de jóvenes le grita: “¡Eres nuestro líder, George!”.

Él, sin poder ocultar su malestar, les responde solemne:

Sois vosotros los que deberíais estar guiándoos a vosotros mismos. No tendríais que estar pensando en seguir líderes, ni a mí, ni a ningún otro.

Su arenga sorprende a los presentes, que no estaban acostumbrados a ver al “Quiet Beatle” tan enfadado.

DÍA 14

Malka “Queenie” Epstein, madre de Brian, inicia una estancia de 10 días con su hijo.

DÍAS 22 Y 23

Los Beatles, tras dos meses sin pisar el estudio, registran inesperadamente la canción Your Mother should Know.

Se trata de un tema que, tras analizar el espectro de voz, sabemos que fue cantado por Paul verdadero, por lo que se trataría de un trabajo que dejó sin editar antes de morir.

Es una canción del estilo de la época del Revolver que tiene el toque de Good Day Sunshine, con batería y piano predominantes, este último tocado por el propio Paul. Un tema sencillo, divertido y con energía.

Escrito en clave de La Menor y con un compás de 4/4, rasgos típicos de Paul en el 66. Otro ejemplo similar sería Got to Into My Life.

Otro detalle es que está inspirada en el musical de Broadway A Taste of Honey, cuya canción principal versionaron los Beatles, con Paul en la voz principal, en 1963.

Tal vez quedó descartada del Revolver y tampoco se llegó a utilizar en el Sargent Pepper’s.

Brian Epstein, que rara vez acudía a las grabaciones y menos durante el 67, decide ir a visitarlos y asiste atento al proceso de edición. En declaraciones posteriores, George dirá que Brian se encontraba animado y con una actitud positiva.

Será la última vez que lo vean con vida.

DÍA 24

John, Faul y George asisten en Londres a una conferencia del Maharisi Mahesh Yogi, impulsor de la Meditación Trascendental.

Al finalizar la charla, el Maharisi se acerca a saludarlos y les invita a visitar su centro en Bangor, Gales, para asistir a un cursillo de meditación que comenzará al día siguiente.

La madre de Brian abandona Londres tras haber pasado unos días en compañía de su hijo.

Será la última vez que lo vea con vida.

DÍA 25

Los Beatles viajan a Bangor para el cursillo de Meditación Trascendental del Maharisi.

Video sin audio que muestra algunas de las imágenes del día de su llegada, con amplia cobertura de la prensa

Unas horas después de llegar reciben una llamada de Brian asegurándoles que se reunirá con ellos el lunes, pues está muy interesado en aprender más sobre estas técnicas.

DÍA 26

Tras asistir a un seminario introductorio del Maharisi, deciden convocar una rueda de prensa para todos los reporteros que se agolpaban a las puertas de las instalaciones.

George es quien toma la iniciativa. Los demás, incluido Faul, le secundan.

Esto fue lo que dijeron:

George: El LSD no es realmente la respuesta. No te da nada. Te permite ver un montón de posibilidades que antes no habías notado, pero no es la respuesta. No se toma el LSD y ya está, estás bien para siempre. Para colocarte de verdad, tienes que hacerlo directamente. Si quieres colocarte, no puedes colocarte con LSD. Puedes tomarlo y tomarlo tantas veces como quieras, pero llegas a un punto en el que no puedes llegar más lejos a menos que dejes de tomarlo.

George se muestra tajante y, además, contradice absolutamente lo que Faul había afirmado meses antes. El LSD NO es la respuesta. No es una cura universal. No es nada. Ese era el mensaje que quería expresar George. Se mostraba impaciente por hacerlo, puesto que, aun siendo el Beatle “tranquilo”, el que menos solía intervenir en estas ocasiones, es el primero en hablar.

Faul: No puedes seguir tomando drogas para siempre. Llegas a un punto en el que tomas quince aspirinas al día sin que te duela la cabeza. Buscábamos algo más natural. Esto es. Fue una experiencia por la que pasamos. Ahora ha terminado y ya no la necesitamos. Creemos que estamos encontrando otras formas de llegar.

Contradiciéndose a sí mismo también, aunque de forma más tibia.

George: Te ayuda a encontrar la plenitud en la vida, te ayuda a vivir la vida al máximo. Los jóvenes buscan un poco de paz en su interior.

John: No te creas ese jazz de que no puedes hacer nada, y ‘colócate y déjate caer, tío’ – porque tienes que colocarte y dejarte caer, o te van a caer encima.

George: No sabemos cómo se reflejará esto en la música (refiriéndose a la meditación trascendental). No esperes escuchar la Meditación Trascendental todo el tiempo. No queremos que esto salga como Cliff y Billy Graham.

Como vemos, algo había sucedido en este lapso de tiempo. Los Beatles, airados por los últimos acontecimientos, habían acordado aprovechar esta situación para desmentir que estuvieran a favor del uso del LSD. Tanto es así que acorralaron a Faul y le obligaron a claudicar y a contradecirse a sí mismo, por más que eso pudiera dañar su imagen. Él trata de arreglarlo con un “sí, lo tomábamos, pero ya no nos gusta” para tratar de quedar en el mejor lugar posible.

¿Y cómo es que Faul consiente en prestarse a esto? Quizá los que movían los hilos no tuvieron, en aquel momento, forma de salir del brete. Con los Beatles a punto de escapar de su control, tuvieron que dejarles actuar, mientras pensaban su siguiente movimiento.

DÍA 27

Brian Epstein es encontrado muerto en su casa de Chapel Street, Londres.

Peter Brown contacta con los Beatles, que siguen en Gales. A pesar de que es Jane Asher la que atiende la llamada, pide hablar directamente con Faul.

Según testimonios posteriores, John, al enterarse de la noticia, le susurra a George: “Ahora sí que estamos jodidos”.

Este es el cuarto y último hecho clave de este artículo. Y tiene la suficiente importancia como para detenernos aquí y dedicar una nota completa a la figura de Brian Epstein y su misteriosa muerte.

Continuará…

Por Lady Ruth y Jaime Macarni
Con la colaboración de Ariana Moctezuma

BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES

DAVIES, HUNTER, The Beatles, W.W Norton & Company, 2004

https://www.beatlesbible.com/1967/08/26/the-beatles-renounce-the-use-of-drugs/

http://www.beatlesinterviews.org/db1967.0619.beatles.html

https://canamo.net/cultura/reportaje/la-primera-fumada-colectiva-reivindicativa-y-su-repercusion-en-la-prensa-espanola

https://www.songfacts.com/facts/the-beatles/all-you-need-is-love

https://www.songfacts.com/facts/the-beatles/you-know-my-name-look-up-the-number

https://ultimateclassicrock.com/paul-mccartney-meets-linda-eastman/

MILES, BARRY, Many Years From Now, St. Martin’s Press, 1998

SIERRA I FABRA, JORDI, Diario The Beatles, Edaf, 2012

5 comentarios en “LA CONSPIRACIÓN DE LOS BEATLES, CAPÍTULO 8: LA BATALLA DEL LSD (abril a agosto del 67)”

  1. Muy interesante estos artículos referente a the beatles y todo la gente que les rodearon, Muchas felicidades por este magistral trabajo de investigación. Gracias Lady Ruth 👌👍👏👏👏👏👏👏👏

  2. Excelente artículo,ahi vemos a Faul en su real y asquerosa dimensión.Gracias por ese arte de mostrarnos cada personaje tal cual como son.Tengo ya muchas ganas de saber mas de Brian y todo lo que aportó a la Banda.

  3. Lay saludos desde Ecuador- Guayaquil, es un gusto saber sobre ti, siempre seguía con muchos interés todos tus artículos, incluso los repaso siempre, es indudable que algo sospechoso siempre se tejió entorno al PID, muchos artistas encubiertos todos vendidos a las elites, algo curioso que vi en el logo de los Beatles es que si inviertes la letra B es la cara de un búho ( adoración a MOLOH) y las tres letras restantes EAT ( comer o comida a MOLOH) quisiera que opines de esto o es una fantasía mía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.