George Harrison: la conciencia es la voz del alma

El 7 de agosto 1967 George Harrison visitó San Francisco. Estaba dando un paseo y un hippy le gritó: «¡Eres nuestro líder, George!» Y él le contestó: «Sois vosotros los que deberíais estar guiándoos a vosotros mismos. No tendríais que estar pensando en seguir líderes, ni a mí, ni a ningún otro líder».



Igual que el de John, este artículo lo escribí recién empezada la investigación, con apenas unos cuantos datos. Son apenas introducciones, sin ahondar demasiado en su historia, pues esta información se desarrollará más adelante en otras notas. Disculpad el estilo y la redacción, pero he querido mantenerlo tal y como lo publiqué hace casi seis años.

George era un chico sencillo y tranquilo. Con un gran sentido del humor pero a la vez muy tímido. Poco amigo de la fama, de los gritos de las fans, de toda la parafernalia que acompañaba a los Beatles en sus primeros tiempos. Pausado y reflexivo, se mantuvo fiel a su estilo y coherente con sus creencias toda su vida.

Nació el 25 de febrero de 1943 en Liverpool. Fue al mismo colegio infantil que John, el Dovedale Road. Luego pasó al instituto de Liverpool, donde conoció a Paul. Fue este quien lo presentó al grupo de John, al que él se había unido recientemente, The Quarrymen. George tenía tres años menos que John y nueve meses menos que Paul, era el más joven por eso al principio no le tomaron demasiado en serio. Pero su habilidad con la guitarra hizo que finalmente fuera aceptado como uno más.

Todo George era sentimiento, espiritualidad y conciencia. Qué difícil para una persona así aceptar una situación que no sólo suponía no poder hacer el duelo necesario a un amigo perdido, sino tener que ocultarlo y mentir a sus seguidores.

Fue sin duda el que peor lo llevó. Cuántas veces hemos comentado lo mucho que le costaba disimular cuando miraba a Faul.

El «Beatle tranquilo» sufría por dentro. Escribió canciones hermosas, llenas de nostalgia, amor y tristeza, muchas de ellas en recuerdo de Paul.

El trato que recibió cuando estaba Faul no distaba mucho de ser el que recibía cuando Paul estaba vivo. George, ya en su madurez, comentó en varias  ocasiones que se sentía  un poco discriminado por los dos grandes, ya que Paul y John escribían y publicaban la  mayoría de las canciones, concediéndole a él muy poco margen.

Pero Paul era Paul, y Bill no. No lo encajó bien. Faul llegó asumiendo no sólo el papel de Paul de cara a la galería, sino que, poco a poco, y sabiéndose protegido por el servicio secreto, intentó hacerse con el control de  la  banda. George, que  durante tantos años había sido el gran olvidado como compositor, que se había  sentido desplazado por los dos grandes, ahora tenía que  ver  cómo venía  un extraño, un impostor, y acababa siendo más importante.

Otro dato interesante es su absoluta negativa a volver a actuar en directo. Durante los ensayos del album Let it be los resultados eran tan buenos que a John, Faul y Ringo les empezó a picar el gusanillo de volver a los escenarios. George, sin embargo, no quería ni oír hablar del tema, motivo por el cual se desechó la idea, limitándose a hacer el famoso concierto en la azotea de Apple, como colofón final de la película documental.

Está claro que habían dejado de actuar en directo en 1966  por la falta de habilidad de Faul imitando a Paul en voz y música, y el riesgo de que los fans detectaran el engaño. Al llevar ya tanto tiempo ensayando es muy probable que Faul adquiriera tablas suficientes como para atreverse a subirse al escenario y mostrarse ante los fans. Pero George se negó en redondo. ¿Por qué? ¿Una cuestión de moralidad? ¿Se negaba a presentarse en público, en un concierto en vivo, como los Beatles con Faul en lugar de Paul?

En 1980 Harrison escribió una autobiografía en la que, sorprendentemente, apenas hablaba de los Beatles, tan sólo algunas anécdotas, y se centraba en describir sus hobbies, desde la jardinería hasta la fórmula 1. Este libro irritó muchísimo a John, que sentía como una ofensa el no haber sido nombrado, a pesar de la influencia que había ejercido en él y los años que habían compartido. Ojalá John hubiera comprendido que George no deseaba hablar de los Beatles en su libro porque le resultaría doloroso no poder hacerlo con sinceridad. Ojalá lo hubiera hecho, porque sufrió mucho por el hecho de que John hubiera muerto enfadado con él. Aquello fue un peso más con el que habría de cargar.

Las canciones

George se expresaba a través de sus letras. Es por ello que estas no son sencillas y asequibles, igual que sus declaraciones. Exceptuando, quizás, a la bella «Something», una de las canciones de amor más sinceras y bonitas que se han escrito nunca, todas las demás composiciones esconden fuertes sentimientos que albergaba muy dentro de su corazón y un significado que, me temo, sólo él conocería en profundidad. George cantaba siempre al amor y a las relaciones personales, pero también nos dejó obras críticas. Conforme iba adentrándome más y más en su trabajo, comprendí el tremendo alcance que tiene. Resulta imposible comentar aquí todas las canciones en las que nos da pistas y expone su sentir por lo que había pasado. Os invito a recorrer su trayectoria; estoy segura de que hallaréis muchas más evidencias que las que voy a mostraros aquí.

Within You Without You

Publicada en 1967, en el álbum Sargent Pepper’s Hearts Club Band, es la primera canción en la que George habla de lo que está sucediendo. Con inspiraciones de la música hindú, pasó desapercibida entre el resto de composiciones del álbum.

Dentro de ti, fuera de ti.

Estuvimos hablando
Sobre el espacio que hay entre nosotros
Y de la gente que se esconde tras un muro de ilusión.
Sin jamás vislumbrar la verdad.
Entonces ya es demasiado tarde.
Cuando pasan a mejor vida.

Alusión a la mentira que estaban escenificando y a la inocencia de sus fans, que no se habían dado cuenta.

Estuvimos hablando
Sobre el amor que podríamos compartir
Cuando lo encontremos.
Haciendo todo lo posible por encontrarlo
Con nuestro amor
Con nuestro amor
Podríamos salvar al mundo
Si tan sólo ellos lo supieran.

Trata de comprender que todo está dentro de ti
Nadie más que tú puede hacerte cambiar
Y ver que realmente eres muy pequeño
Y que la vida fluye dentro y fuera de ti.

Estuvimos hablando
Sobre el amor que se tornó tan frío
Y de la gente que gana el mundo y pierde su alma.
No lo saben
No se dan cuenta
¿Eres tú uno de ellos?

Cuando hayas visto más allá de ti mismo
Entonces quizá encuentres la paz de espíritu
Que te está esperando
Y llegará el momento en que veas que todos somos uno
Y la vida fluye dentro y fuera de ti.

Las letras de George son siempre íntimas. En esta ocasión se habla a sí mismo, se plantea lo que están haciendo y añora una paz interior que por ahora no ha encontrado. Por aquel entonces dio un giro radical en su espiritualidad, abrazando con más firmeza la religión hindú, hacia la  que ya había tenido acercamientos desde hacía dos años. Es posible que, tal y como dice en la canción, sintiera que necesitaba algo para continuar.

La frase «y de la gente que gana el mundo y pierde su alma» confirma que George, aunque sumiso ante la exigencia de sustituir a Paul, moralmente lo cuestionaba, y se preguntaba ¿eres tú uno de ellos? Como si dijera ¿cómo puedo estar haciendo esto?

Por otra parte, hay un detalle que hay que aprovechar para comentar ahora: el uso del sitar. A partir de 1966 George jamás usará este instrumento para ninguna canción atribuida a Faul. Hasta ese momento Paul y él habían compartido el agrado de utilizarlo, de experimentar con los sonidos que se obtenían con él. De hecho, tenemos alguna imagen de ellos tocándolo juntos, George enseñándole cómo hacerlo. Es posible que, para esta, que es un claro homenaje a él, decidiera introducirlo.

All things must pass

Para mí, una de las más importantes canciones PID y la segunda más importante en la historia de George.

Siempre se interpretó como un lamento ante la ruptura de la banda. Quizá vino bien que fuera publicada en el álbum doble del mismo nombre editado en 1970 (catalogado además como el mejor trabajo de un Beatle solista). Pero qué pocas veces se recalca, cuando se habla de ella, que ya la había compuesto en 1968 junto a John, el cual le acompañaba al piano y le aconsejaba sobre la letra.

Esta canción no habla de la separación del grupo ni de una relación amorosa. Habla de muerte.

Un amanecer no dura toda la mañana
Una tormenta no dura todo el día
Parece que mi amor se ha ido y os ha dejado sin avisar
Esto no va a ser siempre tan gris.

Todas las cosas deben pasar
Todas las cosas deben morir

El anochecer no dura toda la tarde
Un pensamiento puede hacer que todas esas nubes vuelen
Después de todo, mi amor se ha ido y debía marcharse
Esto no va a ser siempre tan gris

Todas las cosas deben pasar
Ninguno de los lazos en la vida puede durar
Así que me iré por mi cuenta
Y encararé otro día.

Ahora la oscuridad sólo permanece por la noche
Por la mañana se desvanecerá
La luz del día sabe llegar en el momento oportuno
Esto no va a ser siempre tan gris

Todas las cosas deben pasar
Todas las cosas deben morir

La portada del álbum se hizo a partir de una foto tomada en su mansión de Friar Park. George se rodeó de cuatro enanitos de jardín, uno de ellos de un tamaño considerablemente más grande que los demás.

The art of dying

Este es otro ejemplo de canción publicada en 1970 en el All things must pass, pero que fue escrita antes. Concretamente a finales del 66.

Muchos sugieren que la letra podría estar basada en la idea de la reencarnación, o de vivir otras vidas después de muerto. Pero más parece un canto a la esperanza y el consuelo.

Habrá un tiempo en el que todos nosotros tengamos que irnos de aquí.
Entonces no habrá nada que la hermana Mary pueda hacer
para mantenerme aquí contigo.

Referencia a María, hemos de suponer que la virgen de los católicos, pero que recuerda a Let it be, ¿verdad? Que a su vez estaba dedicada a la madre de Paul, según se aseguró también. Volveremos a hablar de este detalle en el artículo dedicado a esa canción.

Nada en esta vida de lo que yo he estado intentando siempre
Podría igualar o superar al arte de morir.
¿Me crees?

Habrá un tiempo en el que todas tus esperanzas se desvanezcan
Cuando las cosas que parecían estar muy planeadas
Se conviertan en una  pena horrible.
Buscando la verdad entre la mentira.
Y la respuesta estará cuando hayas aprendido el arte de morir.

Un acontecimiento terrible e inesperado, que acaba con las esperanzas. Mucho más reveladora es la frase «buscando la verdad entre la mentira». Si unimos las piezas que nos da George, llegamos, de nuevo, a vislumbrar sus sentimientos en aquel momento…

Pero tú aún estás conmigo
Aunque si tú  lo quisieras
Entonces lo encontrarías
Pero cuando lo tuvieras
Ya no habría necesidad de ello.

Esta frase es ambigua, pero, si tratamos de empatizar con George, adivinamos que está llamando al alma de alguien para que encuentre el camino de vuelta.

Llegará un momento en el que la mayoría de nosotros vuelva aquí
Traídos por nuestro deseo de ser
Una entidad perfecta.
Viviendo después de haber estado un millón de años llorando.
Hasta que tu hayas descubierto el arte de morir.
¿Me crees?

Aquí, la creencia de George en la reencarnación, su deseo de verlos unidos a todos de nuevo, después de tantas lágrimas.

Not Guilty

Fue publicada en 1979 en un álbum en solitario y, curiosamente, en el Anthology 3 de los Beatles, en 1996. Pero había sido compuesta por George mucho antes, en mayo de 1968, cuando los Beatles se reunieron en su casa para trabajar en las canciones que habían escrito durante y después del viaje a la India. Es fundamental recordar el motivo de dicho viaje para comprender mejor el calado de la letra, pues lo que habían pretendido, con la ayuda del Maharisi, era velar por el alma de Paul. Y quizá algo más hasta que se dieron cuenta de que el supuesto gurú poco poder tenía aparte de seducir jovencitas y aprovecharse de su posición para obtener beneficios con el fraude. Asimismo, en la canción se refleja su desilusión por la posición que tenía en la banda con la presencia de Faul.

No soy culpable.
No soy culpable de ponerme en tu camino
Mientras tratas de robar el día.
No soy culpable
Yo no estoy aquí por el resto.
Y no estoy intentando robar tu chaleco.

No soy culpable
No estoy intentando ser inteligente
Yo sólo quiero lo que puedo conseguir.
Realmente lamento que envejezca tu cabeza
Pero como ya me oíste decir
No soy culpable.

No soy culpable
Por estar en tu calle
Debajo de tus  pies.
No soy culpable
No suelo tener que conseguir un permiso legal
Por estar intentado hacer mi parte.

No espero conseguir tu corazón
Sólo quiero lo que puedo conseguir.
Realmente lamento que estés desnutrido
Pero como me oíste decir:
No soy culpable

No soy culpable
Por parecer un friki
Haciendo amigos con cada sije
No soy culpable
Por llevarte por el mal camino
Por la carretera a Mandalay

Sije, sijismo, hace referencia a una religión india, surgida  del conflicto entre el hinduismo y el islamismo.

Mandalay es la segunda ciudad más importante de Birmania, que limita al oeste con la India. La principal religión en este país es el budismo, pero también se profesan otras, con el hinduismo.

No voy a volcar el carro de manzanas.
Yo sólo quiero lo que puedo conseguir.
Realmente siento que hayas sido engañado (o que hayáis sido engañados)
Pero como ya me oíste decir,
No soy culpable.

El carro de manzanas es una alusión a la Apple, indicando con esta frase que no teman, pues no tiene intención de destapar el fraude y acabar con el negocio. Quizá porque, aunque lo intentara, no sería capaz de hacerlo.

While my guitar gently weeps

Publicada en el Álbum Blanco en 1968, a George le costó mucho que el resto de la banda accediera a incluirla en el disco. Maravillosa canción, mi favorita de Harrison desde que era niña. Realmente, cuando la escuchas, puedes oír la guitarra, grababa en su primera versión por Eric Clapton, llorando amargamente, porque llora por Paul. No en vano, cuando Clapton toca el solo, se puede oír de fondo la voz de George diciendo: Oh, Paul, Oh, Paul, Paul… Absolutamente imprescindible para aquellos que aún no hayan tenido la suerte de escucharla.

Mientras mi guitarra llora suavemente.

Os miro a todos vosotros y veo el amor que duerme
Mientras mi guitarra llora suavemente.
Miro al suelo y veo que necesita que lo barran
Y todavía mi guitarra llora suavemente.
No sé porque nadie te contó como desvelar tu amor (o, como sospecho, en plural: cómo desvelar vuestro amor.
No sé cómo alguien te ha controlado (igualmente, en plural: os han controlado. No requiere más explicación, continúa en el verso siguiente).
Ellos os compraron y vendieron.

Miro al mundo y me doy cuenta de que está girando/cambiando (el mundo y la banda siguen su curso a  pesar de la marcha de Paul)
Mientras mi guitarra llora suavemente.
Con cada error seguramente debemos aprender
Y todavía mi guitarra llora suavemente.
No sé cómo te distrajeron
Y te pervirtieron también (nuevamente consideremos el uso del plural para dotar a la frase de mayor significado, dirigido a sus compañeros: os distrajeron y pervirtieron, les convencieron de seguir el juego de la sustitución de Paul).
No sé cómo te trastocaron
Nadie te avisó.

Os miro a todos vosotros y veo el amor que duerme
Mientras mi guitarra llora suavemente
Os miro a todos vosotros…
Y todavía mi guitarra llora suavemente.

Esta es la letra de la primera versión de la canción, tal y como fue presentada por primera vez. Sin embargo, George había escrito dos estrofas más, que no fueron incluidas en ella. En seguida comprenderemos por qué:

La primera de ellas fue escrita en casa de George, y dice lo siguiente:

Miro el problema y veo su furia
Mientras mi guitarra llora suavemente.
Mientras estoy aquí sentado, sin hacer nada salvo envejecer.
Todavía, mi guitarra llora suavemente.

En la versión publicada en el Anthology 3 aparece una versión con la siguiente estrofa:

Miro desde las alas
Y veo la obra que estáis representando
Mientras  mi guitarra llora suavemente.
Mientras estoy aquí sentado, sin hacer nada
Todavía mi guitarra llora suavemente.

Obviamente, esta estrofa que, con toda probabilidad se escribió en 1968, no podía ser incluida en la primera versión. Pero George hizo que sí estuviera en el Anthology.

En esta canción se muestra a un George dolido, que tiene que callar, que no puede gritar a los cuatro vientos lo que siente, que asiste desolado a lo que está sucediendo sin poder hacer nada… Excepto su guitarra, que llora por él.

Long, long, long

Incluida también en el White Album (concretamente después de Helter Skelter) y de la cual el compositor y escritor Nicholas Schaffner dice: Es la primera de docenas de canciones de amor de Harrison tan ambiguas que podría estar cantándole tanto a su mujer como a su dios.

O quizá también a un amigo perdido, añadiría yo…

Ha sido un largo, largo, largo tiempo…
¿Cómo pude haberte perdido?
Cuando te quería.
Me llevó un largo, largo, largo tiempo
Ahora soy tan feliz porque te he encontrado.
Cómo te quiero.
Tantas lágrimas, mientras buscaba.
Tantas lágrimas estuve derramando.
Ahora puedo verte, eres tú.
¿Cómo puedo perderte ahora?
Cómo te quiero.
Oh, te quiero.
Sabes que te necesito.
Te quiero.

Here comes the sun

Escrita para el álbum Abbey Road, en 1969. George había pasado una mala época, había sido arrestado por posesión de marihuana y había sufrido una intervención de amígdalas. Durante un pequeño espacio de tiempo, se alejó de la banda. Tuvo una discusión fortísima con Faul y, dolido, se marchó a casa de Eric Clapton, en cuyo jardín la compuso. Nacida de su soledad e intimismo, surgió esta preciosa balada, llena de esperanza.

Aquí viene el sol
Aquí viene el sol, y digo
Que todo está bien.

Cariño, ha sido un largo, frío y solitario invierno
Cariño, me siento como si hicera años desde que estuvo aquí
Aquí viene el sol,
Aquí viene el sol y digo
Que todo está bien.

Cariño, la sonrisa retorna a nuestros rostros
Cariño, parece como si hiciera años desde que estuvo aquí
Aquí viene el sol,
Aquí viene el sol y digo
Que todo está bien.

Sol, sol, sol, aquí llega
Sol, sol, sol, aquí llega
Sol, sol, sol, aquí llega
Sol, sol, sol, aquí llega
Sol, sol, sol, aquí llega

Cariño, siento que el hielo se derrite lentamente
Cariño, parece como si hiciera años desde que había  claridad
Aquí viene el sol
Aquí viene el sol y digo
Que todo está bien.

En la misma línea que Long, Long, Long. Pareciera que el recuerdo de Paul vivo le ayudase a continuar. ¿Quién de nosotros no ha sentido eso alguna vez?

Mucho menos conocida pero también muy significativa, tenemos la canción Sun King de John. Publicada en 1969 en el Abbey Road. En un principio, se le iba a llamar «Here Comes the Sun King», en clara alusión al tema de George, pero se desestimó el título y se quedó simplemente como Sun King.

Here comes the sun king
Here comes the sun king
Everybody’s laughting
Everybody’s happy
Here comes the sun king.

¿Por qué? ¿Por qué repetir el mismo mensaje, la misma letra y casi hasta el mismo título? Primero, porque John compartía el mismo sentimiento con George. Segundo, porque esta canción no fue concebida para ser publicada sola. Era un todo que, con el intermedio de las extrañas palabras en diferentes idiomas e incluso algunas inventadas, daba paso a la siguiente parte, una canción que fue grabada inmediatamente después que la anterior, en una sola pieza: Mean Mister Mustard (algo así como «Tacaño Señor Mostaza». (Mostaza, pimienta).

See yourself

En 1976, y rodeado por la mala suerte, George publicó su álbum Thirty three and 1/3. En él podemos encontrar esta impresionante canción, que había sido escrita nada más y nada menos que en el 67. Una vez más, este dato es fundamental para contextualizar y comprender bien su letra, cargada de alusiones a la mentira y mostrando el profundo rechazo y la mala conciencia que sentía George ante lo que estaba ocurriendo.

Mírate.

Es más fácil decir una mentira que decir la verdad.
Es más fácil matar una mosca que dejarla suelta.
Es más fácil criticar a otro…
Que mirarte tú mismo.

Es más fácil suspirar y ser como todos los demás.
Que están a tu alrededor y te crucifican mientras uno intenta hacer lo mejor.
Es más fácil ver los libros en el estante.
Que mirarte tú mismo.

Es más fácil herir a alguien y hacerle llorar.
Que secar sus ojos.
Estoy cansado de hacer el idiota con las mentiras de otras personas
Preferiría encontrar a alguien que sea auténtico.

Es más fácil decir que no que sentir que puedes.
Es más fácil arrastrar los pies que ser un hombre.
Es más fácil mirar a alguien con menos riqueza
Que mirarte tú mismo.

George critica a Faul, critica a los autores de la mentira y se critica a sí mismo por no hacer nada, por tomar el camino fácil. Impresionante la frase «estoy cansado de hacer el idiota con las mentiras de otras personas, preferiría encontrar a alguien que sea auténtico».

Beware of Darkness

Escrita en 1970, publicada en su álbum All things must pass. George sólo tenía 27 años. ¿Qué tiene que haber vivido un joven para sentir esto y plasmarlo así en una letra?

Cuidado con la oscuridad

Atento…

Ten precación y cuídate de los decadentes libertinos (los que giran y caen)…
precipitándose a tu alrededor
y del dolor que a veces se mezcla entre tus dedos.

Cuidado con la oscuridad

Atento…

Ten precaución y cuídate de los pensamientos que permanecen
enredándose en tu mente
de la desesperanza que te rodea, en plena noche

Cuidado con la tristeza

Que te golpea,
que te hiere
te llena de dolor y lo que es más
tú no estas aqui para esto

Atento…

Ten precaución y cuídate de los que cambian de posicion a hurtadillas
bailando por las aceras
del sufrimiento inconsciente, vagando a la deriva

Cuidado con las falsas ilusiones.

Atento…

Cuídate de los líderes codiciosos (líderes reales en la otra versión)
que te llevan a donde no debes ir
mientras lloran los grandes cedros
ellos solo quieren crecer…

Cuidado con la oscuridad

Blow away

Escrita en 1979 y publicada en el álbum George Harrison. George estaba pasando por una etapa muy feliz, se había casado con Olivia y acababa de nacer Dhani, su primer hijo. En esta canción contrapone este nuevo sentimiento de felicidad, ligado al amor que siente por su familia, al estado en que se había encontrado hasta el momento. Su expresión, su sonrisa, denotan esperanza.

Es interesante notar los dos ritmos que marcan esta canción: la parte en que recuerda y describe el pasado, que es lenta y taciturna, y la parte en que muestra cómo está ahora, muy alegre y divertida. George, como siempre, reflejando de forma magistral sus sentimientos. Hablando con su música.

El día se volvió negro, el cielo se desgarró
Llovió durante un año hasta que se humedeció mi corazón

El sol ya no estaba, ¿verdad, George?

Grietas y fugas
Las tablas del suelo se pudrieron
A punto de caer…
Casi lo había olvidado

Todo lo que tengo que hacer es amarte
Todo lo que tengo que ser es, ser feliz
Todo lo que tengo que hacer es tomar un poco de tu calor y lo haré:
Soplar, soplar, soplar.

El cielo se despejó, el día se volvió brillante
Cerrando los ojos ya la mente se me llena de luz
Es difícil de recordar el estado en el que estaba
Amnesia instantánea
Del Yang al Yin.

Todo lo que tengo que hacer es amarte
Todo lo que tengo que ser es, ser feliz
Todo lo que tengo que hacer es tomar un poco de tu calor y lo haré:
Soplar, soplar, soplar.

El viento sopló, las nubes se dispersaron
Aparecieron los arcoiris y las presiones se quemaron
Brisas, un canto, ahora me siento bien
El momento ha pasado
Como yo sabía que pasaría.

Todo lo que tengo que hacer es amarte
Todo lo que tengo que ser es, ser feliz
Todo lo que tengo que hacer es tomar un poco de tu calor y lo haré:
Soplar, soplar, soplar.

Son interesantes también estas secuencias del vídeo. Cuando George está cantando «el cielo se despejó, el día se volvió brillante…». Está tocando como zurdo. Otra referencia más a Paul.



En la segunda imagen, cuando canta sobre el estado en el que se encontraba, el cielo está cubierto de nubes oscuras y hay unos relámpagos.

En esta otra aparecen dos caras enfrentadas. Las dos caras de George: el doble de George.

Writing on the Wall

Publicada  en el Somewhere in England en 1981. El título me llamó la atención porque, si recordamos la canción «Saint Paul» de Terry Knight, había un verso que decía:

«Mientras tú y el Sargento Pimienta veíais la escritura en el muro».

Esta expresión es de un pasaje bíblico y hace referencia a una premonición de futuro, generalmente de muerte y desgracia. En inglés suele a veces utilizarse con el matiz de «lo que está por venir» o «ver la realidad».

Este último significado es que el que, deduzco por el contexto, tendría en esta canción, en la que George trata todo el tiempo de convencer a sus oyentes de que vean la escritura en el muro:

Writing’s on the wall

La escritura está en el muro, hermano
Tu vida está en tus manos
Depende de ti ver la escritura en el muro

Le está mirando a los ojos, señor
Es hora de que nos levantemos orgullosos
Para ir a ver y entender la escritura en el muro

Es extraño que nos aferremos a cosas que no tienen ni gracia ni poder
Mientras la muerte se aferra más a nosotros con cada hora que pasa.
Y todo el tiempo pensaste que duraría
Que tu vida, tus amigos, estarían aquí siempre
Hasta que fueron emborrachados o disparados o muertos, y alejados de ti.

No hay nada que tú necesites, hermana
El Señor está en todos vosotros.
La vida está diseñada para ver la escritura en el muro

La música está en el aire, madres
Debéis haberla oído llamándoos
Para que podáis ver la escritura en el muro

Y todo el tiempo pensaste que duraría
Que tu vida, tus amigos, estarían aquí siempre
Hasta que fueron emborrachados o disparados o muertos, y alejados de ti.

Ten cuidado cuando vayas a casa, hermana
Vigila bien la carretera
Tienes mucho amor, hermana
Más para crecer

La escritura está en el muro, hermanos
Vuestra vida está en vuestras manos
Depende de vosotros ver la escritura en el muro

La frase más interesante para mí es la que habla del final de los amigos. Unos emborrachados, otros disparados, otros muertos. Por esta época Ringo estaba teniendo muchos problemas con el alcohol, habiendo tenido que ingresar en una clínica de desintoxicación. Un año antes John había sido asesinado de cuatro disparos. Quedaría el tercero, el que dice que fue «muerto».

When We Was Fab

Esta preciosa y nostálgica composición fue escrita en 1987 y publicada en su álbum Cloud Nine. En ella habla de los tiempos de la Beatlemanía, cuando la fama comenzó a rodearles.

Cuando éramos fabulosos.

Hace mucho tiempo, cuando la hierba era verde.
Me desperté aturdido.
Llegamos como extraños en la noche.
Fab – hace mucho tiempo, cuando  éramos fabulosos.
Fab – cuando lo único que teníamos eran más impuestos.

Caricias que calentaban tu piel a la luz de la mañana.
Víctimas al amanecer.
Y nosotros lo hicimos todo.
Fab –  hace mucho tiempo, cuando éramos fabulosos.
Fab – vosotros erais mi mundo, erais mi único amor.

La frase víctimas al amanecer resulta muy interesante. Aunque por el contexto pudiera parecer que hace alusión a la prolífica vida sexual de los cuatro muchachos en los primeros tiempos, no deja de resultar llamativo.

Y mientras tú estés en este mundo
La poli va a venir a reclamarte.
Pero tú eres mucho más sabio.
Cuando el zumbido venga y se te lleve.
Te lleve.
Te lleve.

Los microscopios que engrandecieron las lágrimas.
Analizaron hasta las verrugas.
Pero aún la vida sigue.
Fab – hace mucho tiempo, cuando éramos fabulosos.
Fab – pero ahora ya se ha terminado, baby blue.
Fab – hace mucho tiempo, cuando éramos fabulosos.
Fab – como ese jersey que me enviaste.
Fab – y, realmente, aún me tienes atrapado.
Fab – hace mucho tiempo, cuando éramos fabulosos.

Los microscopios que engrandecieron las lágrimas (¿qué lágrimas?), analizaban hasta las verrugas… Cada detalle de ellos, cada error, cada paso que daban era grabado y comentado.

Pero el gran detalle -o pista, como prefiráis llamarlo -lo tenemos en el video. Durante unos segundos George coloca a los cuatro Beatles en escena:

Están él mismo, Ringo, John pasando dentro de un cuadro y una morsa que toca el bajo Rickenbacker con la mano izquierda. Paul… O más bien Faul.

Siempre hubo controversia con el personaje de la morsa (lo veremos en el artículo dedicado a esta canción), como si no quedara claro quién se escondía tras este disfraz, a qué hacía alusión el símbolo o qué pintaba en el contexto de la canción. Tanto que el propio John le dedicó una frase en su «Glass Onion»: la morsa era Paul. Eso sí, se amparó en la burla para ello.

Veinte años después, y aparentemente sin venir a cuento, George decidió confirmar este punto. Gracias a él ya no nos queda ninguna duda de quién ha sido siempre la morsa.

Brainwhased, el último álbum de George

En 2002, un año después de su muerte, salió a la venta el sorprendente Brainwhased, último álbum grabado por George. En él encontramos un mensaje claro, en ocasiones cínico y muy crítico, que habla sobre la manipulación, la mentira y el odio. Merece la pena escuchar todas sus canciones, aquí haré alusión a algunas de ellas, aunque sin analizar toda la letra para no alargar más el artículo.

Brainwhased habla del lavado de cerebro absoluto que sufre la sociedad por la televisión, los políticos y las mentiras que se cuentan.

That which I Have Lost, en la misma línea que Brainwhased pero más íntima y personal.

The Rising sun. El sol de  nuevo, enmarcado en una canción oscura, que habla de villanos y ocultaciones, de tener al diablo como guía. Con la impresionante estrofa:

En la habitación de los espejos
Puedes ver a kilómetros
Que todo lo que hay en ella
Está disfrazado

Como decía antes, absolutamente imposible abarcar en un artículo toda la obra de George, en cuanto él siempre escribió desde su corazón y su alma y en todo lo que hizo, inevitablemente, se plasmó la realidad que le tocó vivir.

Podríamos haber hablado de otros temas, como es el caso de Piggies, una profunda crítica hacia la sociedad y que influyó en Charles Manson, de quien indudablemente habremos de hablar en otro artículo. Otro ejemplo es Blue Jay Way, oscura y misteriosa y con otra interpretación oficial dudosa.

Os invito a buscar y analizar más mensajes de George para poder ponerlos en común entre todos.

Ahora, por el momento, trataremos otros aspectos también muy importantes sobre él.

George Vs Faul

Aunque tímido e introvertido, George tenía un gran sentido del humor y sabía hablar con profunda ironía, para aquellos que supieran entenderle. Valgan como prueba varias de las entrevistas que dio en su vida, especialmente aquellas en las que nombraba a Faul.

George hizo gala en multitud de ocasiones de un sarcasmo inusitado cuando hablaba sobre «su antiguo compañero». Oficialmente se habían enemistado por asuntos de negocios debido a que, entre otros motivos, Ringo y él no estaban de acuerdo con el uso que Faul daba a las canciones de los Beatles.

No analizaré todas y cada una de las intervenciones de George al respecto, sino que hablaré de las que, para mí, resultan más reveladoras.

Ceremonia del Rock and Roll Hall of Fame

En 1988 los Beatles fueron incluidos en el Rock and Roll Hall of Fame. Ringo, George y Yoko (en representación de John) audieron a la ceremonia. Faul no estuvo presente.

Este fue el discurso de George:

Yo no tengo mucho que decir porque soy el Beatle tranquilo.

Risas del público

Es desafortunado que Paul no esté aquí, puesto que él es el único que tenía su discurso en el bolsillo.

Más risas…

Ironía de George, sabiendo que Faul, de haber ido, habría tratado de acaparar la atención y hacerse notar, como era su costumbre. Igualmente, parece hacer alusión a que la intención de Faul habría sido ir, y confirma nuestras sospechas de que la decisión de impedírselo partió de George y Ringo. Más adelante hablaremos de ello.

A continuación, la expresión jocosa de George cambia totalmente, se torna seria y profundamente triste. Incluiré también la versión original de tan hermosas palabras:

Todos sabemos por qué John no puede estar aquí, y estoy seguro de que estaría. Y es realmente duro estar aquí, supuestamente representando a los Beatles (hace una pausa) es lo que toca, me temo,  pero… um… todos nosotros amábamos tanto a John y… todos nosotros amamos MUCHÍSIMO a Paul.

We all know why John can’t be here, and I’m sure he would be, and it’s hard really to stand here supposedly representing the Beatles … it’s what’s left, I’m afraid, but um, we all loved him so much, and we all love Paul very much.

Hablando de Faul
Hablando de John
Hablando sobre Paul
Al terminar de hablar tiene lágrimas en los ojos
Mientras la gente aplaude

Hubo cierta controversia, en diversos foros de Paul is Dead, sobre si George había dicho we all love Paul o we all loveD Paul, en pasado. De ser así, habría sido una pista extremadamente importante y es cierto que, dado su cerrado acento, uno duda cuando lo escucha. Sin embargo, no lo dice en pasado, sino en presente. No iba a arriesgarse tanto.

Pero tenemos que atender, no sólo a sus palabras, sino al contexto y a su expresión, que es de profunda tristeza. Por favor, observad sus ojos, cuando dice We all love Paul. No son los mismos ojos que pone cuando, al principio, habla irónicamente de Faul. Son los ojos de alguien que está guardando algo, que está pensando con añoranza en alguien que ya no está.

Y por ello también la importancia del contexto: acaba de hablar de John, acaba de decir que todos saben por qué no está allí, porque está muerto, y lo duro que resulta representar a los Beatles sin él. Para acto seguido, decir que lo aman y que también aman a Paul. Porque George estaba sintiendo una tremenda tristeza y culpabilidad por haber podido rendir homenaje a John abiertamente, y no poder hacer lo propio con Paul. Y de ahí la referencia final.

La evidencia es clara, sin necesidad de poner en boca de George el tiempo pasado. No hace falta. Sólo hace falta mirar y escuchar con la intuición, esa a la que tantas veces apelo. Hay que tener en cuenta también que en ese momento Faul se hallaba en pleitos con Ringo, George y Yoko, motivo por el cual no había acudido. En diversos círculos se dijo que la decisión no había partido de Faul, sino de George y Ringo, que le exigieron que no se presentara en  el acto. ¿Recordáis la negativa de George a volver a los escenarios con Faul durante Let it be? El hecho de que impidiera que Faul se presentara con ellos durante este evento parece concordar con aquel sentimiento. Por esto, resultarían incoherentes esas palabras de amor de George en caso de ir dirigidas a él, máxime con esa expresión de tristeza, si atendemos a los ácidos comentarios que solía hacer a menudo sobre Faul.

Igualmente llamativa resulta la progresión so much… para John y very much… para Paul.

Al final del acto, junto con todos los asistentes al evento (personas de la talla de Bruce Springsteen, Mick Jagger o Billy Joel), Ringo y George interpretan I saw her standing there. Precisamente esta y no otra, una cancion emblemática de Paul que, de haber sido cierto que el verdadero McCartney no había asistido por sus problemas con los exBeatles y en claro desprecio hacia el acto, no habría sido elegida. Pero George, que no había podido homenajear abiertamente a Paul, decide cantarla.

De hecho Faul, al enterarse de su muerte, dijo que era un hombre con «un gran sentido del humor»; parece extraño que nombrara precisamente esta cualidad para hablar de un amigo fallecido. Porque en  muchos momentos Faul temió sus palabras, temió su ironía y temió que el fuerte sentimentalismo de George acabara por traicionarle y hacerle hablar.

Para notar mejor el contraste, leamos las declaraciones de George en un programa de televisión muy poco tiempo después del evento del Hall of Fame:

(Hablan sobre lo que significó el evento para George, él le quita importancia).

-¿Estás triste porque Paul McCartney no pudiera ir?

(George piensa un instante).

-Eeh, por él, es una pena que  se lo perdiera porque hubiese pasado un buen rato; ya sabes, es bonito ver a la gente  después de lo que hemos hecho. Ya sabes, es todo lo que era, en realidad, llevar a los muchachos allí, darles una palmadita en la espalda y entregarles su medalla. Y es una lástima que se lo perdiera  porque él ha contribuido tanto a ello, pero no nos arruinó la noche, lo pasamos bien sin él.

Finísima ironía la de George. Pero comparemos esta forma de hablar de la ausencia de «Paul» con la dedicatoria hacia de él al final de su discurso y su expresión desolada…

-¿Has podido tener alguna reconciliación con Paul después de ese evento en particular?

-Oh, él está bien, él está bien…

Interesante… «él está bien»,  y no «nosotros estamos bien»…

-Él solamente intentó utilizar esa situación por algún motivo personal que tenía y simplemente no funcionó. Pero ya sabes, hace mucho que pasamos todas las peleas.

Algún motivo personal…

-¿Cómo te sentiste cuando oíste las versiones de McCartney de  los antiguos temas en «Broad Street»?

Broad Street fue el álbum de la banda sonora de una película que produjo Faul en 1983. Incluía canciones como Yesterday o Eleanor Rigby, entre otras. Hemos de suponer que a George no le haría  mucha gracia que Faul hiciera uso de canciones de Paul. La película fue un auténtico fracaso comercial, pero curiosamente el álbum llegó al número uno en la ventas del Reino Unido. O tal vez no sea tan curioso…

-Creo que estaban bien… No me di cuenta de que eran… versiones nuevas. (Se ríe). Sólo miro las nuevas.

Leamos entre líneas. Faul había utitilizado canciones de los Beatles, incluidas varias de Paul, modificándolas para hacerlas ver como «nuevas versiones». Eleanor Rigby, por ejemplo, fue presentada como «Eleanor’s Dream» y grabada como una canción instrumental. Obviamente, tanto George como el resto del público se darían cuenta de la diferencia. Pero George lo ridiculiza, lo critica por haber hecho uso de un trabajo que no era suyo.

-Me gustó bastante, pero en realidad yo no… (Piensa un segundo) recuerdo bailes, algo sobre Paul bailando… no recuerdo las antiguas.

El entrevistador continúa:

-Él dijo que quería abordar algunas de las otras viejas canciones, incluyendo probablemente algunas de las canciones de Lennon como «Beatiful boy» e «Imagine». ¿Te sorprende que quiera hacer eso?

En este punto me parece oportuno ilustrar esta parte de la entrevista con la expresión que está poniendo George, que además mueve nervioso sus manos:

Lógico, esto ya era el colmo: Faul pretendiendo hacer uso de canciones de Lennon. Que lo hiciera con las canciones de Paul, con  lo que sabían George y Ringo, estaba mal, pero en realidad podía, ya que, al sustituir a Paul, oficialmente él era el compositor de las mismas. Sin embargo lo de John tuvo que sentar a George como un tiro. De ahí su reacción:

-¿Paul? -Pregunta ligeramente indignado. Creo que con esa pregunta trata de ganar tiempo para asimilar lo que ha oído.

-Sí

-Porque se le han acabado las suyas buenas.

Muy agudo, George. De estar vivo, a Paul McCartney no le habría hecho falta hacer uso de canciones de hacía veinte años.

-Bien, ahora tenemos eso grabado -dice entre risas el entrevistador.

-Bueno – dice George con expresión seria y decidida –es la verdad.

Más adelante George concedería más entrevistas, como es el caso del programa Midday Show, en la televisión australiana, en la que también vertería duras críticas hacia Faul.  Pero siempre en la misma línea cerrada y ambigua de siempre.

Otras declaraciones y curiosidades

Aunque lo trataré en profundidad en un próximo artículo, señalaré un par de detalles que podemos encontrar, en la misma línea, en el documental Anthology.

En la parte 1, George está hablando del pasado, de cómo habían comenzado a tocar  juntos. Concretamente, dice:

Paul WAS left handed and I was right handed… and I still am.

Es curioso, tras decir «yo era diestro»… hace una ligera pausa, se queda pensativo unos segundos y continúa, especificando que ÉL sigue diestro. ¿»Paul» ya no es zurdo? ¿O Paul ya no está?

También se ve una importante incongruencia cuando Faul asegura ser DOS AÑOS mayor que George y luego este dice que Paul ERA nueve meses mayor.

Aparte de la tremenda metedura de pata de Faul (no parece saber qué diferencia de edad había entre ellos, siendo que se supone que habían acudido juntos al instituto), tenemos que atender a las palabras y posterior reacción de George: al hablar de Paul, usa el pasado y, como en la frase anterior, se corrige inmediatamente, simulando que está haciendo una broma al respecto, diciendo: Incluso ahora él sigue siendo nueve meses mayor. Es importante atender al detalle -se ve muy levemente- en su expresión facial. Parece darse cuenta de que ha cometido un error, hace una ligera pausa y continúa hablando.

Existe una entrevista también muy interesante, en la que George habla sobre las drogas y sobre John y Julian Lennon:

Cabe hacer mención también a la interesante entrevista que concedió en The Dick Cavett Show, en la que, entre otras alusiones, nos regala estas enigmáticas frases:

Dick: Todo eso de que ella era el problema del grupo, ¿no es un poco tonto que una mujer pueda suponer tanto problema?

George: No, el grupo tenía problemas mucho antes de que Yoko viniera. Muchos problemas, amigos.

Dick: ¿Puedes recordar quién fue el primero en decir, ya sabes, «me apuesto  a que nos vamos a separar algún día, esto no  puede seguir, es una especie de sueño que podamos permanecer todos  juntos?

George: No. En realidad, no recuerdo nada sobre los  días de los Beatles. Parece como una especie de, ya sabes, reencarnación previa cuando lo pienso.

Dick: ¿De hace mucho tiempo, como otra vida?

George: Sí.

No fue la primera ni la última vez que utilizaba este recurso de la «otra vida». Había veces que, por no mentir, George prefería salirse por la tangente y decir que no recordaba nada.

La muerte de John Lennon y el ataque contra él

El asesinato de John Lennon supuso una fuerte conmoción para George. No sólo quedó destrozado y sin poder salir de su casa en varios días (recordemos la reacción de Faul a la muerte de Lennon). A partir de ese momento, el miedo se apoderó de él y rodeó su vivienda de medidas de seguridad; la paranoía le había invadido: se compró una mansión, la fortificó y se recluyó en ella como en una fortaleza.

Al parecer, temía que otro ataque similar al de Lennon acabara también con su vida. Igualmente, limitó mucho durante un tiempo sus apariciones públicas. Este hecho es muy interesante. Porque, aunque, según la versión «oficial», el motivo principal de Chapman para asesinar a John era que se trataba de alguien muy famoso, es indudable que la posición pública que tenía Lennon y la influencia que había tenido con sus acciones a favor de la paz habían sido lo suficientemente importantes y controvertidas como para que un «loco asesino» se fijara en él.

McCartney, a pesar de ser otro exBeatle -más famoso y «carismático» que George- no temió por su vida, ni el asesinato de su excompañero pareció afectarle lo más mínimo en su rutina diaria. No creo que el motivo de que George temiera otro ataque inminente contra su persona se debiera a su categoría de exBeatle. Hay que tener en cuenta que, además, John había estado siendo muy vigilado por la CIA y el FBI, y que el propio Lennon lo había confiado a sus amigos, muy presumiblemente también a Harrison. Si George sospechara que la muerte de John había sido un ataque de la CIA solamente por sus ideas políticas cercanas al comunismo y su activismo en contra de la guerra, no habría tenido por qué temer también por su vida, ya que él no tenía relación alguna con estas cuestiones.

Es importante, por lo tanto, señalar que no se trata de un simple «temor» que te lleva a tomar medidas de precaución que hasta el momento no habías tenido en consideración. Se trató de auténtico pánico, convirtió su casa en un auténtico bunker, gastó miles de dólares en colocar muros, vallas, cámaras, etc. George temía muy seriamente por su vida y los motivos «oficiales» no parecen darnos una explicación coherente. ¿Qué tenían en común John y George que él consideraba que los convertía en un blanco? Los dos sabían la verdad sobre Faul… y el entramado que había detrás de él.

Desafortunadamente, el tiempo le dio la razón. El 30 de diciembre de 1999, Michael Abram, otro loco solitario, logó entrar en su casa y trató de asesinarle armado con un cuchillo. Sólo la providencia y la rápida actuación de su mujer, Olivia, impidieron que Abram llevara a cabo su plan. Cuando fue detenido, declaró estar «poseído por el espíritu de Harrison» y haber sido una misión concedida por Dios el asesinarle. Sin duda, otro pobre diablo sujeto a control mental.

De hecho, el padre de Abram, Ray, declaró: le gustan los Beatles como a cualquier persona normal, pero no es un fanático. Yo creo que para él no son algo de su generación.

Según un funcionario del hospital en Reading, al cual llevaron a George durante el ataque, nos cuenta que el mismo ex beatle descartó, con su característico sentido del humor, que el atacante fuera un ladrón, incluso antes que  se escuchara la versión de los hechos de Abram. George sabía muy bien lo que decía.

George falleció el día 29 de noviembre de 2001, de un cáncer que le había sido diagnosticado a mediados de los años 90. Tenía 58 años. Fue incinerado, pero su familia nunca desveló la localización de sus cenizas, aunque hay rumores de que fueron depositadas en el río Ganges.

Ringo lo había visitado el día anterior. Con lágrimas en los ojos, a la vez que esboza una amarga sonrisa, nos recuerda las últimas palabras que le oyó decir a George.

Estaba ya muy enfermo, sólo podía estar tumbado. Yo tenía que irme a Boston, porque mi hija tiene un tumor cerebral. Y le dije, «George, tengo que irme, tengo que ir a Boston» y él me dijo, de hecho son las últimas palabras que le oí. Él dijo: «¿Quieres que te acompañe?»

Lady Ruth



Una respuesta a “George Harrison: la conciencia es la voz del alma”

  1. Buenos días señorita lay ruth me pareció muy interesante y bueno el artículo sobre como George Harrison se sentía muy dolido por la muerte de Paul , su frustración de no poder decir la verdad y tener que fingir que nada paso durante mucho tiempo. También me pareció muy sorprendente el grado del miedo que tenia George por su vida después de la muerte de John Lennon, yo creo que seguramente George también sabía lo mismo que John sobre la CIA y su plan de la manipulación de la gente ademas de la muerte de Paul y lo que hay detrás de ello .Además de las cosas que decia sobre Faul y las canciones en las que expresaba su dolor por la muerte de Paul , como en el documental de imagine hay una parte de este cuando en la casa de John Lennon George estaba tomando té con el y yoko le estaba sirviendo el té a George y Jhon dice que «esta era la grabación de la esposa de un beatle sirviendole té a uno de los cuatro ex beatles» y George rápidamente lo corrige y le dice «de los tres «y luego Jhon dice «de los tres » . George hace referencia diciendo que solo quedaron tres beatles porque Paul ya murió es algo que me parececio interesante. Gracias por brindarnos está información muy importante seguiré alerta a los siguientes artículos que siga publicando, gracias por su tiempo. Saludos desde México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.