Los instrumentos de Paul 1/2: los early days y el bajo Höfner

Hemos preparado dos artículos en los que abordaremos el tema de los diferentes instrumentos que tocó Paul, haciendo especial hincapié en el bajo, con la intención de aportar un poco de luz y verdad a la historia de los Beatles y, como no, desenmascarar una vez más a Faul.



Para ello tenemos que remontarnos mucho en el tiempo, a aquellos momentos en que Paul comenzaba a descubrir y a experimentar la música, esos primeros instrumentos, las primeras actuaciones. Este será el tema de esta primera parte.

Pero lo primero que nos encontramos cuando intentamos saber más sobre los “early days” es la gran cantidad de fuentes distintas, que aportan datos y fechas de todo tipo, en ocasiones incluso contrarias entre sí. Esto nos ha supuesto un gran problema, pues hemos tenido que pasar horas contrastando la información, buscando en decenas de páginas e incluso en libros y documentales, para tirar del hilo y llegar hasta la fuente primigenia de cada dato que encontrábamos. Y ahí es donde nos dimos cuenta que la mayoría de estas fuentes estaban basadas en declaraciones de Faul.

Este descubrimiento fue desalentador: si la mayoría de las fuentes existentes hoy en día sobre los primeros tiempos de Paul han salido de las palabras de Faul, mal asunto, al menos para aquellos que buscamos la verdad.

Por ello no tuvimos más remedio que cotejar el sinfín de versiones distintas que íbamos hallando, buscar declaraciones de Paul verdadero o de gente que vivió con él aquellos días y atender, por encima de todo, a las pruebas gráficas en forma de fotografías. Iré contando la historia aclarando en cada momento si la fuente del dato está contrastada o no y se puede tomar como válida. Es posible también que, debido a esto, hayamos incurrido en algún error pero, como siempre, el debate está servido y agradeceremos cualquier aportación.

La trompeta

Al parecer, todo comenzó con una trompeta. En prácticamente todas las fuentes que encontré se hablaba de que Paul, siendo aún muy joven, tuvo este instrumento. Pero casi todas estas fuentes habían salido de Faul y además de una forma curiosa, veamos un par de ejemplos:

Mi papá me compró una trompeta por mi cumpleaños, en Rushworth & Draper’s (la otra tienda de música de la ciudad), y la amaba. Era un objeto de “gran héroe” en aquel momento. Estaba por ejemplo, Harry James, de El hombre con la trompeta de oro. Había habido muchos trompetistas famosos hasta el momento, así que todos nosotros queríamos ser trompetistas.

Perseveré con la trompeta durante un poco de tiempo. Aprendí “The Saints”, que todavía puedo tocar en C mayor. Entonces me di cuenta de que no iba a poder ser capaz de cantar con esa cosa clavada en mi boca, así que le pregunté a mi papá si le importaba que la cambiara por una guitarra, que también me fascinaba. A él no le importó, así cambié mi trompeta por una guitarra acústica (…)

Aquí nos dice que se la regaló “su padre” por su cumpleaños, pero no especifica año concreto. Vamos con otras declaraciones al respecto:

Debía de tener unos quince o dieciséis años y mi papá me compró una trompeta. Él dijo: “porque una trompeta es un tipo de instrumento heroico en este tiempo” (se refería a  El hombre con la trompeta de oro y todo eso). Mi papá había sido trompetista, así que me enseñó un poco. Pero me di cuenta en seguida de que no podía cantar con la trompeta y quería cantar también, así que le pregunté si no le importaría si la cambiaba por una guitarra.

Mantiene la coherencia sobre su padre como autor del regalo, e incluso vuelve a repetir la referencia a “El hombre de la trompeta de oro”. En esta ocasión, pone en boca de Jim la creencia de que este instrumento era algo heroico (una expresión un poco rara, pero en fin). Pero la verdadera incongruencia está en la fecha. ¿Quince o dieciséis años? Esto es una barbaridad. Con quince años le faltaban a Paul dos semanas para conocer a John, y ya llevaba mucho tiempo tocando la guitarra o no habría sorprendido a su futuro compañero con sus habilidades. Y con dieciséis ya llevaba un año en los Quarrymen, incluso había hecho ya muchas actuaciones. No se puede “recordar” lo de “El hombre de la trompeta de Oro” y a la vez contradecirse a sí mismo en semejante dato. No estamos hablando de unos meses. Porque además, hay otro hito importante en la vida de Paul que le habría hecho recordar, sin ninguna duda, la edad que tenía en este momento. Ahora lo veremos.

Tratando de contrastar estas palabras de Faul busqué y busqué, hasta hallar una fuente en la que George afirmaba que Paul, efectivamente, había tenido una trompeta. Paul y George fueron juntos al Liverpool Institute. Al comenzar el curso del 56, en septiembre, coinciden en el autobús y entablan conversación. Esto es lo que nos cuenta George:

Paul tenía una trompeta y se enteró de que yo tenía una guitarra, así que nos juntamos para tocarlas. Yo tenía trece años. Nos hicimos amigos, íbamos juntos a tocar a mi casa, compartíamos la pasión por el Rock and Roll americano.

Gracias a George ya sabemos que la trompeta existió y además, mucho más exacto que Faul (por qué será), nos indica que él tenía 13 años, por lo que deducimos que Paul tenía 14 en aquel momento. Uno tocando la trompeta y el otro la guitarra, pasaban ratos juntos en casa de George.

Pero el 31 de octubre muere Mary, la madre de Paul. Este era el hito que comentaba más arriba. ¿Cómo puede Faul decir que le fue entregada la trompeta con quince o dieciséis años, si “su” madre murió cuando tenía catorce y ya la tenía?

Faul nos dice que al poco tiempo de tener la trompeta se da cuenta de que no puede cantar “con esa cosa clavada en la boca” (preciosa expresión) y va a cambiarla por la guitarra; pero George dice que tocó la trompeta con él durante algún tiempo. ¿Puede haberse imaginado George a Paul tocando una trompeta en su casa si esto no pasó? Imposible. Por lo tanto George dice la verdad. Siempre que lo del regalo de cumpleaños sea cierto, la trompeta tuvo que durar, como mínimo, cuatro meses.

Según Faul, sólo tocaba And when the saints go marching in y poco más. George dice que compartían la pasión por el Rock americano. En este contexto, no me imagino a George y a Paul tocando The Saints una y otra vez. Algo más sabría tocar Paul o el verdadero motivo por el que cambió la trompeta fue que no era un instrumento adecuado para el Rock, música que emergía con fuerza en aquel momento, y la cual acababa de descubrir junto a su amigo.

No existen más fuentes ni datos que confirmen la historia de Faul sobre esto. Es coherente el hecho de que se la regalara su padre pues, efectivamente, había sido trompetista en el grupo Jim Mac’s jazz band. Pero igual que resulta coherente para nosotros, pudo haberlo sido para Faul a la hora de construir o “adornar” su historia.

Por cierto, ¿por qué Faul no dice nunca que estuvo tocando la trompeta con George? Esa es una gran anécdota, que Harrison no ha olvidado. Interesante, ¿verdad? Faul no lo había dicho porque no lo sabía. Las declaraciones de George son posteriores a las fuentes que he citado más arriba. Faul ha construido esta historia a su antojo, a partir de algún dato suelto que tendría. Su fuente sería, muy probablemente, Jim. Porque si se lo hubiera contado George, este le habría dicho que habían tocado juntos y Faul lo habría incluido en su fábula.

Me he entretenido tanto en la historieta de la trompeta, a pesar de la escasa importancia de este instrumento, para hacer una introducción a lo que veremos a partir de ahora: Faul ha ido creando los early days a su manera; pero la verdad, que es muy tozuda, se acaba abriendo camino.

La Framus Zenith

Sigamos con la historia. En la biografía The words and music of Paul McCartney, escrita por Vincent Pérez Benítez, encontramos que, según Faul, al morir “su” madre, devastado, se refugia en la música, dedicándose en cuerpo y alma a ensayar con su nueva guitarra acústica, la Framus Zenith 17. El mismo Faul enfatiza este hecho diciendo que su hermano (en otras ocasiones una tía), le dice: has cambiado a tu madre por una guitarra.

Según Faul, al morir “su” madre ya tenía la guitarra acústica. ¿En qué momento cambió Paul la trompeta por la Zenith? Basándonos en la historia de las sesiones de trompeta con George, que empezaron en septiembre y algo durarían, Faul nos deja una horquilla de menos de dos meses. Deduciremos que, siempre que sea verdad que ya la tenía al morir Mary, lo hizo, como pronto, a principios de octubre del 56.

Afortunadamente, llegados a este punto ya tenemos evidencias gráficas de esto:

Un jovencísimo Paul tocando la Zenith. A falta de datación oficial, podemos deducir, por su ropa y su aspecto, que estamos en la primavera del 57

 

Vamos a volver a la versión de Faul. Según la biografía de Vincent Pérez:

“No tenía ni idea de cómo tocarla. No me daba cuenta de que era porque yo era zurdo, y no lo hice hasta que vi una fotografía de Slim Whitman, que también era zurdo, y vi que él tenía la guitarra volteada de la forma incorrecta”. Una vez que modificó las cuerdas de arriba hacia abajo, McCartney descubrió que la primera cuerda se movía alrededor de las ranuras más amplias diseñadas para la sexta cuerda. Así que él con cuidado «modeló» un fósforo e hizo un pequeño bloque para que la cuerda quedase quieta. Después montó un pequeño pickup cerca del puente y quitó el guardapúas, y usó esta guitarra hasta el primer viaje a Hamburgo de los Beatles.

Según nos cuenta Faul, en su profunda ignorancia sobre guitarras y zurdera, no supo por qué no era capaz de tocar este instrumento hasta que no vio a otro guitarrista zurdo voltear su guitarra. Para luego hacernos una descripción, como mínimo extraña y rebuscada, de cómo la adecuó para acomodarla a su situación.

Pronto vamos a rebatirle algunos puntos, pero de momento vamos a continuar contando la historia de los early days:

Principios de 1957, George ha formado la banda The Rebels, que sólo realizará una actuación en público en la Speke British Legion Club de Liverpool. Paul no se encontraba en esta banda, aunque mantenía contacto con George. Posiblemente todavía no tenía la suficiente habilidad con la guitarra para ello. Es en este momento cuando, según George y John (menos mal), Paul compone su primera canción, I lost my little girl. No especifican con qué instrumentos. Faul, unas veces, afirma que lo hace con la Zenith, otras, con la guitarra acústica de su padre. En una tercera versión, usa las dos. ¿Pero qué guitarra de su padre?

Se supone que esta guitarra:

Esta curiosa fotografía, de la cual yo he dudado siempre profundamente, le encanta a Faul. La ha publicado en varias ocasiones, como por ejemplo en el frontal de su álbum Chaos and Creation in the Backyard



Si esta es la tan famosa guitarra de Jim, estaríamos hablando de la misma época en que aparece Paul, más arriba, con la Zenith, ya que Faul sostiene que durante aquellos meses usaba ambas. Y sin embargo, observad a Paul: ¿no parece más mayor?

Veamos esta otra toma, sobre junio del 57:

Sí, efectivamente, Paul aquí está mucho más joven, puesto que sigue teniendo catorce años. Y toca la Zenith.

Otro hecho que resulta incoherente es que Paul, supuestamente en el 57, usara ambas guitarras para componer I lost my litte girl. Si su padre tenía una guitarra acústica, que funcionaba bien, que servía, ¿por qué cambiar la trompeta por la Zenith? Hubiera podido coger esa. Estamos hablando de un chico que no tenía ni idea de guitarras, ¿qué más le daba, si era para aprender?

Esta foto es de 1962, componiendo con John en Forthlin Road. Tiene aspecto de ser la misma guitarra y Paul parece tener la misma edad que en la foto que usa Faul en su álbum. Esta guitarra, en todas las fuentes consultadas, es denominada simplemente «House guitar». Ni el modelo se conoce.

Yo, particularmente, dudo de que esta guitarra fuera de Jim, y dudo que Paul la usara con catorce años, a la vez que la Zenith, sino años después. ¿De quién era la guitarra? No lo sabemos y está claro que Faul tampoco.

Siempre según el testimonio de Faul, en este tiempo, aunque ama la guitarra, el padre de Paul le obliga a tomar clases de piano. Pero como le gusta tocar de oído, las deja para acabar aprendiendo por su cuenta. No existen datos que avalen esta versión, pero más adelante veremos a Paul tocando el piano en alguna actuación, luego deberemos dar por bueno, al menos, el hecho de que en algún momento decidiera probar a aprender a tocarlo.

6 de Julio de 1957. Los Quarrymen, grupo que lideraba John Lennon desde hacía un año, actúa en un picnic organizado por la parroquia de Woolton. Ivan Vaughan, que había coincidido con él en Dovedale (escuela de primaria) y compañero ahora de Paul en el Liverpool Institute, invita a este último a asistir. Geoff Rhind, un amigo de John, hace la siguiente fotografía:

Ivan presenta a John y a Paul en el hall de la iglesia. Con su Zenith, Paul le hace una demostración de Twenty Flight Rock y algunos otros fragmentos. John queda impresionado por sus habilidades a la guitarra.

Después de esto habla con Pete Shotton (según la biografía de este y otros testimonios), y discuten sobre la posibilidad de incluir a Paul en el grupo. Una semana después Pete se encuentra con Paul de casualidad y le invita a unirse. Paul, contento, acepta, pero no puede hacerlo en ese momento pues se va de vacaciones a un campamento de boy scouts en Hathersgate.

Hagamos un inciso para recordar cómo Faul explica este momento fundamental en “su” vida durante una entrevista que concedió en México en 1993:

Antes de los Beatles debes recordar que yo estaba en un grupo llamado (piensa un poco) The Quarrymen. John estaba en él y me pidió que me uniera al grupo.

Y cómo lo hace en su entrevista con Tony Bacon en 1995:

Al mismo tiempo un amigo mío me presentó a John y él me pidió que me uniera a los Quarrymen.

Resaltar que cuando dice “al mismo tiempo”, Faul en su entrevista se refiere a cuando conoció también a George, algo que sabemos que había sucedido casi un año antes.

Las palabras de Faul han tenido muchísimo más peso que las de Pete Shotton, que fue el verdadero protagonista en ese momento y a quien le debemos mucho. Pete era el gran amigo de John por aquel entonces, juntos habían formado la banda. John jamás habría tomado esa decisión sin consultarlo con él. Si Pete hubiera dicho que no quería a Paul, aun habiendo sido un error, no habría habido Beatles. Sin embargo son pocas las fuentes que le dan crédito, quedando para la posteridad la historia falsa de que, en el mismo momento en que John conoce a Paul, le invita personalmente a unirse a ellos. Bien es cierto que en la biografía de Hunter Davies se nombra este hecho, pero… ¿con quién se documentó Davies para ello? Dudo que con Faul.

A la vuelta de vacaciones Paul se une a los Quarrymen, comienza a ensayar y hace su debut en público el 18 de octubre, en el New Clubmoor Hall de Liverpool. No hay reporte de John ni de Paul sobre esta actuación, pero sí tenemos estas palabras de Faul:

Para mi primer concierto me dieron un solo de guitarra en la canción Guitar Boogie  de Arthur Smith. En los ensayos la tocaba fácilmente por lo que me eligieron para hacer el solo. Las cosas iban bien pero cuando llego el momento de tocarlo en vivo estaba demasiado asustado, tenia los dedos pegajosos y pensé: “¿que estoy haciendo aquí?”. Me equivoque varias veces hasta que dejé de tocar. Era un momento muy difícil para mí con todo el mundo mirando al guitarrista. Yo no podía hacerlo. Es por eso que entonces George fue llamado para integrar el grupo.

Bien, debemos suponer que esta anécdota, del tipo que le encanta contar a Faul –ridícula– bien pudo habérsela contado John, puesto que al ser un momento tan importante la recordaría con cariño. Y sin embargo Faul lo estropea con su afirmación de que fue por eso que después llamaron a George para unirse. Esto es una falsedad.

Faul parece olvidar que el 23 de noviembre de ese mismo año, un mes después, Los Quarrymen regresan al mismo club para hacer una actuación con el mismo repertorio. A esta actuación pertenece la primera fotografía pública que existe de John y Paul tocando juntos:

Paul y John en guitarra y voces. Eric Griffiths en la guitarra, Len Garry en el bajo de caja de madera y Colin Hanton en la batería. Pete Shotton acababa de abandonar la banda, después de confesar a John que le aburría ensayar

 

Asimismo, Faul olvida que hubo muchas actuaciones más (podemos citar, entre otras, el Wilson Hall de Garston o el Stanley Abattoir Social Club) hasta que en diciembre del 57 Paul presenta a John y a George, que había estado practicando con su propio grupo, The Hurricanes.

George toca Raunchy y Guitar googie shuffle y John queda impresionado, pero no acepta que se una por su corta edad (en ese momento tiene todavía catorce años).

Según la cronología de Jordi Sierra i Fabra, George acompaña como amigo a los Quarrymen a partir de febrero en muchas de sus actuaciones, pero no pertenece oficialmente al grupo. No es hasta el verano que John, convencido por Paul, acepta incorporarlo, a pesar de que lo sigue viendo muy joven.

¿Qué hay entonces de la versión de Faul de que, debido a la falta de habilidad de Paul en su primera actuación, George es llamado a unirse al grupo? George no se une hasta nueve meses después. ¿No hubo guitarra solista desde octubre del 57 hasta julio del 58 en The Quarrymen? Sí lo hubo, Eric Griffiths que, según la cronología citada anteriormente, abandonó la banda en la primavera del 58. Al irse Eric y estar por allí George, este es invitado, por fin, a unirse a ellos. Por lo cual, si acabo de demostrar que el argumento de Faul sobre la entrada de George en el grupo es falsa, ¿por qué habríamos de creer su ridícula historia sobre un Paul poniéndose nervioso y no acertando a tocar ni una nota?

Ya tenemos juntos a George, John y Paul, que junto a Colin Hanton a la batería y John Lowe al piano graban un disco llamado Kensington Recording Studios. En la cara A, That’ll be the day de Buddy Holly y en la cara B, In spite of all the danger, de Paul y George.

Es el momento de retomar el asunto de la guitarra Zenith, gracias a las siguientes imágenes que tenemos de esta época:

Esta imagen es entrañable, fijaos como a George, todavía jovencito, todavía le quedaban unos centímetros para igualar a John y a Paul en altura

 

Observemos la Zenith; miradla aquí, ahora en la imagen anterior, y en la primera que puse de Paul con ella. ¿Ya? Ahora recordemos las declaraciones de Faul:

Le añadí un pickup cerca del puente y quité el guardapúas.

¿Le quitó el guardapúas? El guardapúas (la placa de plástico blanco) está ahí, arriba, donde tenía que estar.

Igual que está aquí, un poquito después:

Disponemos de esta fotografía gracias al sobrino del muchacho pelirrojo de la derecha, Shamus O’Shonnery, amigo de Paul por aquel entonces. Este chico, músico también, escribió un artículo sobre la Zenith y en él dice lo siguiente:

Paul cambió las cuerdas para poder tocarla zurdo, pero dejó el guardapúas en su posición original.

El autor del artículo no dice nada sobre los pickups. Vamos con ello: los pickups son unas cápsulas que sirven para electrificar las guitarras, y ayudan a poder conectarla a un amplificador.

Faul dice que las colocó junto al puente, es decir, abajo, algo que además, resulta poco común. En las imágenes que tenemos no podemos confirmar si esto es cierto o no (la más clara sería la de color y aún así, al estar la mano de Paul delante, no podemos distinguir si se trata de una sombra de la pintura o del famoso pickup).

En cualquier caso está claro que el guardapúas no fue eliminado. Y si eso es claramente falso, lo otro también podría serlo.

En este momento pensé: ¿y si hubiera realizado los cambios más adelante? Sería un tanto extraño, puesto que Faul ha dado a entender que modificó la guitarra cuando trataba de adaptarla para zurdos, y en estas últimas imágenes ya han pasado casi dos años.

Por eso muestro ahora esta otra toma, datada un año después:

Y otra más, posterior:

Son ya tres años con el guardapúas ahí. Poco le quedaba de vida ya a la Zenith y Paul, por las evidencias que tenemos, no había realizado esa modificación todavía. Lo mismo que el tema de los pickups: Paul, a juzgar por las imágenes, no conectaba su guitarra a ningún amplificador. No lo necesitaba porque el tipo de actuaciones que llevaban a cabo, en clubs sociales y con escaso público, no lo requería.

Invierno del 58, los Quarrymen continúan actuando dónde y cuándo pueden, aunque los únicos miembros fijos son John, George y Paul. Los baterías son itinerantes.

El 29 de agosto del 59 los Quarrymen actúan en el Casbah club, regentado por Mona Best. Allí conocen a su hijo Pete, que toca la batería.

El 15 de noviembre de este mismo año John, George y Paul actúan en un show de televisión en Manchester bajo el nombre de Johnny and the Moondogs. Era la primera vez que tocaban fuera de Liverpool. Algunas fuentes afirman que, a falta de alguien que toque la batería, Paul tiene que asumir el rol en esta ocasión.

Ante los escasos resultados económicos y la falta de expectativas, los Quarrymen se disuelven.

En enero de 1960 John, Paul y George vuelven a juntarse. Stuar Sutcliffe, compañero de John en la escuela de arte, es invitado a unirse al grupo, aunque no sabe tocar ningún instrumento. John confía en su carisma y lo admira por su gran talento como pintor.

Hacía poco tiempo que Stuart había vendido un cuadro a John Moores por 65 libras. Sus compañeros le convencen para que, con el dinero, se compre un bajo Höfner modelo 500/5. Stuart pasa entonces a convertirse en el bajista del grupo. Sin embargo, todavía no tienen batería fijo.

Deciden llamarse, por un corto espacio de tiempo, Long John & The Silver Beetles, para dejarlo luego en, simplemente, The Silver Beetles.

En la primavera de 1960 John y Paul realizan dos actuaciones, los dos solos, bajo el nombre de Nurk Twins, en el pub Fox and Hounds de Caversham, así como otra en el Club Upper Patliament de Liverpool.

En esta imagen tenemos ya a Stuart al bajo y el de la batería es Tommy Moore. Tommy se unió a ellos el 10 de Mayo y los acompañó hasta el 13 de junio. Durante este período los Silver Beetles realizaron una gira por Escocia (a pesar de que Faul, en su entrevista de México, afirmaba que nunca habían salido de Liverpool antes de ir a Hamburgo). Deberemos datar esta fotografía durante este período.

Y atención, porque en esta imagen y en las dos siguientes (en las que ya no está Tommy, por lo que las dataremos en el mes de Julio):

Apreciamos, por primera vez, que el guardapúas de la Zenith ha sido eliminado. La cuestión es: estamos hablando de cuatro años después de haber adquirido la guitarra. Tal y como afirma Faul, Paul hizo este cambio, pero no cuando él dice, sino muchísimo después. Y no por los motivos que él afirma sino, muy probablemente, por algo secundario como podría ser estética o desgaste.

Igualmente, podemos confirmar que Paul no tiene la guitarra conectada a ningún amplificador. El único cable que se ve es, en la segunda foto, el del micrófono. Paul no enchufaba la Zenith porque no tenía cápsulas.

Aquí se ve el típico gesto de Stuart de volverse de espaldas debido a su falta de pericia tocando

 

La Rosetti Solid nº 7

A principios de agosto los Silver Beetles vuelven al Casbah club y se encuentran con Pete Best, que hace una prueba y acaba siendo admitido como batería fijo.

Se acerca el primer viaje a Hamburgo, para el que tienen que prepararse. Es en este momento cuando Paul decide comprarse su primera guitarra eléctrica, la Rossetti modelo Solid número 7. Faul, hablando de ello, dice:

Entonces fuimos a Hamburgo y compré una Rossetti. Bueno, la compré en Liverpool, y la llevé a Hamburgo.

Aunque se corrige en el último momento, la historia concuerda en este punto, pero no en el siguiente:

Solíamos tocar en un pequeño club y no había cerca ninguna tienda de música, tenías que ir hasta la ciudad de Hamburgo para conseguir cuerdas y equipamientos. Siempre íbamos a Steinways, que es donde John encontró su primera guitarra eléctrica, una Club 40, él y George compraron dos Club 40.

Faul miente de nuevo. Y miente porque si recordamos esta imagen:

Y nos fijamos en John, ya lleva la Club 40. Esta foto, al estar Tommy en ella, tiene que datarse en, como muy tarde, Junio del 60, dos meses antes de marchar a Hamburgo.

Pero aún se puede argumentar más:

Datada el 17 de agosto de 1960, en su primera actuación en Hamburgo, en el club Indra. John, como se puede apreciar en la imagen, lleva su Höfner Club 40.

Faul dice claramente que la compró en Hamburgo, que ya llevaban un tiempo tocando “en un pequeño club” cuando descubrieron Steinways y, finalmente, John encontró allí la guitarra. Pero por lo que hemos visto en las imágenes anteriores, esto es falso.

Por lo tanto no la había comprado en Hamburgo sino en Liverpool, antes del viaje, un poquito antes de que Paul comprara la Rossetti y por el mismo motivo. Y atención, porque estamos hablando del segundo instrumento marca Höfner que había en el grupo. Esto será crucial más adelante.

Como anécdota comentaré que el 99% de las fuentes que consulté, las cuales pretendían “ser muy conocedoras” de las guitarras que tocó John Lennon, se apoyaban en la historia de Faul para decir que compró la Club 40 en Hamburgo durante el verano. Sólo dos de ellas se habían dado cuenta de que esto era incierto. Una de ellas, incluso, llega a comentar: “a pesar de lo que McCartney afirma…”.

Nada más llegar a Hamburgo, y en el marco de sus actuaciones en el club Indra, los Silver Beetles pasan a llamarse Silver Beatles.

Este punto es muy importante. La historia, avalada por multitud de fuentes, entre ellas el libro Stuart Sutcliffe, el Beatle olvidado y la biografía de Cynthia Lennon, nos cuenta que el cambio de Beetles a Beatles se les ocurrió a Stuart y a John, que quisieron hacer un juego de palabras mezclando Beetles, escarabajos, con Beat, el tipo de sonido que hacían en aquel momento.

Para terminar de confirmarlo, existe un artículo publicado por John el 6 de julio de 1961, para la revista musical Mersey Beat, nacida en Liverpool, en el cual explica cómo una “visión” había hecho que se le ocurriera cambiar el nombre Beetles por Beatles.

Y sin embargo, en una entrevista de 2001, Faul afirmó lo siguiente:

John tuvo la idea de llamarnos los Beetles y yo dije: “¿y qué tal los Beatles? Ya sabes, como el beat de la batería”. En ese momento todos estaban lo suficientemente borrachos como para encontrarlo gracioso. Es divertido cómo se crea la historia.

Sí, Faul, es divertidísimo como la creas tú, no sólo atribuyéndote algo que no te pertenece, sino además haciendo hincapié en la borrachera que supuestamente llevabais todos al describir un momento mítico de la historia de la banda.

Pero sigamos contando la historia. Los Silver Beatles tocarán en el Indra Club hasta el 4 de octubre, momento en que es clausurado por la policía.

De ahí pasan al Kaiserkeller hasta noviembre, cuando, cansados de vivir precariamente, deciden firmar un contrato con el Top Ten Club. Pero el dueño del Kaiserkeller, en represalia, denuncia a George por ser menor de edad. La policía lo deporta. Pete y Paul protagonizan el famoso incidente del preservativo quemado y son también deportados. John los sigue y Stu decide quedarse un poco más para continuar su relación con Astrid Kirschner.

De vuelta en Liverpool un amigo de Pete, Chas Newby, se encarga del bajo en sustitución de Stu durante todas las actuaciones hasta finales de diciembre.

Al dejar el grupo Chas, Paul se ve en la obligación de modificar la Rossetti para poderla tocar como un bajo. Es aquí cuando encontraremos otro error garrafal de Faul:

Stu dijo que iba a quedarse en Hamburgo. Él había conocido allí a una chica y se iba a quedar allí con ella y pintar. Así que fue como, “Uh, oh, no tenemos bajista”. Y todo el mundo pronto se volvió hacia mí. Yo me sentí incómodo con eso, realmente fue como “bien, lo mejor será que lo hagas tú”. Yo no creo que John lo hubiera hecho, él habría dicho: “No, estás bromeando, yo tengo una bonita Rickenbacker nueva”.

En primer lugar, eso de “cuando Stu dijo que se quedaba en Hamburgo dijimos uh, oh, no tenemos bajista”, y que tal necesidad acuciante le hizo tener que asumir él el bajo, no es cierto. Porque, como ya he demostrado, tuvieron un bajista durante un mes y medio. Faul no debe de conocer el periodo con Chas Newby.

En segundo lugar, el tema de la Rickenbacker de John. Otra falsedad. Y otra falsedad que, además, ha contribuido, como todas las suyas, a que en la mayoría de las fuentes se date la compra de John de esta guitarra durante el primer viaje a Hamburgo.

Como ya hemos visto, John se había comprado la Club 40 en Liverpool, como muy tarde en mayo del 60.

Durante su estancia en Hamburgo, los Silver Beatles se mueren de hambre. Malviven como pueden, apiñados en una habitación detrás de un cine porno. Para asearse tienen que ir a los lavabos del propio cine. Debido a esta precariedad es que deciden dejar el Kaiserkeller y firmar el contrato con el Top Ten Club, pero no llegan a tocar allí lo suficiente como para ganar dinero, puesto que Bruno Koshmider consigue que los deporten.

Habiéndose comprado John una guitarra nueva hacía menos de seis meses y sin dinero ni para comer, ¿se habría podido comprar la Rickenbacker? Existe una versión que afirma que quizá dejó una pequeña señal y el resto lo fue pagando poco a poco. Sigue sin resultar coherente. Si habían llegado a Hamburgo a finales de agosto y en noviembre son deportados, teniendo como tenemos imágenes de John tocando la Höfner Club 40 en el Indra, hay un margen de menos de dos meses para poder hacer esto. Aparte de lo curioso que resulta que el dueño del establecimiento, sin conocerlos de nada, “le fiara” el importe de una guitarra tan cara. Igual que la fecha de la compra de la Club 40 está equivocada, la de la Rickenbacker también lo está. Y es que es más probable que la historia fuera como sigue:

Paul trata de tocar el bajo Höfner de Stu pero, acostumbrado como está a tocar la guitarra y debido a que el instrumento es muy grande y además para diestros, es incapaz de tocarlo sin tener para ello que modificarlo, algo que no debió considerar adecuado o que mereciera la pena, cuando Stu iba a regresar en breve.

Por eso, coge cuatro cuerdas graves de piano y se las coloca a la Rossetti. Esto lo cuenta también Faul y se confirma con las siguientes imágenes:

 

 

Efectivamente, Paul realiza esta modificación en la guitarra; pero, debido entre otras cosas a la mala calidad de la misma, el mástil acaba cediendo ante la presión ejercida por las cuerdas, quedando en mal estado. Destaquemos además que el guardapúas de la Rossetti ha sido eliminado, seguramente en el mismo momento en que hizo el “apaño” de las cuerdas.

Leamos estas palabras de Faul al respecto de cómo se quedó sin Rossetti:

No quería deshacerme de ella pero tuve que hacerlo, porque se estropeó cuando la tiré un día. No quedó completamente destrozada, pero pensé que no merecía la pena repararla, así que todos nosotros lo pasamos muy bien destrozándola, saltando sobre ella. Un poco loco, supongo, pero a veces teníamos que deshacernos de nuestra energía acumulada y pareció lo obvio en aquel momento.

(Sí, muy divertido, Faul, pero se te olvidó indicar que estabais borrachos para que la historia tuviera tu sello completo).

Al margen de la anécdota jocosa de los saltos con la intención, como siempre, de distraer, tendríamos que suponer que la supuesta caída de la pobre Rossetti no sería más que el colofón final del maltrato al que había sido sometida con las cuerdas de piano. Pero, por supuesto, Faul no lo indica así, prefiriendo decorar la historia con un montón de payasadas.

Febrero del 61, Stuart vuelve y retoma su papel de bajista. Paul, sin guitarra decente con la que tocar, asume el piano durante algunas de las actuaciones.

27 de marzo, los Silver Beatles vuelven a Hamburgo (George acaba de cumplir 18 años hace unos días, por lo que ya es mayor de edad). Tocan en el Top Ten Club, con Paul al piano en los primeros tiempos:

Observad cómo aquí John ya tiene su Rickenbacker.

La Höfner Club 40

Debido a la falsedad de la historia de Faul esta fotografía se ha datado siempre en el primer viaje a Hamburgo. Pero no es así. Esta foto se hizo entre abril y junio de 1961, durante la segunda estancia allí.

El sueldo en el Top Ten Club es de 40  libras semanales, mucho más alto que en el Kaiserkeller y, por primera vez, les supone un verdadero desahogo. Además, en mayo acuerdan grabar algunos temas con Tony Sheridan, lo que les reportará un ingreso extra.

Es en este momento cuando John, por fin, puede comprarse su Rickenbacker 325 Capri Electric, y es entonces cuando le vende la suya a Paul, que apenas la usó. Y esto es así porque, si John hubiera tenido su Rickenbacker antes, Paul no habría estado sin guitarra durante dos meses teniendo que tocar el piano.

Por eso sólo existe esta imagen de Paul con la Höfner Club 40, ya que a finales de junio de este mismo año Stuart deja el grupo. Paul tendrá que asumir el papel de bajista definitivamente. Y para ello necesita comprarse un bajo adecuado. Hemos llegado a la parte más importante de esta historia.

El bajo Höfner 500/1

En primer lugar vamos a encontrarnos con unas fotografías muy interesantes que nos ayudarán a establecer con precisión en qué momento Paul se hizo con su primer bajo.


Os presento el Höfner 500/ 1 violin bass. Y a su lado el ya conocido por nosotros Höfner 500/5 bass de Stu. La pregunta que se nos plantea ahora es: ¿cómo es que había dos bajistas en aquel momento? Esta es una parte de la historia que Faul no ha tenido nunca a bien explicar. Lo haremos nosotros por él.

Sabemos que aquella segunda estancia en Hamburgo fue de 3 meses, empezando en marzo. Que Stu se marchó definitivamente a finales de junio. Que John tuvo que tener tiempo de comprar su Rickenbacker y venderle la Club 40 a Paul, para que pudiera dejar el piano y volver a ejercer de guitarrista. Mínimo un mes desde que llegaron allí. Por lo tanto, en algún momento entre abril y junio, Stu tuvo que decirles que había tomado la determinación de dejar la banda para siempre. Como buen amigo y compañero, avisaría con algo de antelación para no dejarlos tirados sin bajista en un momento tan inoportuno en el que tenían que grabar con Tony Sheridan y cumplir con su contrato en el Top Ten Club. De manera que Paul, sabiendo ya que Stu se marchaba y habiendo comprobado meses antes en Liverpool que no sería capaz de tocar el 500/5 de Stuart, decidió comprarse uno propio. Fue algo hecho con predeterminación y sobre todo, con tiempo.

Es por eso que en las fotos anteriores, que no son de una actuación sino posados, coinciden Stu con su bajo y Paul con el suyo.

Ahora es el momento de ver cómo Faul, al ser preguntado por ello en varias ocasiones, nos cuenta su peculiar visión de la aparición del Höfner bass en “su” vida.

Entrevista en México, año 1993.

La historia original es que estábamos trabajando en Hamburgo con los Beatles.

Correcto.

No nos estaban pagando mucho, ganábamos como 15  libras a la semana.

Incorrecto, ya he dicho antes que el sueldo en el Top Ten Club era de 40 libras a la semana, reportado en diversas cronologías.

Lo cual era bastante para la época, era buen dinero, pero no podía costear un bajo Fender, que era el que quería, creo que es el mejor, el Fender Precision, o el Jazz Bass, pero no lo podía pagar, era realmente caro.

Extraño. Si Paul había sido guitarrista hasta aquel momento, sin intención ninguna de llegar a ser bajista, motivo por el cual le hizo la chapuza a la Rossetti para salir del paso durante el mes que no estuvo Stuart, ¿cómo nos dice Faul que, con total convencimiento, Paul quería un Fender?

Y estaba mirando ropa cuando vi esa guitarra, que es como un violín.

Ridículo. ¿Estaba mirando ropa y de repente, en un escaparate, ve el bajo? ¿Así descubrió Paul el bajo Höfner? Sabemos que Paul conocía de sobra esa marca de instrumentos. Había visto a Stu durante un año tocando el 500/5, había visto a John con la Club 40 e incluso la había usado. Es muchísimo más lógico que Paul, ante la necesidad de hacerse con un bajo que le resultara fácil y cómodo de tocar, optara por esa marca, que ya la conocía, o que incluso sus compañeros le recomendaran esa opción. Puede ser que incluso ya lo hubiera visto, puesto que visitaban Steinways con asiduidad en busca de cuerdas y equipamiento. Luego retomaremos este punto. Sigamos sorprendiéndonos con la historia de Faul:

Porque como yo soy zurdo cualquier cosa que toco siempre se ve al revés… Todo se ve mal, por lo que me sentía tonto con las otras guitarras, y vi esa, y wow, me gusta la forma, es muy original. Y pensé que sería genial, porque con él no me veía tan raro. Así que esta es la historia original, era sólo… barato. Barato y divertido. Y quedaba bien al ponerlo al revés.

No, no puede ser cierto. Vamos a otra fuente, Many Years from Now, de Barry Miles, publicada en 2005, que se trata, en palabras del propio autor, de la biografía “oficial” de Paul McCartney basada en cientos de horas de entrevistas exclusivas tomadas en un periodo de cinco años (con Faul, por supuesto):

Recuerdo que fui hasta allí y había un bajo que era bastante barato. No podía costearme un Fender. Los Fender incluso entonces costaban alrededor de 100 libras. Todo lo que me podía permitir gastar eran 30. Así que por 30 libras encontré este Höfner violin bass. Y me encajaba porque, como soy zurdo, quedaba menos tonto al ser simétrico. No lucía tan mal volviéndolo del revés. Así que lo compré.

Sigo sin poder creerlo. Vayamos a otra fuente. Entrevista para la revista Bass Players, 1990, para estar seguros de que es cierto:

(Habla Faul) “Encontré de casualidad una pequeña tienda en el centro y vi ese bajo con forma de violín en el escaparate”. (Continúa Tony Bacon). Este era el famoso “bajo violín”, un Höfner 500/1, fabricado en Alemania y de forma similar al Gibson electric bass. McCartney recuerda cómo compró su primer bajo violín por el equivalente a 45 dólares, y él insiste en que era un bajo para diestros que él giró, aunque todas las evidencias fotográficas de la banda en aquellos early days lo muestran con un modelo para zurdos.

Lo es. Es cierto. Faul afirma, constantemente, que el Höfner 500/1 que Paul compró en Hamburgo era un bajo para diestros que él giraba para tocarlo como zurdo. Y que el motivo para comprarlo fue este principalmente, aparte de que era “barato y divertido”. Incluso Tony Bacon, quien le hizo la entrevista para una revista especializada en bajistas, queda sorprendido al notar cómo Faul insistía en este punto, cuando todas las evidencias muestran otra cosa.

Es fantástico que Faul nos lo ponga tan fácil:

Porque este es el bajo Höfner que se compró Paul. Y este bajo no es para diestros. Es un bajo para zurdos, como se puede apreciar, claramente y sin ninguna duda, por la disposición del guardapúas y los plugs que, al tocarlo, quedaban abajo, la disposición correcta para todo instrumento.

Veámoslo más claro en esta comparación:

Höfner bass para diestros, guardapúas y plugs abajo. Dadle la vuelta mentalmente para tocarlo del otro lado, ¿cómo quedaría?

 

Evidentemente, así no. Höfner bass para zurdos, guardapúas y plugs abajo. Si Paul le hubiera dado la vuelta, estos elementos quedarían arriba, igual que le pasaba con la Zenith y la Rossetti.

 

Paul no compró un Höfner para diestros, compró uno para zurdos y no tuvo que colocarlo al revés.

No se lo encontró de casualidad buscando camisetas, sino que fue a propósito a buscarlo cuando fue necesario.

Y, además, este bajo no podía ser encontrado tal cual en una tienda, puesto que en aquel tiempo no se fabricaban instrumentos de serie para zurdos.

Para confirmar este punto me puse en contacto con la empresa Höfner, en su central en Alemania, pidiendo información.

Este fue mi mensaje:

Hello! I want to know more about Paul McCartney’s Höfner Bass. Could you tell me if there were left-handed basses in 1960, available in any shop to be brought? Or they had to be previously ordered? Was Paul McCartney’s bass a left-handed one?

Y esta fue su respuesta:

Hallo

Paul McCartney had 2 basses. 1961 and 1963, both were left handed. Höfner sold left hand basses in the 1960s, but they had to be ordered.

Nick Wass.

Por lo tanto, no sólo Faul mete la pata hasta el fondo indicando que el bajo era para diestros, sino que además insiste en que lo compró inmediatamente, no diciendo jamás, en ninguna de sus entrevistas, que lo encargara.

Faul es un mentiroso, un impostor y, además, un torpe que no es capaz ni de ver las fotos que tenemos de Paul y distinguir un instrumento de otro, por la cuenta que le trae. Paul jamás se habría equivocado de semejante forma; no estamos hablando de una fecha, ni de un pequeño detalle, sino de la característica principal del instrumento más importante de su vida.

Y Faul no sólo miente, sino que deja a Paul como a un ignorante que compra un instrumento simplemente porque es “barato y divertido”.

Los verdaderos motivos por los que Paul compró el Höfner fueron:

-Conocía la marca por el bajo de Stu y la guitarra de John, instrumentos que él había tocado.
-El tamaño es más pequeño que el de la mayoría de los bajos y su peso es más ligero. Mucho más cómodo para alguien con la energía y la forma de moverse que tenía él.
-La escala y el mástil son mucho más cortos de 30” (3/4 de una normal, 1” o 25mm de grosor en el 5º traste), y por lo tanto más fácil de tocar para alguien que está acostumbrado a la guitarra.

Estos son los motivos que elegiría un músico que, aunque con sólo 19 años, llevaba ya un bagaje importante, tocando sin descanso desde los 15.

Y no las estupideces que cuenta Faul a quien, en su infinita envidia, le merece más la pena arriesgarse a que lo descubran con tal de dejar en mal lugar a Paul.

La mejor prueba que tenemos es que, a pesar del éxito que llegó a tener y del dinero que recaudó durante la Beatlemanía, Paul jamás cambió a otro modelo de bajo, continuó usando un Höfner violin bass, incluso cuando le regalaron el Rickenbacker, ya que siguió manteniéndolo para todos sus conciertos y vídeos.

Continuaremos mostrando estas palabras de Faul en su biografía, refiriéndose al momento en que tuvo que “modificar” la Rossetti para poder tocar el bajo mientras Stu volvía de Hamburgo:

De alguna manera, en algún lugar, escuché la frase «bajo eléctrico». Sonaba más largo y más importante que simplemente «guitarra» y me gustaba. Desesperado en busca de información, (aunque mi falta de fondos me impedía semejante compra), examiné los anuncios pero no fueron de ayuda. Por ejemplo, “bajo Höfner: guitarristas, doblen sus ganancias con el bajo Höfner. Afinado como un bajo con la 3ra, 4ta, 5ta y 6ta cuerda de la guitarra». Esta información tan confusa me hizo pensar que tocar bajo era igual que tocar guitarra sin las primeras dos cuerdas y después, de alguna manera, amplificándola.

De nuevo, Faul haciendo creer que Paul no sabía lo que era un bajo ni en qué consistía, cuando por aquel entonces llevaba un año tocando con Stuart y viéndole usar su Höfner 500/5. Eso sí, luego pretende hacernos creer que tenía “clarísimo” que quería un Fender Bass.

Paul no se compró nunca un instrumento Fender ni teniendo ya mucho más de las 100 libras que costaba. Pero Faul sí. Porque en 1967 hallamos esta foto suya con una guitarra Fender Esquire:

El primer instrumento que compró Faul cuando llegó a los Beatles. Eso sí: para diestros

 

Y en 1968 aparece, por fin, con su soñado Fender Jazz Bass:

La machacona historia de Faul que de “Paul” quería un Fender Bass es también falsa. El que quería este instrumento era él. Lo que está haciendo es tomar una parte de su verdad, de sus preferencias, para adornar con ella la historia del Höfner y poner algo “suyo” en ella.

Pero ya será tiempo de ver fotografías de Faul tocando instrumentos. Por ahora, terminemos de contar la historia del Höfner.

Como ya nos indicaba Nick Wass de la empresa Höfner, Paul mantuvo este primer bajo hasta 1963. Con él se grabaron los Decca Tapes en enero de 1961.

Con él realizó las actuaciones en diversos clubs, entre ellos el Cavern, a lo largo de lo que quedaba de 1961 y parte de 1962:


En agosto de 1962 Ringo debuta con los Beatles en la batería.

A principios de septiembre se graba Love me do, single que se publicaría el 5 octubre con PS I love you como cara B. La Beatlemanía comienza.

En 1963, y debido al desgaste, Paul necesita un nuevo bajo. Pero no compra un Fender Bass. Opta de nuevo por un Höfner bass violin, más moderno, ofrecido por la empresa Höfner, que había mejorado el modelo anterior.

La principal diferencia es que en este hay dos pickups (placas con cápsulas) que están separadas, una junto al puente y la otra abajo.

Mandó restaurar el anterior, que fue arreglado, repintado y se eliminó el guardapúas. Volvió a usarlo en varias ocasiones durante la gira del verano de 1966:

Las guitarras Epiphone

En diciembre de 1964 Paul se compra dos guitarras nuevas:

Una acústica, la Epiphone Texan FT-79, que es la que podemos ver en la interpretación de Yesterday del show de Ed Sullivan. Actualmente Faul presume de tenerla todavía.

Y una eléctrica, la Epiphone Casino ES-230TD, la cual también tendremos que verla en las manos de Faul más adelante:

Y con esto llegamos a 1965, momento en que a Paul le regalan el que será el segundo bajo que usará en su vida: el Rickenbacker 4001S-LH bass. Ese con el que vamos a ver a Faul en sus primeras apariciones en videos oficiales.

Continúa en la segunda parte.

Lady Ruth y Víctor Manuel Rojo Rago



2 comentarios en “Los instrumentos de Paul 1/2: los early days y el bajo Höfner”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.