Beatles Anthology: la última lucha de George Harrison 1/4

Al contrario de lo que sucede con John Lennon, el fallecimiento de George Harrison suscita pocas dudas: es un hecho universalmente aceptado que la causa fue un cáncer de pulmón contra el que estuvo luchando varios meses. Pero estamos hablando alguien que, un año antes de su muerte, sufrió dos intentos de asesinato en quince días. Un hombre que había declarado públicamente que temía por su vida, y que llegó al punto de negarse a comer y beber fuera de casa por miedo a ser envenenado. Estos sucesos, unidos a las extrañas circunstancias que rodearon su muerte hacen que en este artículo nos planteemos, una vez más, la verdad oficial.



Una de las cuestiones que hay que abordar primero es, ¿había algún motivo? ¿Hizo algo George que lo convirtió en alguien peligroso? ¿Quién se beneficiaría de la desaparición del exBeatle?

Este fue el primer artículo en el que utilicé un formato timeline. Sólo así se puede apreciar bien la secuencia de los acontecimientos que precedieron y siguieron al tema central: el proyecto Anthology.

-1988. Los Beatles son incluidos en el Hall of Fame.

En el evento participaron George y Ringo, junto con Yoko Ono en representación de John. Faul no estuvo presente. Él se excusó con banalidades, pero todo el mundo lo achacó a los problemas de negocios que arrastraban los ex Beatles desde hacía algún tiempo. Además, George acababa de criticarlo por hacer uso de canciones de los Beatles para su película y disco Give my regards to Broadstreet. Podéis consultar más detalles aquí. (Enlace primer artículo George).

Los problemas se derivaban de las últimas maniobras de Faul para utilizar las canciones de los Beatles en diversos trabajos, algo que no agradó a George ni a Ringo, que ya habían mostrado su rechazo en varias entrevistas. Ya hemos hablado sobre la posibilidad de que esto, unido a la fuerte oposición de George, motivara el que Faul no estuviera en el acto.

A partir de ese momento Faul intensifica su campaña de auto publicidad y marketing, con la pretensión de recolocarse, de nuevo, en un lugar dentro de la historia Beatle.

-1989. My brave face y el regreso del bajo Höfner.

Faul estrena el vídeo My brave face, con alusión al pasado Beatle. Imágenes del grupo, con el interesante detalle de que en prácticamente todas ellas sale Paul verdadero, y un protagonista indiscutible: el bajo Höfner, que Faul acababa de recuperar después de que Elvis Costello, sorprendido, le preguntara por qué no lo usaba nunca.

También en este momento Faul inicia una campaña de caridad mediante diversas donaciones a organizaciones benéficas.

Diciembre 15, Faul dona 100.000 dólares a los Amigos de la Tierra.

-1990. Año en el que comienzan una serie de variadas muestras de homenaje a Faul.

Febrero 21, Faul recibe un premio Grammy a toda su carrera musical.

Marzo 9, Faul dona un cuarto de millón de dólares a Amigos de la Tierra.

Abril 21, Faul actúa en Río de Janeiro, batiendo el récord de asistencia de público a un concierto individual, con más de 184.000 personas.

Octubre 9, el que habría sido el cumpleaños 50 de John.

-1991

Abril; un horticultor francés bautiza una nueva variedad de rosa como «McCartney», hecho que Faul publicita ampliamente, llegando a alabar en varios medios de comunicación la fragancia y el bonito aspecto de dicha rosa.

Mediados de septiembre, se cumplen 25 años de la muerte de Paul.

Repentinamente, después de 17 años sin realizar giras, George vuelve a dar conciertos por todo el mundo. La última vez había sido en 1974, por la que había recibido críticas al estar su voz todavía resentida por una operación de laringitis. Dolido por ello, no realizó ninguna gira más durante seis años y después de la muerte de John todavía se había encerrado más por miedo a un atentado.

Es en este momento cuando surge el plan. Habla con Neil Aspinall, tal y como él mismo insinúa, para empezar a darle forma a un nuevo proyecto.

Una vez informado Ringo, se ponen en contacto con Faul y, sabiendo su interés en aquel momento por publicitar la historia Beatle como medio de promoción personal, le proponen hacer un gran trabajo que aglutine todo el material de la historia de la banda. Faul está de acuerdo.

Por ese entonces, y según palabras de George Martin, el proyecto lleva el nombre de The long and winding road:

El Anthology fue llamado inicialmente The long and winding road. Los chicos querían contar su propia historia, en lugar de que alguien la contara. Tiene sentido, porque ellos sabían más que nadie lo que había estado pasando.

Resultan interesantes estas palabras de George Martin, así como el título que tuvo inicialmente este trabajo. Algo que, a priori, no parece extraño: el largo y sinuoso camino, algo así como la representación de la historia de los Beatles. En su día publiqué un artículo sobre esta canción, cuestionando su autoría y su significado, para llegar a la conclusión de que no era más que un John Lennon desolado por la ausencia de alguien. Quizá por eso George optó por ponerle este título a todo el proyecto. Sin embargo, en algún momento que no conocemos, el título fue cambiado, en detrimento, muy posiblemente, de los deseos de George.

-1992. Se cumplen 30 años de la publicación de Love Me Do.

-1993. Faul publica el álbum instrumental Strawberries oceans ships forest, bajo el pseudónimo de The Fireman. La revista Melody Maker se lanza a publicar magníficas críticas sobre este trabajo, que no tuvieron ninguna influencia en sus ventas, pues no llegó a entrar en ninguna lista de éxitos. Actualmente se encuentra descatalogado.

Parlophone publica el álbum Paul is live, parodiando el rumor de la muerte de Paul. Se trata de un concierto grabado en vivo en el marco de la gira The New World Tour.

A mediados de año, a través de radio y televisión, se da a conocer la noticia de la publicación de un compendio de colección para fans de The Beatles alrededor del mundo. Se esperaba que la primera parte fuera publicada en 1994 e incluiría material totalmente inédito e impactante. Se indica que estos datos han salido de fuentes cercanas a George Harrison, que es quien está detrás del proyecto.

Preguntado por ello, Faul confiesa no tener ni idea de qué material «nuevo e impactante» puede ser ese y pone en duda la credibilidad de la fuente. Lo que no dice es que todo eso acaba de ponerle los pelos de punta. Si hay algo que ha intentado Faul desde siempre es controlar todo el material Beatle que ande pululando por ahí, llegando a gastarse cientos de miles de libras en comprar -y esconder- cintas, demos, letras originales e imágenes, especialmente las que se encontrasen en manos privadas. Que alguien -fuera George o no -amenazara con publicar material desconocido debió de resultarle terrorífico.

Este asunto lo pone en alerta, de manera que decide empezar a dar pasos él también.

Se reedita el álbum McCartney II, que incluye una nueva canción, Check my machine, compuesta por Faul en 1979, pero desestimada en aquel momento. Este tema comenzaba con el saludo: Hi, George, morning Terry. Hi, George, morning, Terry. Y continuaba con la frase:

Sticks And Stones May Break My Bones
But Names Will Never Hurt Me

-1994. Enero, 19: Inclusión a título póstumo de John Lennon en el Hall of Fame.

Faul lee un falso y estomagante discurso y se abraza con Yoko. Durante el evento declara que están trabajando en un proyecto nuevo sobre los Beatles. Es la primera vez que se hablaba abiertamente de ello.

George y Ringo no estuvieron presentes en el acto.

La inclusión de John en el Hall of Fame no es casual. Tanto el evento, como el «sentido discurso» de Faul y el acercamiento a Ono, formaron parte de una maniobra para justificar que, en aquel momento, Yoko decidiera entregarle las cintas de John que guardaba. Ante los rumores de que iba a salir un material inédito Faul decide, muy a su pesar y como un mal menor, sacar estas cintas a la luz. Sólo necesitaba una excusa para justificar que Ono se las entregara ahora (y ocultar así el hecho de que él ya las tuviera en su poder) ya que, oficialmente, llevaban años profiriéndose insultos en un intento por simular una falsa culpabilidad de Ono en la separación de la banda.

Esto es lo que se publicó en los periódicos de la época:

George tiraba de la cuerda por un lado, Faul por el otro.

-1994. Se da la noticia de que el primer álbum doble se va a publicar en 1995.

Octubre 8. Derek Taylor confirma que están trabajando en el Anthology, pero que la decisión final de si se publica o se abandona será del grupo. Esto hace sospechar que algo ocurre con el proyecto, pues no está claro si saldrá finalmente a la luz.

-1995. En enero Faul colabora con Yoko en la canción Hiroshima sky is always blue. Tras ello se anuncia oficialmente que ella, a cambio, entregará unas cintas de John para ayudar a los Beatles con su nuevo proyecto. Faul ya tiene la excusa que necesitaba para hacer públicas las canciones de John y justificar así el Anthology y el «material inédito» que George se había encargado de anunciar desde la sombra. Faul intentará ahora evitar que el otro material llegue a publicarse.

Ringo: Así que creo que «Paul» le preguntó a Yoko si había algo de John que no hubiera salido. Ella nos mandó esa cinta y así fue como salió.

Faul: Nosotros no sabíamos tanto como los fans de Lennon, nosotros no conocíamos Free as a bird y Real Love. Ellos las habían oído, nosotros no.

(Anthology Special Features)

Esto hace referencia a la filtración de la obra de John en forma de bootlegs. Cosa que, de haber sido cierto que Yoko las guardaba celosamente, no habría sucedido. Es interesante reseñar también que una parte del material liberado en el Anthology venía siendo ya vendido en el mercado negro. Interesante también esa pequeña incongruencia de Ringo, afirmando que Yoko les había enviado la cinta. En todas las versiones de Yoko y Faul se afirma que ella le entregó la cinta personalmente a este. Jamás que la enviara o que se la entregara a Ringo o a George.

Marzo, se anuncia en una publicación que Faul, Ringo y George han estado trabajando en una nueva canción llamada All for love. El proyecto es abandonado. No existe ninguna versión de esta canción, ni se nombran estas sesiones de grabación en el Anthology.

En su libro After The Breakup el escritor Keith Badman indica que estas sesiones se convirtieron en un desastre y fueron en seguida abandonadas. El grupo decidió entonces dejar de lado los planes para cualquier grabación posterior de los Beatles, con George como el principal instigador detrás de ello.

Abril, George se niega a la grabación de Now and Then. La excusa, un ruido continuo imposible de eliminar y la mala calidad de la grabación. Sin embargo, tanto él como George Martin reconocerán en el documental que habían podido trabajar sobre cintas viejas, incluso deterioradas, con muy mala calidad, llegando a obtener buenos resultados. El verdadero motivo es que George, a pesar de aceptar en primera instancia la grabación de Real Love y Free as a bird, es totalmente contrario a que una canción de John con ese significado y sentimiento sea cantada por Faul.

George anuncia su bancarrota en Estados Unidos debido a problemas de negocios con su productora de cine, Handmade Films. Estos problemas alcanzan también a Derek Taylor. En seguida veremos el papel que tuvo éste en el Anthology.

Noviembre 12, días antes de que se estrene el documental, se edita un CD con los siguientes temas, previos al Anthology definitivo: One after 909, Leave me kitten alone, And I love her, Three cool cats y I wanna be your man. Es la famosa versión «remasterizada» de And I love her, acelerada exageradamente para agudizar la voz de Paul y asemejarla a la de Faul. Con Three cool cats, de los Decca Tapes, se realiza la misma maniobra.

Noviembre 20. Se estrena el documental Anthology. 

Los primeros pasos

La clave del proyecto Anthology es, como ya he adelantado, que se trata de una lucha entre Faul y George. En toda la obra encontraremos, por lo tanto, dos vertientes: la versión oficial y la versión verdadera, en dura confrontación.

Hemos de tener en cuenta, tanto en el documental como posteriormente en los álbumes, que George se encontraba en clara desventaja con respecto a Faul. Todo aquello que deseaba contar debía ser incluido de la manera más disimulada posible. Durante muchos años había tenido como maestro en esta tarea a John Lennon, por lo que no hizo otra cosa que tomar el testigo del trabajo realizado por su amigo.

Faul, por su parte, contaba con una posición más favorecedora: era el máximo exponente de la historia que, oficialmente, debía ser contada. Y contaba con el apoyo logístico de aquellos que no querían que esto sucediera.

Una vez que la decisión había sido tomada, llegaba el momento de buscar a los profesionales que iban a encargarse de trabajar en el documental. La elección fue la siguiente:

Geoff Wonfor como director. George había trabajado anteriormente con él. También había trabajado con Faul, pero la idea de contratarle fue de George. De hecho, cuando el propio Wonfor nos cuenta sus colaboraciones con los exBeatles, llama a Faul «McCartney», y no «Paul», signo de que su relación no había sido demasiado estrecha.

Andy Matthews como editor.

Chips Chipperfield como productor. Había trabajado con Faul en varias ocasiones.

Bob Smeaton, creador de series de televisión. Encargado más que nada de crear los «cortes» y «pases» de una secuencia a otra.

Y poca más gente hubo para un proyecto de tal calibre. El mismo Smeaton nos explica que el equipo de trabajo era muy reducido, de apenas diez personas.

Para la parte de las entrevistas, el elegido fue Jules Holland. Un músico, no un periodista o un escritor. La explicación que nos dan es que le daría «otro enfoque» a las preguntas, más humano y menos indagador.

En realidad se escogió a alguien que no pretendiera llevar las declaraciones hasta sus últimas consecuencias, que no buscara «tres pies al gato», que hiciera preguntas anecdóticas o, simplemente, que no fuera experto en la historia Beatle. Sospecho que esta elección fue de Faul.

Y en este momento, llegó la pregunta. ¿Quién se encargaba de supervisar el enfoque que habría de darse a la película? Es obvio que tanto Faul, como George y Ringo, tendrían sus ideas y aportarían sus elementos, pero tuvo que haber alguien, alguien que tomara las decisiones finales sobre qué fragmentos incluir, qué imágenes y qué tomas, para darle forma a aquello que, sobre todo George, quería plasmar y que es el resultado que luego veremos.

La respuesta es Derek Taylor. Derek conoció a los Beatles alrededor de 1962, a raíz de una propuesta que les hizo de escribir regularmente para un periódico. George fue el elegido para esta labor, que acabó siendo colaborador suyo, de manera que él le proporcionaba las historias y Taylor simplemente las «pulía» y publicaba. Más tarde trabajó como oficial de prensa con ellos, pasando también a dirigir, junto con Neil Aspinall, la compañía Apple Records en 1968. Derek siguió manteniendo muy buenas relaciones con George, como se deriva del hecho de que colaborara con él en su compañía cinematográfica Handmade Films. También siguió cercano a John, que lo incluyó en su Give Peace a Chance.

Tenemos a un hombre que conocía bien la historia de los Beatles, gran amigo de George, y que fue el elegido para supervisar el trabajo del equipo que trabajaría en el documental, aportando la «visión» final que habría de darse.

Es necesario que yo esté cerca, si se está hablando de los Beatles. Yo no soy útil para las minucias, para los detalles, no soy bueno en cosas como los mecanismos para hacer un documental. Pero en perspectivas y aclaraciones sí soy muy útil, y extremadamente generoso con mi tiempo. Me las arreglé solo con ellos… y con Neil.

Sospecho que, tal y como habían hecho en los comienzos, George aportaba «la historia» y Derek se encargaba de «pulirla» y darla a conocer.

Solo que en este caso el trabajo era difícil. Extremadamente. Porque del otro lado de la cuerda estaba tirando Faul, cuya maquinaria tenía mucho más margen para actuar. Pero aun así se las arreglaron.

Es importante también esa sensación que dicen haber tenido todos de no estar seguros de si el documental se llegaría a estrenar. Lo dice Taylor y lo dice Chipperfield, el productor:

La sensación que teníamos era que esto quizás no sería estrenado, es por eso que no podíamos hablar de ello. La sensación era constante, siempre estuvo allí. Por las llamadas de teléfono que teníamos, tanta gente preguntando por esto…

Dan a entender que iniciaron el proyecto «sin saber bien qué iba a salir de allí». Lo cual nos da otro punto de vista sobre la forma en que, posiblemente, se fueron montando las piezas.

Por otra parte, Taylor nos cuenta, al final:

Lo interesante de esta Antología es que han tenido mucho tiempo para pensarla. Tiempo de reclamar su propia historia.

Pero si esto es así, ¿qué hay de novedoso en el Anthology? A priori, no parece haber nada nuevo. Para mí, que no lo había visto entero hasta ahora, no han aportado apenas información que no conociera ya por otras fuentes anteriores a este proyecto. ¿Dónde está esa historia que querían contar? Está, pero por debajo.

El formato elegido es el de fragmentos de declaraciones de los «protagonistas», la mayoría de las veces por separado (para John y Paul se usaron entrevistas de archivo), intercaladas con secuencias de vídeo y fotografías.

Esto da mucho juego. Es como un vídeo musical: puedes estar diciendo una cosa con la letra de la canción y a la vez mostrar imágenes que le den otro sentido. Puedes mostrar lo que dice una persona, para inmediatamente después sacar a otra contando la misma anécdota de una forma quizá muy diferente. Estas fueron las herramientas que usaron George y Derek.

En este documental he aprendido, más que nunca, a leer entre líneas. A analizar cómo se está contando una historia. Como decía John: to tell the trees from the wood.

Exasperante en muchos momentos, triste y sobre todo muy revelador, os presento el documental The Beatles Anthology:

PRIMERA PARTE. Capítulos 1 a 5; de los early days hasta la última gira.

He querido dividir el análisis del documental en dos partes. El motivo es que el tono cambia notablemente en el momento en que Faul aparece en escena dentro de la historia de los Beatles, como veremos más adelante.

En esta primera parte veremos a Faul «contando» unos hechos que no ha vivido. Esto da lugar a interesantes incongruencias, lagunas inexplicables y una actitud nerviosa, ridícula y que demuestra que, o lee el guión, o directamente miente.

Por otro lado, el homenaje a Paul será tremendo y constante.

De todo ello sólo voy ir mostrando los ejemplos más notorios, a pesar de que tengo un análisis, minuto a minuto, de todos los capítulos del documental. Pero si lo usara el artículo sería demasiado largo. Si alguien desea conocer o ampliar algún detalle, puede consultarme sin problema.

Anthology 1. Early days hasta 1963

En general, el documental Anthology 1 se caracteriza por ser demasiado «políticamente correcto». Lo que la gente espera oír de la historia de los Early Beatles, con datos curiosos y anécdotas que ayudan a entender cómo unos chicos de clase media obrera llegaron a estar en lo más alto.

El documental comienza con la canción In my life y el uso de uno de los recursos utilizados para mostrar el mensaje: la secuencia de imágenes.

Como poner cada fotograma en el artículo ocuparía demasiado sitio, he utilizado montajes de dos a cuatro imágenes. El orden en que se pueden ver en el vídeo es de izquierda a derecha, y siempre habrán aparecido en el original una inmediatamente después de la otra. Esto servirá para todo el análisis del documental.


El plano comienza con John de joven, para pasar a otro de él más mayor en el Rooftop Concert. Gira su cabeza hacia la izquierda, sonriente, y aparece Paul, mirando hacia él y sonriendo también. En este momento la canción dice: «some have gone». La secuencia pasa a mostrarnos a Faul, justo después de que la canción haya dicho: «some remain».

Más adelante, homenaje a Brian y una interesante imagen de John, Ringo y George. En el plano no entra Paul ni se le ve en ningún momento:

Otra secuencia interesante, imagen de Faul en el vídeo Fool on the hill e, inmediatamente después, John riéndose con una cara que muestra una mezcla de extrañeza y burla:

Después de muchas imágenes de la Beatlemanía, con Paul verdadero, veremos esta secuencia:

Escena de Your mother should know. Da la sensación de que estén presentando la siguiente imagen, que será la cara en primer plano de Faul:

Las caras serias de los cuatro, en Strawberry fields forever (excepto la de George).

Después, primer plano de los ojos de John (es un símbolo para que se preste atención a lo que sigue) e imágenes de felicidad de los cuatro. Homenaje a Paul y al grandioso concierto del Shea Stadium.

Para finalizar, el gesto de adiós, tanto de los Beatles con Paul verdadero como la famosa escena de Hello Goodbye.

Y ahora comenzará la historia. Aquí, como ya indicaba antes, se pueden apreciar las lagunas y contradicciones de Faul. También hay que atender a la actitud general de todos y la forma de expresarse. Sobre todo vemos una importante diferencia en George y Faul. George, al igual que Ringo, cuenta la historia bien hilada y con mucha calma. Faul da detalles innecesarios y banales, adornados con payasadas y bromas que ni Ringo ni George utilizan.

Dentro de la serie de «lagunas» mentales y tonterías varias de Faul dentro de este capítulo, hay dos que requieren especial atención.

En primer lugar, la siguiente afirmación: Uno de nuestros discos favoritos era Searching de los Coasters.

Está hablando de la misma canción que años antes había ridiculizado durante su vídeo de «homenaje» a John. Aparte de la contradicción… ¿Otra vez con lo mismo? ¿Siempre los mismos datos, los mismos «recuerdos» falsos? ¿No hay otro recuerdo antes que este?

Ahora ya va a entrar en juego George, en otro de los recursos que se utilizan en este documental: la contradicción inmediata de las afirmaciones que acaba de decir Faul. Veámoslo con ejemplos:

Faul: Era una Zenith, la primera guitarra que tuve. Al principio, nos cruzábamos Liverpool en busca de alguien que conociera un acorde nuevo. Supimos de un chico que conocía el acorde Si-7.

(¿No quedamos en que Paul no tenía ni idea de música ni de notas?)

Sabíamos mi y la, eran muy fáciles, pero no sabíamos Si-7, era el eslabón perdido.

Fuimos en tropel a ver a ese chico que nos tocó el acorde Si-7, bum, bum… Volvimos y se lo enseñamos al resto de nuestros compañeros.

¿Con quién fuiste a ver eso? ¿A qué amigos se lo enseñaste, si nada más tener la Zenith con el único que tocaba Paul era con George?

George (inmediatamente después): Al principio, sólo éramos un par de críos, nos juntábamos los dos y tocábamos, los grupos no empezaron hasta más tarde.

(Gracias, George).

Siguiente gran metedura de pata de Faul. A esta ya hice referencia en mi primer artículo sobre George:

Faul: (recordando que George y Paul vivían cerca, se rasca nerviosamente). Como éramos de la misma edad…

(No eran exactamente de la misma edad, George tenía nueve meses menos e iba a un curso inferior).

Emmm, de hecho creo que era un año y medio más joven que yo… una gran diferencia a esa edad y creo que yo era un poco condescendiente, como se suele ser con un chico un año y medio más joven que tú. Cuando él tenía 14 yo tenía unos 16.

George: Paul ERA nueve meses mayor que yo.

Piensa unos segundos.

Incluso ahora (enfatizando a propósito) él sigue siendo nueve meses mayor que yo.

Veamos ahora otra intervención de George:

George: Sólo teníamos dos guitarras. Paul ERA zurdo… yo ERA diestro y… (Piensa y medio sonríe) yo todavía LO SOY.

Más adelante, se muestra la imagen de un magnetófono, reproduciendo unas grabaciones de los Beatles en 1960. Entremedias se intercala una imagen de Paul tocando en el Cavern:

Pero de repente la cinta se acaba antes dejando la canción a medias y se queda dando vueltas un rato.

Un poco después George nos dice: El nombre de los Beatles se le ocurrió a John, y él os lo va a contar.

Se suceden diferentes secuencias en las que se confirma este hecho. Alusión a la mamarrachada de Faul, pocos años antes, de asegurar que el nombre se le había ocurrido a él durante una borrachera en grupo.

A partir de este momento veremos una serie de incongruencias, payasadas y detalles inconexos cada vez que Faul interviene para contar la historia. No resulta necesario detallar cada uno de estos momentos, sólo decir que en todos se aprecia la enorme diferencia de actitud: Ringo y George recuerdan, con nostalgia y cariño. Faul hace tonterías todo el tiempo, señal de que cuenta una historia que no es la suya y, ante la imposibilidad de mostrar sentimientos reales, la adorna con ridiculeces. Aparte, aporta datos demasiado detallados, pero mal hilados, como retazos incoherentes.

Justo después de que George cuente cómo Paul se hizo bajista, se muestran unos segundos de este cantando I’m down en el Shea Stadium.

Se trata de uno de tantos homenajes «escondidos» que se pueden ver durante el documental. No hay cortes similares de los otros miembros del grupo, en los que, sin razón aparente, salga uno de ellos demostrando su talento individualmente.

Un minuto después sonará Long Tall Sally, versión original, mostrando toda la potencia y la amplitud de la voz de Paul.

Más adelante comienza a sonar Bésame Mucho, cantada por Paul. Suena la voz de John alabando los Decca Tapes y comentando que por aquel entonces hacían muy buena música.

De esta forma se contradicen las palabras de Faul tiempo antes, criticando estas grabaciones.

Para terminar, aparece Faul en las sesiones de Let it be haciendo su espantosa y burlona  interpretación de esta canción. Por una parte, se establece la gran diferencia con Paul, que acababa de sonar de fondo; por otra, se nos muestra esta cara de John mientras Faul está «cantando»:


Que si recordáis es la misma que aparecía antes tras la imagen de Faul en Fool on the Hill. Por cierto, la toma se corta justo antes del «Bill one» que ya mostramos en nuestro vídeo Autoexposure…

En este capítulo también se puede reseñar el excesivo empeño en explicar la entrada de Ringo en el grupo. La supuesta reticencia de George Martin hacia Pete Best, los motivos que provocaron el cambio… Ringo se ve nervioso e incómodo, muy serio, mientras que George evita abordarlo al estilo de Faul, con anécdotas banales. No voy a comentar más este tema, que es más objeto del artículo sobre Ringo. Me limitaré a decir que se aprecia un homenaje a Pete en numerosos detalles, como el de un fan que, tras una actuación en el Cavern, grita en medio del silencio: ¡Queremos a Pete!

Anthology 2.  Marzo de 1963 a Abril de 1964

En este capítulo el mensaje que se quiere expresar es, fundamentalmente, la unión y sintonía que había entre ellos. Ese tema será el principal protagonista.

Ya nada más empezar, George, John y Paul cuentan en diferentes entrevistas su intención de seguir juntos mucho tiempo. Paul, incluso, dice que John y él seguirían componiendo canciones siempre.

George: Sí, estábamos muy unidos, éramos muy buenos amigos. Podíamos discutir entre nosotros pero eso no importaba. Estábamos muy, muy unidos unos a otros.


Para ilustrarlo, tenemos unos ejemplos de escenas en las que, fuera de grabaciones o conciertos, se divierten juntos.

Y para poder oírlo, nos ponen una serie de graciosas tomas en las que se aprecia el grado de complicidad y lo bien que lo pasaban durante los ensayos de grabación.

También en este capítulo hay un gran homenaje a Paul, cantando en vivo I saw her standing there y Long Tall Sally. Hay que decir que en todo el proyecto Anthology estas canciones adquieren un protagonismo especial.

Como no podía ser de otro modo, contamos con varias exposiciones de Faul.

En primer lugar, asistiremos a otro de los recursos utilizados: sacar a alguien contando exactamente la misma historia que acaba de referir Faul. Con eso queda muy claro como este se limita a leer el guion sin aportar nada nuevo. Ya se había podido apreciar en el capítulo anterior, con Faul explicando, casi con las mismas palabras, la historia de Ringo sobre el uso de las anfetaminas durante las extenuantes actuaciones en los clubs nocturnos de Hamburgo.

En esta ocasión, lo veremos contando la historia de John sin voz cuando grabó Twist and Shout, para justo después salir unas declaraciones de John diciendo exactamente lo mismo.

Y en tercer lugar, importantes incongruencias, como la del viaje a Estados Unidos. Faul y Martin insisten en varias ocasiones en que habían decidido no ir a Estados Unidos hasta que no tuvieran allí un nº 1, pero George había dicho antes que les vino muy bien el nº 1 porque ya tenían planeado el viaje para justo después del concierto de París. Argumento que George volverá a repetir en el Anthology 3 y que será confirmado por John también más adelante.

Y hablando de George Martin, es hora de que le dediquemos unos párrafos. Porque si bien en el capítulo anterior ya había empezado a hacerlo, es ahora cuando alcanza el máximo exponente: me refiero a su forma de referirse a los Beatles.

Martin habla siempre de manera excesivamente objetiva, demasiado práctica, como un mercader que presenta su mercancía. Lanzamos singles y los temas que no eran lo suficientemente buenos para salir en solitario los incluimos en With The Beatles (después de estas palabras sale Please Mr. Postman). En el Anthology 1 había llegado a decir que lo que quería vender de los chicos era su estilo, su imagen, más que la música.

Será en el artículo sobre la gran conspiración cuando explique mejor el significado de estas afirmaciones. Pero merece la pena señalar que fueron incluidas en este proyecto.

Este episodio finaliza con la canción One after 909, versión original.

Anthology 3. Febrero a Julio de 1964

En este tercer capítulo lo más reseñable son las intervenciones de Faul.

Para empezar, nos habla de algo tan «novedoso» como ese momento que «casi nadie» conocía en que Paul está en la limousina nada más llegar a Estados Unidos y escucha por radio cómo hablan de ellos.

Luego, nos deja una de sus mejores «perlas» dentro del documental: La gente aún habla de ello, es comparable al asesinato de Kennedy. En referencia a su primera actuación allí.

Una «visión» muy curiosa, que contrasta mucho con la elegancia de George al contar la historia: Después dijeron que durante nuestra actuación no se cometieron crímenes. Hasta los delincuentes descansaron durante los diez minutos que actuamos.

Las bromas y tonterías de Faul se sucederán sin descanso, hasta llegar a la secuencia en que nos cuenta la forma en que se creó la película A hard day’s night.


Hay un momento en el que recuerda los nombres de algunas personas que participaron en la preparación de la película. Se toca el pelo con la mano derecha, un gesto nervioso, porque sabe que se le ha olvidado algo. Si fuera Paul, si fuera su historia, no tendría importancia y no estaría tan inquieto.

Un poquito más adelante nos regala una frase estupenda, es algo así como: Gracias al ingenio de John y los demás…  No dice «el resto de nosotros», sino «los demás». Una pequeñísima metedura de pata que se podría haber eliminado… Si Taylor hubiera querido, claro.

Luego asistimos a una divertida anécdota de Ringo, contando que su actuación en la secuencia en que pasea en solitario recibió muy buenas críticas, porque había estado de juerga la noche anterior y tenía una resaca terrible. Ringo aporta algo nuevo, en contraposición a Faul que cuenta siempre las mismas historias.

En este capítulo se explica la anécdota de la sustitución temporal de Ringo por Jimmy Nicol. No sería notable si no fuera porque George Martin nos cuenta de qué forma George se negaba a ir de gira sin él.

George era una persona muy leal y dijo: «Si Ringo no está con nosotros no somos los Beatles. Yo no voy».

Finalmente lo convencieron, pero esto nos ayuda a ilustrar los sentimientos que tuvo George cuando desapareció Paul y su negativa a volver a los escenarios en 1969 a pesar de que John, Faul y Ringo estaban de acuerdo. Me lo imagino diciendo: Sin Paul, yo no hago un concierto.

Y para finalizar, el gran homenaje a Paul, mostrando una parte del concierto en Melbourne, en el que sale él casi en exclusiva, cantando All my loving.

Finalizando la historia de este concierto con la siguiente imagen de Paul diciendo adiós:


Anthology 4. Verano del 64 hasta octubre del 65

George: Recuerdo que cuando íbamos a hacer la segunda gira por América nos dijeron: «Oh, sí, empezaremos en San Francisco haciendo un gran desfile por las calles». Y en esa ocasión yo dije: «No, yo no voy. No me pongo en un desfile ni loco». ¿Sabes a lo que me refiero? Apenas había pasado un año desde el asesinato de Kennedy. Me lo podía imaginar, con lo locos que están en América.

Dudo mucho que George, en aquel momento, de veras temiera un atentado contra su vida al estilo de Kennedy. La inclusión de estos comentarios aquí no es casual, y más parece estar recordando el asesinato de John que el magnicidio del presidente. Es muy interesante que sea la segunda vez que se nombra este hecho en el documental.

Divertida serie de testimonios, seguidos, que vuelven a servir para dejar en mal lugar a Faul:

Faul (sobre Bob Dylan): Era nuestro ídolo.

Ringo: Nos gustaba Bob.

George: No era uno de nuestros ídolos, aunque escuchábamos su música.

Un poco más adelante se vuelve a retomar el miedo a un atentado. George explica que en Montreal habían temido por Ringo. Atención a su expresión cuando está tratando este asunto:


Se calla y piensa, muy serio. Habla sobre la gente que tiraba petardos y pensaban que les habían disparado, pero eso sólo ocurrió en Memphis, a raíz de las declaraciones de John sobre Jesucristo. Es decir: esto está sacado fuera de contexto, y es curioso, porque en capítulos posteriores veremos algo parecido cuando hablen de este mismo tema.

Tras esto, declaraciones de archivo de John: En el escenario me siento seguro, incluso cuando la gente lo invade. Ya sabes: cuando enchufo mi guitarra, me siento seguro. Siento que no van a poder alcanzarme.

Bien, pues estas declaraciones, además de contradecir una de las excusas para dejar de dar conciertos (el tema de la seguridad), están también sacadas de contexto, pues John las dijo en 1966, a raíz de las amenazas recibidas por parte del Ku Klux Klan, y no ahora, en 1965.

Un poco más adelante, y ya tratando otro tema, George nos dice:

John solía hacer bromas cuando la realidad era demasiado para él.

Aunque se está refiriendo principalmente a su reacción cuando veía personas discapacitadas o con alguna malformación, supone, a grandes rasgos, una manera perfecta de describirle…

Ahora voy a hacer mención a un detalle no demasiado relevante, pero es tan fácil de rebatir y tan gracioso que no he podido resistir la tentación:

Todos recordamos esos gestos tan divertidos que solía hacer a veces John cuando Paul pedía al público que dieran palmas o golpearan el suelo con los pies:

Pues bien, esto es lo que dice Faul al respecto: No nos veíamos como tipos serios, en plan «sí, venga, ritmo», sino que tenía que ser algo como… (Ver imagen):


Lo hacíamos constantemente, y eso nos ayudó a seguir cuerdos.

Bueno, cuando paréis de reír, os reto a encontrar una sola imagen de Paul haciendo esto en un concierto. O de George. O de Ringo. No, no os molestéis: no existe ninguna. El único que lo hacía era John. Es más: os puedo señalar el ejemplo del concierto de Washington, en el que Paul se llega a mostrar molesto por ello, porque no terminaba de agradarle la imagen que ofrecía John con esas bromas.

El que sí lo hizo fue Faul, como se puede apreciar, por ejemplo, en el video de Hello Goodbye, cosa que debería sorprender a cualquier fan de los Beatles que conozca el estilo que tenía Paul.


Bueno, quizá en esta ocasión Faul no mienta: quizá realmente creía que todos hacían esas bromas «constantemente», es normal equivocarse si no has estado ahí, y por eso se pone a hacer esto en medio de la grabación del vídeo, dejando pasmados a todos y obligando a John a seguirle para no ponerle más en evidencia.

Cambiamos de tercio y seguimos con el análisis del capítulo:

Interesantísimas declaraciones de George Martin contando cómo empezó a experimentar John con sonidos de retroalimentación. Por si alguien todavía dudaba de que la existencia de los backwards…

Luego encontramos este bonito homenaje a Paulie, cantando Kansas City en el póster de la pared:

También comenzarán ahora las insistentes referencias al ruido que hacía que no pudieran oírse en el escenario. Menos mal que después se muestra una imagen de un concierto en el que George está bailando al ritmo del bajeo de Paul, y eso que la distancia que los separa es bastante notable…

Llegamos a la película Help. Aquí tenemos dos importantes detalles: en primer lugar, la droga de nuevo. La droga será un tema recurrente, como no podía ser de otra forma, pero lo detallaremos más adelante. Simplemente indicar que Faul aquí cuenta que todos fumaban muchísima marihuana durante la grabación, y que por eso no se sabían los guiones y salían con los ojos hinchados y rojos. Mostradme una imagen de Help en que se aprecie esto, por favor…

Pero lo bueno viene cuando Faul intenta explicar cómo se les ocurrió la idea del título. Tras divagar y contar una versión incongruente, en la que, según él, John compuso la canción después de conocer el título de la película, se pone nervioso, se calla y dice: espera un momento, no fue así. Monumental metedura de pata. Se podría haber eliminado, claro… Si hubiera querido Taylor.

Por el contrario, Neil Aspinall y George lo explican muy bien y con detalle. Ellos saben que John compuso esta canción porque en aquel momento se sentía inseguro debido a su aumento de peso. Pero John les contó esto a sus amigos cercanos, y por supuesto Faul no estaba allí. Paul jamás habría olvidado algo así.

Yesterday. Menos mal que se hace un poco de justicia con ella. En primer lugar, se expone a Faul dando una serie de explicaciones; parte de ellas sacadas de la versión que todos conocemos, la que dio Paul, y luego completándolas con cosas como: Me puse al piano y saqué los acordes. Eran Sol, Fa, sostenido menor 7ª.

Nerviosísimo, se calla durante cuatro o cinco segundos y sigue: eeeeh, y me los aprendí de memoria.

Faul es incapaz de aportar un solo detalle más sobre la composición de esta gran canción, supuestamente «su» obra maestra. Es una letra intimista, algo que salió de lo más profundo de Paul, sus sentimientos, sus miedos y su arrepentimiento por los errores que había cometido en el pasado. Yo sé esto, pero Faul no es capaz siquiera de adivinarlo.

George Martin: Decidieron que sólo la cantaría Paul con la acústica.

Faul: No hubo ningún problema con ello. Todos estuvieron de acuerdo. Dijeron que la canción no necesitaba a nadie más.

Y justo ahora nos ponen la actuación en el show de Ed Sullivan en la que Paul cantará esta canción por primera vez, y la burlona presentación que le hace George:

Y ahora, para Paul McCartney de Liverpool es… ¡la gran oportunidad! (En referencia al show de TV que servía de trampolín a artistas noveles)

Y al final, el detalle que todos conocemos de John, dándole un ramo de flores cortadas para que Paulie se quede sólo con los tallos:


Y sus palabras de después: Gracias, «Ringo», eso fue maravilloso.

Recordemos también lo que dijo en otra de las interpretaciones que hizo Paul de esta canción: Sí, sí, yo antes era como él.

Venga, Faul, no estuvieron tan de acuerdo como tú dices. Pero por eso se nos ha mostrado la actuación anterior, entera, sin cortar estos dos detalles, ¿verdad, George?

Las imágenes cuentan un mensaje distinto a lo que dicen las palabras.

La entrega del título honorífico, MBE, por parte de la Reina, en octubre del 65. Esta historia nos va a proporcionar tres detalles:

El primero, es de Ringo: Yo recuerdo que a Paul y a mí nos recibió juntos y nos dijo que creía que yo era el que había creado el grupo (ríe ligeramente). Le dije que no, que yo había sido el último en unirme.

En este momento su expresión cambia radicalmente (es asombroso), se calla durante unos segundos y muestra una tristeza inmensa:


Nos preguntó: «¿Cuánto tiempo lleváis juntos los dos?» Sin titubear, tanto Paul como yo, respondimos: «Hemos estado juntos durante cuarenta años».

La frase la han pronunciado juntos; la empieza Paul, en una entrevista antigua, y luego Ringo la termina… es una secuencia preciosa que estoy segura de que Ringo pidió que se hiciera así.

El segundo detalle es de John y George y tiene, una vez más, como protagonista a la droga:

George: La guardia real nos había machacado lo que teníamos que hacer. Estábamos muy nerviosos y nos fuimos a los servicios a fumar un cigarrillo. Años después, estoy seguro de que John, al recordar lo que pasó, dijo: «Sí, fuimos al servicio a fumar un…» Y en lugar de cigarro dijo porro. Porque es más escandaloso fumarse un porro antes de ir a ver a la Reina.

En un tema tan importante dentro de esta conspiración como es la droga, George está desmintiendo al propio John. Tendremos que retomar este detalle en un próximo artículo. Pero sirva aquí como muestra de que, efectivamente, George pretendía contar «la verdadera historia» … O lo que pudiera de ella.

Y el tercer detalle son las palabras de George, haciendo uso de una ironía y una sinceridad tremendas:

Después de todo lo que hicimos por Gran Bretaña, después de vender tanta pana y ponerle ritmo al país, van y nos dan una medalla de cuero viejo colgada de un cordel.

Finaliza con un homenaje a los preparativos del concierto del Shea Stadium.

(Continúa en la segunda parte)



16 comentarios en “Beatles Anthology: la última lucha de George Harrison 1/4”

  1. Mmm…….ese no es el show de ed sullivan cuando canta yesterday mas bien es el blackpool donde tambien jhon le da los tallos de flores. Aunque ellos si tocaron yesterday en ed sullivan pero es otro video .

    1. Aun asi es un articulo. Por favor podrias confirmar si jhon halloday es el verdadero? Ah y veo que te basas mucho en el video de el ultimo testamento de george harrison sabiendo que es falso pero aun asi sa muchas ideas deberias hacer un articulo sobre ese tema. Saludos

      1. Hola Beat777. Sobre John Halliday, está confirmado que no es él por varios motivos: el tragus (la oreja) que no coincide. La voz, tras pruebas de espectros, no es la misma. Aparte no sé si sabes que fue despedido de su trabajo como guía de la casa de la infancia de Paul por atender a las visitas en estado de embriaguez, algo que nos confirmaron varios testigos cuando fuimos allí. En cuanto al último testamento, no me baso en él y de hecho soy una de las críticas más acérrimas de ese video que considero hecho únicamente para desvirtuar la investigación PID. Eso sí, aunque tiene numerosos errores también ofrece datos verosímiles e incluso reales, como no podía ser de otro modo en un documento desinformativo cuyo objetivo es confundir. Quizá sean esas las coincidencias que has visto. No es mala idea la de hacer un artículo no sólo del «Último Testamento» sino de todas las teorías PID falsas que circulan por la red (incluida la de Halliday). Muchas gracias por tu comentario, un saludo.

    2. Hola, tardamos un poquito en aprobar los comentarios, sobre todo teniendo en cuenta la diferencia horaria. Con todo, no solemos tardar más de 24 horas. Un saludo.

  2. Grasias por vontestar muy amable. Pero lei que dijo en otro articulo que paul no sabia leer partituras; como puede no saber y haber hecho el solo de taxman; grasiss por su atencion y que Dios la bendiga.

    1. Componían de oído y lo plasmaban como mejor podían, pero ninguno había estudiado música y por lo tanto no sabían ni crear ni interpretar partituras. Esto no es algo que diga yo, sino que está reconocido en varias fuentes, incluidos ellos mismos. Gracias a ti por comentar, un saludo.

  3. Ah y en ese concierto del balckpool se puede ver que paul le lleva media cabeza a jhon y no son fotos sino videos y se puede apreciar mas cuando cantan juntos ticket to ride. Ah y otro dato si hay 2 conciertos en las que paul le pide al publico que aplaudan y pateen el piso uno en australia y el otro en londres en ambas jhon lo deja en ridiculo similando ser una persona down
    Creo que vio a uno en el publico y se burlaba de el. La cosa es que cosas como la estatura o si es diestro som cosas faciles de disimular y facil te puedeb dar escusas justificatorias. Por ejemplo paul usaba mucho la mano derecha como cuando tomaba cocoa cola o fumaba . Esa foto conocida del single i wan to hol your hand es prueba de ello

  4. Pero creo que faul si es zurdo solo que usa la derecha para mandar pruebas ya que eso le gusta y colaboro con jhon al inicio para ganarse su confianza. Creo que deberias centrarse solo en la voz y en los aspectos del rostro como por ejemplo los dientes chuecos ue tenia el original y que le hacian tener una cara de bebe
    Algo que faul nunca pudo tener. Otra cosa que cuanto mas pasan los años faul se parece mas al original.

    1. Hola beat777 parece ke sabes algo muy leve sobre los Beatles,algo muy superficial,a mi opinión algo ke hizo alguien como George con su último testamento Linda con su biografía o cinthya con su el verdadero John Lennon y ke no está presente para debatirle,lamentablemente pierde credibilidad,me encantaría ke Heather expusiera todo de Paul xq ya demostró ke tiene las pelotas para enfrentar a Faul más de lo ke muchos no tienen,ke ganamos hoy desmintiendo a Faul?? El tipo y kienes estuvieron de acuerdo con el complot ya se beneficiaron en su totalidad,dejemos esto como evidencia de ke somos unos gansos tontos ke comemos el primer bocado ke nos ofrecen sin investigar,y ke rico sabe la ignorancia xq el despertar es un sabor bastante amargo.te amo lay buen blog me hace excitarme con tus reportajes

        1. Nunca he dicho lo contrario, de hecho soy una de las más acérrimas críticas de ese video que tanto daño ha hecho a los que de verdad investigamos sobre este asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.