Jimi Hendrix: las amistades peligrosas 2/2

EL CAMBIO

A finales de 1968 la extorsión del productor Ed Chapin continuó implacable, lo que obligó a rehacer los contratos, saliendo Jimi muy poco favorecido. Este es el motivo por el cual hay tanto disco sin sentido en esta época. Empezó a publicar los álbumes de Curtis Knight y todas las grabaciones que había hecho como músico de sesión para venderlas como material Hendrix. Esto le trajo muchos problemas, incluso se dice que llegó a hablar con John Lennon para pedirle que mediara entre él y Capitol. Pero no hubo nada que hacer y los discos acabaron comercializándose. John le dijo a Jimi: “Te están castigando por tener talento”.

Y uno se pregunta, ¿por qué no le pediría ayuda a Faul, que tanto le había apoyado desde el principio y que venía de alzarle en Monterey?

En este momento Chas deja de ser manager del grupo. Había terminado su contrato con Jeffery, igual que Burdon, pero siguió trabajando para ellos durante meses. De hecho, ni Noel ni Mitch se dieron cuenta de que ya no era su manager, sólo Jimi lo sabía.

Hendrix se sentía triste, atrapado en una situación que no era capaz de controlar, víctima de las maquinaciones de managers, productores y discográficas. Sufrió una crisis que afectó a su motivación y a las relaciones con sus compañeros. Para febrero el descontento de Noel era tal que comenzó a plantearse abandonar la banda.

Martin Luther King durante un discurso

Durante estos primeros meses de 1969 Jimi tuvo tiempo para reflexionar. No era capaz de olvidar la muerte de Martin Luther King ni su labor en defensa de los derechos civiles de la gente de color. Durante unas cortas vacaciones en Nueva York, a mediados de abril, tuvo un contacto con los Panteras Negras.

Esta organización había comenzado sus actividades formando patrullas que vigilaban el comportamiento de la policía para prevenir ataques racistas, para luego pasar a organizar actividades sociales en ayuda de los ciudadanos afroamericanos más desfavorecidos. Lamentablemente, estas bondades quedaban eclipsadas por las actuaciones violentas de algunos sectores más agresivos que optaban por la lucha armada.

El FBI los declaró “la mayor amenaza interna para la seguridad del país” y creó un programa secreto para desprestigiarlos haciendo uso de todo tipo de tácticas oscuras.

A finales de abril, en una revista para adolescentes de escasa tirada, apareció una entrevista de Jimi en la cual decía lo siguiente:

Manifestación de los Panteras Negras a finales de los 60

Tenemos que lograr que los Panteras Negras no maten a nadie. Sino que asusten a los funcionarios federales. Sé que suena a guerra, pero eso es lo que va a pasar. Tiene que ser una guerra. Tienes que ver la realidad y darte cuenta de que hay algunas personas malvadas alrededor que quieren que seas pasivo, débil y pacífico para poder pasar sobre ti como si fueras gelatina untada en pan. Hay que combatir el fuego con el fuego.

Jimi acababa de poner la primera baldosa en el camino hacia su final. Según han descubierto diversos investigadores que han tenido acceso a documentos desclasificados, a principios de mayo de 1969 se produjo la apertura de un expediente en los archivos del FBI con el nombre “JAMES MARSHALL HENDRIX”.

El 3 de mayo Jimi fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Toronto. Revisando su equipaje habían encontrado una bolsa que contenía una pequeña cantidad de heroína y hachís. Jimi aseguró no saber nada de esa bolsa y acusó a un tercero de haberle colocado las drogas.

Foto tomada durante la detención

Según contaría Monika Dannemann años después en su libro, Jimi llegó a decirle en confianza que sospechaba de Michael Jeffery, en un intento de “darle una lección”:

Jeffery se había dado cuenta de que el arresto en Toronto sería una manera sencilla de silenciar a Jimi. No le gustaba que Jimi tuviera amigos que pusieran ideas en su cabeza y le proporcionaran fuerza. Lo prefería aislado, o mezclado con determinadas personas que Jeffery podía usar para influirle y manipularle.

Mitchell y Redding, en sendas entrevistas posteriores, comentaron que les habían avisado de que iba a haber una redada en Toronto (lo que demostraría que fue un acto planificado) y también coincidieron en afirmar que a Hendrix le colocaron las drogas en la bolsa.

El 5 de mayo Jimi acudió ante el juez para la lectura de los cargos y fue liberado bajo fianza en espera de juicio.

Para entonces las relaciones entre los tres miembros de los Experience estaban prácticamente muertas, en especial entre Noel y Jimi. A mediados de junio Jimi anunció que Noel iba a ser sustituido por Billy Cox, un antiguo amigo suyo de la época del ejército. El 29 de junio se celebró el que sería el último concierto de los primeros Experience, en el Denver Pop Festival, un evento de tres días que acabó con cargas policiales y de la que casi no salen vivos ellos mismos, pues su furgoneta fue asaltada por fans enloquecidos.

La detención en Toronto había destrozado a Jimi, que sufría pensando que podía acabar con sus huesos en la cárcel. Michael Jeffery le convenció para alojarse durante unas semanas en un caserío del norte de Nueva York, para que pudiera descansar y se animara a componer nuevas canciones.

Aislado y asustado… El plan de Jeffery parecía estar saliendo a pedir de boca.

Pero entonces sucedió lo que supondría el punto de inflexión en toda esta historia. Algo que ningún escritor ni estudioso de la vida de Hendrix ha sabido interpretar correctamente ni relacionar con lo que sucedió después.

El 2 de julio de 1969 muere, en extrañas circunstancias, el ex Rolling Stone Brian Jones.

El gran amigo de Jimi, su apoyo al llegar a Londres, su gurú de moda y estilo, su compañero de juergas y confidencias.

No sabemos si Jimi era conocedor de la verdadera naturaleza de Brian, ni el porqué de su asesinato. Pero sí tenemos claro que su desaparición provocó el mayor cambio de actitud en su vida. Fue el detonante.

En agosto de 1969 Jimi fue cabeza de cartel del Woodstock Music and Art Fair. A petición suya, cerraron el festival el último día a las ocho de la mañana. Para cuando le tocó salir al escenario llevaba despierto más de tres días, debido a un consumo exorbitante de drogas.

El presentador introdujo a la banda como “The Jimi Hendrix Experience”, pero Jimi puntualizó que ya no eran ellos, sino que ahora se llamaban “Gypsy Sun and Rainbows”. Acababa de nacer la “Band of Gypsys”.

El punto álgido de la actuación fue una versión del himno de Estados Unidos, para la cual hizo uso de la distorsión con el objetivo de simular el ruido de cohetes, bombas y gente gritando, en una clara denuncia de la Guerra de Vietnam.

El archivo del FBI a nombre de Hendrix debía de estar echando humo.

Cuando terminó la actuación y tras abandonar el escenario, cuentan que se desplomó exhausto.

En la madrugada del 20 al 21 de octubre estalla un escándalo sin precedentes: Ruby Yonge, locutor de la emisora de radio WABC, dedica todo un programa a defender la teoría de la muerte y sustitución de Paul McCartney.

Al día siguiente Jimi Hendrix envía un telegrama a «McCartney» instándole a reunirse con él para “tocar juntos”. Un telegrama indica urgencia, y no parece una casualidad que esto sucediera justo el día después de la emisión del programa, con medio mundo preguntándose qué pasaba con Paul McCartney.

Él no le respondió. Ese día estaba muy ocupado tratando de convencer a la prensa de que “estaba vivo”. Fue Peter Brown el encargado de ello, enviándole otro telegrama a Jimi informándole de que «Paul» acababa de marcharse de vacaciones y de que posiblemente estaría allí un par de semanas.

A la derecha el telegrama de Jimi, a la izquierda la respuesta de Brown

¿Cuál sería el verdadero motivo por el que Jimi quería verlo con tanta premura?

Su mejor amigo había muerto hacía tres meses en dudosas circunstancias y ahora uno de sus mayores mentores estaba siendo acusado de ser un farsante. Sabía que algo se estaba cocinando en las cloacas. Tal vez, simplemente, necesitaba respuestas.

El 28 de enero de 1970 Jimi y su nueva banda participaron en un concierto celebrado en el Madison Square Garden de Nueva York en beneficio del comité contra la Guerra de Vietnam. En este festival, además, se aprovechó para defender la inocencia de los acusados por los disturbios de Chicago acontecidos un año antes, y que estaban siendo enjuiciados en ese momento.

Los «Chicago Eight», posteriormente convertidos en «Chicago Seven», posan junto a su abogado antes del juicio

El guitarrista Johnny Winter narró que Jimi entró en el backstage cabizbajo, se sentó solo en un sofá, colocó la cabeza entre sus manos y estuvo así, sin mover un dedo, hasta que le tocó salir a actuar. Tras comenzar el show una mujer del público le gritó pidiéndole que tocara “Foxy Lady”, a lo cual Jimi se negó furibundo. Presentó la canción “Earth Blues” diciendo: “esto es lo que pasa cuando la Tierra le jode al espacio”. Después se sentó al pie de la batería, permaneció allí unos segundos y abandonó el escenario repentinamente.

Sus compañeros de grupo, Billy Cox y Buddy Miles, declararían después que Jeffery le había dado LSD justo antes de la actuación, para sabotear a la nueva banda en un intento de reunir de nuevo a los Experience.

Yo tampoco dudo de que fuera Jeffery el responsable de este desastre. Pero, ¿fue ese el verdadero motivo? ¿O quizá lo que intentó fue hacer quedar mal a Jimi en un concierto reivindicativo y claramente pacifista para boicotear su mensaje?

Debido a esto Cox y Miles se enfrentaron a Jeffery, acusándole de haber dado al traste con la actuación. El resultado fue la dimisión del primero y el despido fulminante del segundo. Ese fue el final de la Band of Gypsys, el proyecto personal de Jimi, el único que había intentado manejar por sí mismo.

Después de esto Jeffery se afanó en intentar reunir de nuevo a la formación original de los Experience, pero Jimi se opuso a volver a trabajar con Noel, aunque si aceptó recibir de nuevo a Mitch y convenció a Billy de que se quedara a su lado. Él quería llamarse “The Cry of Love Band” pero Jeffery obligó a promotores y publicistas a que siguieran utilizando el nombre de “The Jimi Hendrix Experience” o, simplemente, “Jimi Hendrix”.

Durante la primera mitad de 1970 Jimi se dedicó a trabajar en las canciones que formarían su siguiente álbum.

El mes de julio transcurrió entre conciertos multitudinarios, dentro del marco de su gira estadounidense. El 17 de julio tocaron en el New York Pop Festival; Hendrix había consumido drogas antes de la actuación y fue un desastre.

Jeffery, víctima de inexplicables problemas económicos, tuvo la feliz idea de proponerle a la Warner (dueña real de la Reprise Records) la filmación de una película documental destinada al público juvenil. Les pidió un adelanto de 450.000 dólares con la promesa de que Jimi Hendrix interpretaría la banda sonora.

Carátula de la película

Así fue como se grabó, a finales de julio del 70, “Rainbow Bridge”, que contenía como reclamo principal imágenes de la actuación de Jimi en Hawai.  La película pretendía ser un retrato de la juventud de la época, centrándose en el movimiento hippie, pero acabó siendo una apología del consumo de droga, especialmente el LSD.

Jimi no quería saber nada del film e intento negarse a participar en el proyecto, pero se vio obligado por Jeffery, creador e instigador tras la idea. Durante la grabación, Jimi se mostraba triste y apagado, soltando frases lapidarias del tipo “la próxima vez que me veas será en una caja de pino” o “no, no tengo que tomar decisiones sobre el futuro, dentro de poco no estaré aquí, no estaré en mi cuerpo, estaré muerto”.

Pero, en un último y valeroso intento de salir a flote, Jimi comenzó a dar pasos en otra dirección. Se dedicó a investigar las finanzas de Jeffery, tomó contactos con gente que podía proporcionarle información sobre sus actividades. Se dio cuenta de que su manager no sólo le estaba estafando, sino que también le robaba y le amenazaba por medio de otras personas. Fue en este momento cuando supo que había sido él quien le había puesto la droga en la maleta y quien le había estado proporcionando LSD adulterado.

Recordó que, hacía un par de meses, unos tipos que decían ser de la mafia lo habían secuestrado y lo habían retenido durante unos días hasta que Jeffery lo rescató “milagrosamente” sin mayores consecuencias, a condición de que no se “distanciara de él”.

Confirmar estas sospechas fue como abrir la tapa de la esclusa, haciendo que la realidad se abriera camino a borbotones a través de su mente.

Y estalló.

A finales de agosto, durante su aclamada actuación en el Festival de Isle of Wight, interpretó la versión del Sargent Pepper’s. Por su actitud parecía tratarse de un llamamiento a “McCartney”, del tipo que fuera.

Merece la pena también, como último homenaje y recuerdo a Jimi, rememorar su sublime interpretación de All Along the Watchtower en este concierto.

Jimi se encontraba en un excelente estado físico y con una fuerza como hacía tiempo que no demostraba.

A principios de septiembre The Cry of Love Band comenzó su gira europea. Durante el concierto en Dinamarca, y después de haber tocado tan sólo dos canciones, Jimi le gritó a la multitud: “He estado muerto durante mucho tiempo, pero ya no lo estoy”. Dicho esto, dejó su guitarra y abandonó el escenario.

Jeffery contratacó. Tras el concierto de Suecia, alguien le echó a Billy Cox un alucinógeno muy potente en la bebida. Billy, que no estaba tan acostumbrado al LSD, se volvió completamente loco. Estuvo enfermo varios días y no mejoraba. Al terminar el último concierto en Alemania regresaron a Londres y seguía empeorando. Le visitó el médico en multitud de ocasiones, pero no encontraban remedio para su estado. Finalmente tuvo que volver a Estados Unidos, a casa de sus padres donde, con el tiempo, consiguió recuperarse.

A la izquierda, Billy Cox

Ha habido numerosos allegados a Jimi que han testificado que era habitual que “alguien” le echara LSD a Jimi en la bebida. Billy también era un chico de color, llevaba el pelo a lo afro, es posible que el LSD fuera destinado a Jimi y se lo suministraran a Billy por error.

Jimi estuvo con su amigo todo el tiempo, al pie de su cama, cuidándole. Destrozado y deprimido al ver el estado en el que se encontraba. Fue durante estos días cuando concedió una entrevista en la que declaró que ya no quería saber nada del LSD.

Y también fue entonces cuando terminó su última canción, que formaría parte de su nuevo álbum de estudio, cuyo título iba a ser “Firs Rays of The New Rising Sun” (Los primeros rayos del nuevo sol naciente):

 FREEDOM - LIBERTAD
Tienes mi orgullo
Colgando de mi cama
Te entrometes en mi vida
Así que he comprado balas
Incluso te entrometes con mis hijos
Y después le gritas a mi mujer
¡Déjame en paz!
Si quieres salir vivo de aquí


Libertad, libertad, dámela
Libertad, libertad, dámela

Eso es lo que necesito ahora
Libertad, libertad, dámela
Para vivir.


Tienes mi corazón
Pidiendo LSD
Tienes mi alma
Gritando y dando alaridos
Sabes que me has quitado la novia
Conoces al tipo que vende las drogas
Bien, ya no lo necesito
Sólo intento quitárselo a ella de sus manos


Libertad…


No tienes que decir que me quieres
Si no lo sientes
Será mejor que lo creas
¿O sólo quieres desangrarme?
Mejor apuñala a otro
Y déjame que me vaya
Déjame ser libre


¡Está bien!
Con la mirada fija al frente
Levántate y mira al frente
Libertad para poder vivir
Libertad para poder dar
Libertad para poder vivir
Libertad  

Ahogado por la angustia, la rabia y la impotencia, Jimi clamaba por ser libre. Esta canción era su grito desesperado.

No llegó a verla publicada en vida.

LA MUERTE

La primera versión de Monika Dannemann

Como ya hemos comentado antes, Jimi llevaba tiempo manteniendo una relación con la modelo danesa Kirsten Nefer.

Jimi con Kirsten el 3 de septiembre de 1970

Parecía que iba en serio, puesto que le había pedido matrimonio. Pero en septiembre de 1970 ella se encontraba de viaje. Jimi odiaba estar solo y se llevaba muy bien con Monika, así que la llamó para pasar este tiempo en su compañía.

Es por esto que Monika tiene el dudoso honor de haber pasado con Jimi los últimos días de su vida y de haber estado allí en el momento de su muerte.

La primera versión -y, a la postre, la oficial- que tenemos de los acontecimientos se basa totalmente en su testimonio.

Y esto es así porque durante la investigación la única persona que fue entrevistada por la policía fue Monika. No se llamó a testificar a ninguno de los médicos ni al personal de la ambulancia que lo atendió en primer lugar.

De manera que vamos a ver qué nos cuenta Monika de lo que, según ella, le aconteció a Jimi sus últimos días:

Miércoles, 16 de septiembre

Por la noche decidió llevar a Jimi al Ronnie Scott’s Club donde se encuentran con su antigua novia-groupie (y asalariada de Michael Jeffery) Devon. Tomaron unas copas y a medianoche se fueron los tres juntos al apartamento. Estuvieron charlando de temas diversos: religión, cosmología, astronomía, arte, música y símbolos de vudú (extraño esto último). Se pusieron a dibujar bocetos para la portada del siguiente álbum

Fue un poco más tarde cuando Jimi sacó el tema de las drogas. Según Monika, llevaba ya tiempo insistiéndole en que quería que dejara de tomarlas, sobre todo cuando estaba con él. Este detalle nos recuerda a la canción Freedom: “Debes recordar siempre lo que te estoy diciendo, por favor, aléjate de las drogas”.

Devon se marchó y Monika y Jimi se fueron a dormir.

Jueves, 17 de septiembre

Pasaron el día juntos paseando, charlando y yendo de compras. Por la noche fueron a una fiesta y regresaron al apartamento, donde Jimi tomó un sándwich acompañado de una copa de vino tinto.

Fotografía tomada por Monika aquel día

Después de la cena Jimi se desvistió y se metió en la cama. Monika se fue a bañar y se lavó el pelo. Se tomó unas pastillas para dormir, fue a la cama y estuvo hablando con él un rato. En sus propias palabras: “cuando nos fuimos a dormir, él estaba muy feliz”.

Viernes, 18 de septiembre

Monika se despertó a las siete de la mañana, Jimi dormía plácidamente. No había nada extraño, él respiraba normal. Intentó despertarlo, pero no pudo. Asustada, decidió llamar a Michael Jeffery para preguntarle qué debía hacer.

Me sorprende que a nadie le pareciera extraño esto: ante la posibilidad de que la persona con la estás se encuentre enferma, ¿llamas al manager? ¿Qué haríais vosotros? ¿No marcaríais, inmediatamente y sin pensarlo dos veces, el teléfono de emergencias?

Imagen actual del Samarkand Hotel

La ambulancia llegó sobre las once de la mañana. Los paramédicos subieron a Jimi a una camilla y lo introdujeron en el vehículo. Siempre según Monika, durante todo este proceso él seguía vivo. Rogó porque la dejaran acompañarle, a lo que accedieron. Una vez en el hospital quedó esperando noticias mientras los doctores atendían a Jimi. A pesar de todos sus esfuerzos, no se pudo hacer nada por su vida.

Y hasta aquí el aséptico testimonio de Monika.

En ninguna parte se dice que Jimi vomitara. Y esto es crucial porque posteriormente Monika se dedicó a culpar a los paramédicos de negligencia por no haber impedido que Jimi se ahogara en su propio vómito, lo cual habría sido la causa de su muerte.

La investigación de Kathy Etchingham

Kathy fue la mujer que más tiempo pasó con Jimi y, aunque en ocasiones su relación fuera turbulenta, ella siempre habló bien de él y lo recordó con cariño. Su tiempo con Hendrix la marcó en muchos sentidos. Tanto que, veinte años después de la muerte del artista, y a pesar de estar casada con un importante médico y haber rehecho su vida, decidió investigar por su cuenta para esclarecer las circunstancias de su muerte.

Y es por este motivo que tenemos la suerte de disponer de otros testimonios al margen del de Monika, que acabarán conformando una versión notablemente distinta.

Miércoles, 16 de septiembre: la versión de Alan Douglas

Kathy descubrió que en el pub al que habían ido Monika y Jimi se habían encontrado con alguien más aparte de Devon: el productor Alan Douglas, viejo conocido de Jimi. Contactó con él, que le confirmó que había estado allí y le contó lo que había sucedido.

Alan Douglas en los 70

Fueron los cuatro al apartamento (recordemos: Monika, Devon, Jimi y Alan) y tuvieron una agradable charla. Poco a poco la conversación fue derivando hacia otros derroteros: Jimi le dijo a Alan que quería librarse de Michael Jeffery porque le estaba robando. Le contó el suceso acontecido meses atrás en el que había sido secuestrado y le confesó que sospechaba de la implicación del manager. Su contrato finalizaba en diciembre, pero él quería solucionar el asunto cuanto antes, de forma que le pidió ayuda.

Ambos trazaron un plan y al día siguiente Alan partió hacia Nueva York para comenzar a dar los primeros pasos. Fue claro en afirmar ante las preguntas de Kathy que, cuando se marchó del apartamento, Devon todavía estaba allí. Y que las dos, Monika y ella, habían estado al tanto de la conversación.

Es el momento de plantearse la primera pregunta clave: ¿por qué no informó Monika de este encuentro?

Jueves, 17 de septiembre

Una vez más, Kathy encontró discrepancias en lo referido por Monika sobre aquel, supuestamente, idílico y tranquilo día.

Después de haber ido de compras y de camino al apartamento en el coche, Jimi vio a dos chicas jóvenes y guapas haciéndole gestos. Él las invitó a acompañarlos al alojamiento. Aunque Monika, en un principio, no protestó, se fue poniendo cada vez más celosa conforme avanzaba la velada. Ya sabemos que Jimi era todo un seductor, así que es de suponer que se desharía en atenciones con sus invitadas.

Monika acabó por marcharse enfadada y Jimi la siguió. Trató de disculparse, pero ella no quiso saber nada. Jimi se marchó a una fiesta, la misma que Monika refería en su testimonio. A la media hora de estar allí Monika comenzó a llamar a la puerta de la casa, pidiéndole a Jimi que saliera. Él en principio la ignoró, pero tal fue su insistencia y la escena que estaba montando que consiguió convencerlo para que la acompañara. Eran las tres de la mañana.

Viernes, 18 de septiembre: la versión de los paramédicos

Kathy consiguió localizar a uno de los conductores de la ambulancia que atendieron a Jimi aquella mañana. Lo conocimos al comienzo de la primera parte de este artículo: se trata de Reg Jones.

Según le contó Reg, cuando llegaron al apartamento Monika no se encontraba allí. La puerta estaba abierta de par en par, por lo que pudieron entrar sin problemas. Jimi estaba tumbado sobre la cama, rodeado de vómito de color marrón. No tenía pulso. Sus vías respiratorias estaban bloqueadas, por lo que no pudieron hacer ningún intento de reanimación. A su juicio, no cabía duda de que llevaba muerto varias horas. Lo subieron a la camilla y lo introdujeron en la ambulancia. Nadie, aparte de ellos, acompañó a Jimi en su viaje al hospital.

Las posteriores versiones de Monika Dannemann

Por si el testimonio de Monika no hubiera perdido ya suficiente credibilidad resulta que, después de los hechos, se dedicó a cambiar su versión según el día y la persona que la entrevistara. Entre las varias modificaciones que hizo está la hora en la que se despertó: de las siete de la mañana pasó a las once, para retrasarlo después a las diez y veinte y dejarlo definitivamente en las nueve.

De repente, se acordó de que nada más despertarse se había ido a comprar cigarrillos, algo que no había declarado ante el oficial de policía Shaw, que fue quien la había interrogado en primer lugar. ¿Tal vez para justificar que los paramédicos no encontrasen a nadie en el apartamento cuando llegaron?

Es importante señalar que los resultados de la autopsia ofrecían dudas sobre el momento de la muerte (en seguida entraremos de lleno en esto), por lo que Monika se vería obligada a ir cambiando las horas para adecuarlas a los nuevos indicios.

Pero de todos los «olvidos» que tuvo Dannemann hay uno especialmente importante: antes de que llegara la ambulancia había habido alguien más allí.

La versión de Eric Burdon

En el marco de sus investigaciones, Kathy decidió entrevistarse con Eric Burdon. Durante esta conversación Eric ofreció una curiosa versión de lo sucedido en la mañana del viernes 18 de septiembre:

Era muy temprano cuando recibí la llamada de Monika, creo que era casi al amanecer. Le repetí varias veces, gritando, que llamara a una ambulancia, pero no me hacía caso. Pensé que tenía miedo de que la policía encontrase drogas en el apartamento y que no llamaría hasta que no estuviera todo limpio, así que decidí ir allí y ayudarla en la tarea.

De manera que Monika no sólo había llamado a Michael Jeffery, sino que también había contactado con Eric Burdon que decidió presentarse allí como si tal cosa. Que Jimi pudiera estar en peligro daba igual: lo esencial en ese momento era deshacerse de las drogas.

Pero no sólo eso: cuando Monika fue interpelada al respecto de la versión de Burdon, confesó que esa mañana también habían estado allí Gerry Stickells y Eric Barrett, roadies de Jimi contratados por Michael Jeffery.

Es decir: que en el espacio de tiempo desde que Monika se despierta y nota que algo le pasa a Jimi y el momento en que se llama a la ambulancia, dio tiempo de hacer cuatro llamadas telefónicas, esperar a que se desplazaran hasta allí tres personas y limpiar la habitación de drogas y elementos “punibles”.

Y mientras tanto Jimi debatiéndose entre la vida y la muerte.

¿O no?

Porque la falta de premura en llamar a los servicios de emergencia sólo se puede explicar si Jimi ya estaba muerto.

Además, el que una persona se encuentre enferma no implica que la policía vaya a efectuar un registro en el lugar. Algo que se torna imprescindible en el caso de que se haya producido un fallecimiento.

No fue esta la única información que regaló Eric Burdon a la posteridad en referencia a la muerte de Jimi. En ulteriores declaraciones, incluyendo una entrevista en los años 90, Eric apuntó al suicidio. Declaró que en la habitación había encontrado una “nota de despedida” escrita por Jimi, consistente en un poema con una extensión de varias páginas. Esto fue lo que dijo:

El poema sólo dice las cosas que Hendrix siempre ha dicho, pero que nadie escuchó nunca. Era una nota de adiós y una nota de “hola”. No creo que Jimi cometiera suicidio en la forma convencional. Simplemente decidió marcharse cuando él quiso.

También contó que unos días antes había estado ensayando con Jimi y que lo encontró triste, débil y muy torpe.

Aquí tenemos una foto de Jimi un día antes de morir. Al contrario de lo que afirma Burdon, tiene un aspecto alegre y saludable.

Eric acudió a un programa de la BBC el 21 de septiembre, sólo tres días después del fallecimiento, para decir que Jimi se había suicidado. En ese momento no hizo mención a la nota de despedida que había nombrado a la revista Rolling Stone un par de días antes. Raro, siendo que todo su razonamiento se basaba en ella.

Ya en los años noventa Eric modificó su testimonio en una entrevista, llegando a afirmar que cuando llegó, Jimi ya estaba muerto, pero estaba convencido de que se había tratado de un suicidio y por ello habían decidido limpiar de drogas la habitación, al no creer que hubiera nada que ocultar.

La versión oficial – el forense Gavin Thurston

Este es el certificado de defunción de Jimi. Poco hay que reseñar. Tal y como podemos ver en el apartado “causas de la muerte”, se indica que sufrió un ahogamiento por inhalación de vómito en medio de una intoxicación de barbitúricos.

Si leemos un poco más arriba, veremos que dicho veredicto había sido enviado por el forense Gavin Thurston, cuyo reporte oficial databa la hora de la muerte en las 12:45, un poco después del ingreso en urgencias (texto original en inglés):

James Marshall Hendrix, otherwise known as Jimi Hendrix, aged 27 years, a Musician, of suites 507/508, Cumberland Hotel, Great Cumberland Place, W.L., died on 18th September 1970, at St Mary Abbott’s Hospital, Kensignton, as a result of inhalation of vomit due to Barbiturate intoxication (quinalbarbitone) sustained at 12.45 pm on Friday, 18th September 1970.

There being insufficient evidence of the circumstances this is an OPEN verdict.

Before

Gavin Thurston, H.M. Coroner

Además, según el doctor, al no haber suficientes evidencias sobre las circunstancias de la muerte el veredicto se declaraba como “abierto”.

Doctor Teniente Coronel Gavin Thurston, educado en el Dulwich College y el Guy’s Hospital Medical School, sirvió en la Royal Army Medical Corps desde 1939 a 1945 en La India y en el Noroeste de Europa. Fue nombrado forense en Westminster en 1956, puesto que ocupó hasta su muerte en 1980.

Ostentó numerosos cargos de relevancia, pero su fama se debe, principalmente, a haber sido responsable de las autopsias de numerosas celebridades londinenses de los años 60 y 70. Estamos hablando de Tara Browne, el doctor Richard Asher, Brian Epstein, Keith Moon, Brian Jones y Mama Cass. También prestó sus servicios en varios asesinatos atribuidos a los gemelos Kray (jefes de la mafia de Londres en aquel tiempo) y del llamado escándalo Profumo, del cual ya hemos hablado en anteriores artículos. Todos ellos tienen un lugar en la trama del LSD y de la industria musical en Gran Bretaña.

También asistió en las autopsias de Bruce Lee y Judy Garland.

Estamos hablando, en todos los casos, de muertes en extrañas circunstancias y de veredictos forenses altamente cuestionados por otros profesionales que no han dudado en catalogarlos directamente de “chapuzas”.

Uno de ellos fue el doctor Rufus Compson, del Departamento de Medicina Forense del St. George Medical School quien, insatisfecho con las conclusiones del doctor Thurston, decidió llevar a cabo su propia investigación. Estudió el reporte médico original de los primeros exámenes llevados a cabo en el cuerpo de Jimi y descubrió que había restos de arroz en su estómago. Desde que se come hasta que el estómago se vacía han de pasar al menos tres horas, razonó el doctor, y el fallecido había ingerido comida china en la fiesta de Pete Cameron entre las once y las doce de la noche. Lo que situaría la hora de la muerte en no más tarde de las 4 AM.

Atendiendo a la hora en que se avisó a los servicios de emergencia y a que este hecho demostraría que la principal testigo del caso -Monika Dannemann- había mentido, el doctor llegó a la conclusión de que Gavin Thurston se había precipitado en su veredicto.

¿Qué le pasó entonces a Jimi? ¿Cuándo y cómo murió?

Hemos de volver ahora a Eric Burdon. El 26 de septiembre se emitió esta actuación suya en el programa “Beat-Club”, para la cual escogió la canción “Spill the Wine”, una versión que había grabado unos meses antes.

A partir del minuto 4:00 finge estar hipnotizándose a sí mismo con una pulsera y después hace como si se la tragara. ¿Manipulación mental? ¿Ahogamiento? ¿Por qué escogió una canción que hablaba de “derramar vino”?

La versión del Doctor Bannister: el vino tinto

El doctor John Bannister fue uno de los médicos que atendieron a Jimi a su llegada al hospital. Tiempo después de la muerte de Hendrix concedió varias entrevistas al periódico The Times y a la BBC, pero apenas trascendieron. Fue Tony Brown, el autor del libro Jimi Hendrix: The Final Days, quien las recuperó en 1997.

Brown sólo quería algo de información de primera mano para su historia, pero lo que encontró le provocó un shock.

Este es el testimonio completo del doctor Bannister:

Jimi Hendrix llevaba tiempo muerto, sin ninguna duda, horas más que minutos. No tenía ningún pulso. El interior de su boca y las membranas mucosas ya estaban negras. Había dejado de tener circulación a través de sus tejidos desde hacía varias horas antes de llegar al hospital. Estaba completamente frío. Personalmente pienso que llevaba muerto mucho tiempo. Estaba frío y de color azul. Tenía todos los parámetros de alguien que lleva muerto varias horas.

Había vino tinto saliendo de su nariz y su boca. Era horrible. Tengo muy vívida esa escena, porque no sueles ver a menudo gente que se ha ahogado en su propio vino tinto. Había vino tinto cubriéndole por todas partes. Creo que estaba desnudo cuando murió, pero le habían colocado algo, tal vez una toalla o un jersey, alrededor del cuello. Esto también estaba lleno de vino tinto. Su pelo estaba despeinado.

El personal médico utilizó un aspirador de 18 pulgadas para intentar limpiarle las vías respiratorias, pero estaba lleno de vino tinto desde el estómago hasta la garganta.

Trabajamos en él durante media hora sin ninguna respuesta. Había un médico de guardia, yo, el personal de enfermería y creo que otro médico. Ni siquiera sabía quién era Jimi Hendrix. Es trágico que un tipo así haya muerto en esas circunstancias.

Además, no había apenas alcohol en el torrente sanguíneo. Aparentemente, alguien vertió el vino tinto a través de su garganta para causarle intencionadamente una asfixia, después de haberle provocado una intoxicación de barbitúricos. Esta persona le deslizó una gran cantidad de barbitúricos que le causaron un coma temporal. Durante este tiempo sus reflejos naturales dejaron de funcionar. Esto significa que perdió la capacidad de toser como respuesta natural al líquido que bajaba por su tráquea. Sin la capacidad de toser se ahogó fácilmente. Y se ahogó de una manera extremadamente siniestra. Grandes cantidades de vino tinto fueron vertidas en su garganta. Mientras se asfixiaba arrojó enormes cantidades de vómito, algo que normalmente ocurre con las víctimas de ahogamiento. Pero no murió ahogado con su propio vómito, sino con vino tinto.

El forense obvió todo esto en su veredicto, se focalizó en los barbitúricos y en el vómito y no en el vino tinto que salía, de manera forzada, después de inundar sus pulmones y causarle la muerte. Con esto se evitaba toda implicación de asesinato.

Nada que añadir al testimonio del doctor, aunque quizá Eric Burdon podría explicarnos cómo no le pareció raro que alguien que se ha suicidado tomando drogas aparezca cubierto de vino tinto de la cabeza a los pies.

Asesinado por la mafia

Según se recoge en el libro de Alex Constantine, The Cover War Againts Rock, en una entrevista radiofónica transmitida en Holanda a principios de los 70, una ex novia de Jimi Hendrix que no quiso dar su nombre respondió “sí” a la pregunta, “¿fue Hendrix asesinado por la mafia?”

Quizá, ni el periodista que hizo la pregunta ni la chica que la respondió, conocían en ese momento los datos proporcionados por John Bannister. Y es que esa muerte “extraordinariamente siniestra” que nos describió el doctor concuerda con algunos testimonios de personas asociadas a la mafia. Las cuales han revelado que una de las formas elegidas para llevar a cabo ajustes de cuentas es, precisamente, obligar a la gente a beber ingentes cantidades de vino. La mayoría de las veces únicamente sirve para “dar una lección” a alguien díscolo, pero en otras ocasiones van más allá.

Para entender el significado de esta horrible práctica tenemos que remontarnos al siglo XV, cuando el rey inglés Eduardo IV descubrió que su hermano, Jorge de Plantagenet, estaba conspirando contra él para derrocarle. El monarca lo condenó a ser ahogado en vino tinto, para lo cual lo introdujeron en un balde lleno de este líquido hasta los topes y cerraron la tapa.

Al parecer la mafia reserva esta muerte para los actos que ellos consideran de la más alta traición.

Sabemos que Michael Jeffery, aparte de trabajar para la CIA, estaba fuertemente vinculado con la mafia, hasta el punto de haber ordenado a unos sicarios que secuestrasen a Jimi para darle un susto.

Sabemos que Jimi quería dejar de ser un peón. Ya no quería consumir drogas ni poner en peligro a los que más quería.

Sabemos que Jimi estaba harto de Jeffery y que en la madrugada del 17 de septiembre había trazado un plan junto con el productor Alan Douglas para librarse de él.

Y justo muere la noche siguiente.

La cuestión es, ¿quién avisó a Michael Jeffery de los planes de Jimi? ¿Quién estaba con él aquella noche además de Douglas?

VÍCTIMAS COLATERALES

Devon, a la izquierda, en el funeral de Jimi

Devon Wilson falleció el 2 de febrero de 1971, cuatro meses después de la muerte de Jimi. Devastada por la pérdida, se trasladó a Nueva York y trató de olvidar sus penas a base de drogas y alcohol.

Fue hallada muerta en la acera, tras haber saltado desde el balcón del octavo piso del Hotel Chelsea.

Michael Jeffery falleció el 5 de marzo de 1973, cuando el avión en el que viajaba sufrió un accidente debido a una “tara de fabricación”, estrellándose sobre Nantes, Francia.

El mayor defecto de Jeffery estaba compuesto por tres factores: vanidad, falta de discreción y alcoholismo. Y consistía en ser un bocazas.

Tres semanas antes de su muerte Noel Redding había declarado en una entrevista que el manager era un agente de la Inteligencia con importantes conexiones con la mafia. De hecho, estaba en proceso de construir un estudio de grabación en Nueva York financiado y controlado por esta. Según Noel, Jeffery estaba borracho cuando se lo contó, jactándose de haber usado sus contactos para conseguirle un visado a Jimi y que pudiera quedarse en el Reino Unido.

Y, un año después de la muerte de Jimi, Jeffery le confesó en medio de otra borrachera a James Wright, el roadie de los Animals, que estaba implicado en el asesinato. Wright plasmó esta declaración en su libro “In Rock Roadie” de 2009 y la acompañó de una explicación simple, plausible y sobre todo tranquilizadora: se había tratado de una mera cuestión económica.

Al igual que había pasado con Frank Thorogood (ver artículo de Brian Jones), en seguida se alzaron las voces para echar todas las culpas sobre Jeffery. El cual, sin duda, desempeñó un importante papel en la muerte de Jimi, pero ya sabemos lo suficiente como para intuir que hubo alguien por encima de él dando las órdenes.

Su extraña y prematura muerte no hace más que confirmar este punto. Dicen que por la boca muere el pez.

Portada de la biografía de Noel

Noel Redding sufrió un aparatoso accidente de coche en 1990 en el cual su esposa, Carol Appleby, quedó en muerte cerebral. Cuatro días más tarde Noel tuvo que tomar la dura decisión de desconectar las máquinas que la mantenían viva de manera artificial.

Casualmente, dos días antes ambos habían terminado de escribir la biografía de Noel titulada Are you Experienced?

Noel fue encontrado muerto en su casa el 11 de mayo de 2003. La autopsia decretó que la causa había sido “shock hemorrágico debido a varices esofágicas en reacción a una cirrosis hepática”. Tenía 57 años.

Monika Dannemann murió el 5 de abril de 1996.

Tras la muerte de Jimi, Monika comenzó una relación con el guitarrista de los Scorpions, Uli Jon Roth, que duraría 17 años.

Monika poco tiempo antes de su muerte

Pero no pudo descansar demasiado tiempo, pues la presión de Kathy Etchingam era implacable. La acusó en varias ocasiones de haber desempeñado algún papel en la muerte de Jimi.

Monika trató de defenderse y la llamó “mentirosa empedernida”.

Pero Kathy, lejos de amilanarse, la demandó por difamación. Ganó el juicio y Monika fue condenada a pagar 1.000 libras por daños y perjuicios.

No aprendió la lección y en abril del 96 volvió a insultar públicamente a Kathy. La historia se repetía y Monika tuvo que sentarse otra vez en el banquillo. El juicio sirvió para presentar informes al juez que “demostraran” que Monika se hallaba en mal estado psicológico. No les costó demasiado. Kathy, por aquel momento, había prosperado y se mostraba segura y sofisticada. Muy distinta era la imagen que ofrecía Monika: dispersa y titubeante, sin ser capaz de recordar ni lo que ella misma había dicho.

Los jueces lo tuvieron claro y Monika fue condenada de nuevo.

Dos días más tarde la señorita Dannemann fue encontrada muerta en un Mercedes Benz lleno de humo cerca de su casa en Sussex. Se decretó como suicidio, pero su pareja, Uli Jon Roth, afirmó que se trataba de un caso oscuro y que Monika había estado recibiendo amenazas de muerte tras el fallecimiento de Jimi.

Tres meses después, el 17 de julio de 1996, moría Chas Chandler a causa de un aneurisma de aorta. Tenía 57 años.

En 2017 la prensa se hacía eco de los últimos rumores sobre la muerte de Jimi, planteando la posibilidad no sólo de que hubiera sido asesinado mediante asfixia con vino tinto, sino apuntando a la mafia como la culpable.

https://www.dailystar.co.uk/news/latest-news/586878/Jimi-Hendrix-guitar-murder-death-claims-waterboarded-killed-wine

No están desencaminados, pero deberían apuntar más alto. La mafia sólo es un instrumento.

La muerte de Jimi supuso un duro golpe para el mundo de la música que se vería acrecentado, quince días después, con la pérdida de otra gran artista. También en extrañas circunstancias. También a la edad de 27 años.

Me pregunto si yo muriera… ¿Qué pasaría? ¿Hablarían de mí tanto como de Jimi? ¡No es un mal truco para hacerse publicidad! Pero no te preocupes, Jimi acaba de morir, eso disminuye mis posibilidades. Dos estrellas del rock no pueden morir el mismo año.

Janis Joplin, 20 de septiembre de 1970

Por Lady Ruth y Radha Badtler

BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES

BROWN, TONY, Jimi Hendrix: The Final Days, Omnibus Press, 1997

CROSS, CHARLES R., Room Full of Mirrors, a Biography of Jimi Hendrix, Sceptre, 2014.

CONSTANTINE, ALEX, The Covert War Against Rock, Feral House. Edición de Kindle.

DANNEMANN, MONIKA, The Inner World of Jimi Hendrix, St Martins Pr, 1996

FAITHFULL, MARIANNE, Faithfull: An Autobiography, Cooper Square Press, 2000

HENDERSON, DAVID, Scuse Me While I Kiss the Sky: Jimi Hendrix: Voodoo Child, Simon and Schuster, 2008

http://www.musictoyz.com/blog/50-years-ago-the-wah-wah-del-kacher-and-frank-zappa

Jimi Hendrix – Last 24 Hours, Mike Parkinson, Ray Santilli, Duncan Wells, Documental, 2015

LAWRENCE, SHARON, Jimi Hendrix: The Man, the Magic, the Truth, It Books, 2005

MCGOWAN, DAVID, Weird Scenes Inside the Canyon: Laurel Canyon, Covert Ops & The Dark Heart Of The Hippie Dream, Headpress, 2014

SHAPIRO, HARRY. GLEBBEEK, CAESAR, Jimi Hendrix: Electric Gypsy, William Heinemann Ltd, 1990.

The Last 24 Hours: Jimi Hendrix, Jordan Hill, Documental, 2019

TOWNSHEND, PETE, Who I am: Memoir, HarperColllins, 2012

WRIGHT, JAMES, Rock Roadie: Backstage and confidential with Jimi Hendrix, Elvis, The Animals, Tina Turner and an all star cast, JR Books Ltd, 2009

3 comentarios en “Jimi Hendrix: las amistades peligrosas 2/2”

  1. Gracias Lay una vez más por mostrar con hechos concretos, las contradicciones y la oscuridad del mundo de la música. Me gusta mucho como vas tejiendo relaciones de los hechos, contextualizandolos y acompañandolos de otros artistas que estuvieron implicados en aquellos turbulentos años.
    En lo personal yo no conocía la historia de Jimi hendrix; desde la adolescencia que empecé escuchando a los Beatles gracias a mi padre que tenía cassettes y recuerdo que ya desde ahi, cuando escuchaba las últimas canciones de «Paul» siempre me daba esa sensación de que no estaba seguro si realmente estaba escuchando al mismo artista que había cantado «And i love her» por dar un ejemplo. Durante muchos años me negué a creer esos rumores, hasta que la evidencia me hizo abrir bien los ojos. Fue gracias a los Beatles que, como por efecto dominó también conocí otros grupos de aquella época, pero a Jimi nunca lo escuchaba, siempre lo consideraba un guitarrista salvaje y psicodélico, pero con todo esto que leo, mi perspectiva de él dio un giro de 360 grados. Sólo es cuando nos sumergimos de datos e indagamos más de lo que siempre suele decirse, que humanizamos al artista, que lo volvemos más real, que comprendemos que sólo fue un instrumento más y no puedo sino sentir tristeza por su trágica muerte, al igual que la de muchos otros que fueron borrados del mapa.
    Si mal no recuerdo, hace años publicaste un artículo de Keith Moon y los Who, ojalá pudieses en algún momento volver a hablar de ellos, te agradecería mucho.
    Saludos afectuosos y una vez más, gracias por compartir!

  2. Yo creo que Monika participó (en el crimen) por celos ya que la dejó por la modelo aquella, aunque al final pagó con creces. Magnífico artículo me gustaría que investigues sobre este cantante Donnie Hathaway muerto en enero de1979.

  3. vaya, que curioso que Janis dijese eso y » casualmente» fuese la siguiente al poco tiempo. Se me ocurre una teoría descabellada, si todos estos personajes fueron sometidos a Mkultra, es como entre los 26 y los 27 esa programación fallase y las personas sometidas intentasen recuperar su libertad, algunos serían rehabilitados, como Britney Spears q se rapó la cabeza a los 26 en un intento de reveldia, pero volvió al redil y otros fueron directamente borrados del mapa. Me encantan tus articulos Lay, ¡ Felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.