Cantando sobre «Paul is dead», primera parte: Apple Corps

Muchos se preguntan si hubo otros artistas musicales en los sesenta que supieron lo que había sucedido con Paul. La respuesta es un rotundo «sí», y en estos dos artículos vamos a hacer un repaso de algunos de ellos. Los Beatles no sólo pusieron pistas en sus propios temas: también en los de otros.



En septiembre de 1967, John, Ringo y George se dieron cuenta de que se estaban realizando ciertas maniobras al margen de ellos. Aunque esto será expuesto con más detalle en próximos artículos, adelantaré que la sorprendente entrevista de Faul sobre el LSD, la firma de un manifiesto a favor de la legalización de la marihuana y el supuesto suicidio de Brian, que les había pillado por sorpresa justo cuando estaban en Gales en su primera visita al Maharisi les habían hecho saltar todas las alarmas.

Este capítulo de la historia del reemplazo de Paul tiene como protagonistas a todos aquellos que pensamos que, de una forma u otra, conscientemente o no, fueron partícipes en la tarea de tratar de dar salida a la verdad oculta. Para ello es necesario cotejar los hechos en el orden en el que fueron ocurriendo, para poder contextualizarlos y llegar a una conclusión. Por eso haré uso una vez más de la cronología para dar forma a la nota.

Creación de Apple Corp

A finales de 1967 los Beatles comienzan a darle vueltas a la idea de crear una compañía propia. Oficialmente, la causa era un excedente de más de dos millones de libras que, de no ser invertidas, acabarían en manos del fisco. En enero de 1968 se crea la Apple Corp, un sello que serviría para canalizar su obra. A partir de ese momento todas sus canciones se editarían bajo el sello de Apple, a pesar de que los derechos seguirían perteneciendo a EMI, tanto en Parlophone (la división británica) como en Capitol Records (la división norteamericana).

Siempre se ha dicho que el nombre había salido de Faul quien, enamorado de un cuadro de Magritte, en el cual la protagonista era una gran manzana, decidió llamar así al nuevo proyecto.

Sin embargo, curiosamente, en todas las fuentes consultadas se afirma que el nombre completo había sido un juego de palabras de John Lennon, de esos que tanto le gustaban. Apple (aPaul) Corp (core): el núcleo (nosotros le llamamos «corazón») de la manzana. O también, fonéticamente: el núcleo de Paul. El logo fue diseñado por Gene Mahon, un publicista que también había participado en la portada del álbum Sargent Pepper’s.

Dentro de la compañía había diferentes subdivisiones. Cabe destacar Apple Films, una de cuyas ediciones fue Yellow Submarine, y Apple Records, dedicada a la música.

En abril de 1968 la Apple Recors hace un llamamiento a todos aquellos cantantes y compositores que quieran abrirse camino en la industria musical. Los Beatles quieren promocionar a otros artistas.

Teníamos una empresa editorial y un sello discográfico. La idea era que los artistas vinieran a vernos y nos contaran sus planes, y si alguno de nosotros pensaba que valía la pena, les daríamos el dinero para que lo pusieran en marcha.
Ringo Starr.

Esto suponía un salto con respecto al objetivo inicial: la firma había sido creada sólo para salvar los dos millones de libras y aprovechar para editar su propio material, pero aquí ya estamos hablando de invertir más dinero en el trabajo de otros. Un proyecto en toda regla, llevado a cabo con seriedad y cuantos medios eran necesarios.

A partir de ese momento realizarán diversos actos de promoción de la nueva compañía.


La manzana (aPaul) era la protagonista en todos ellos.

In the first place de The Remo Four

A finales de 1967, Joe Massot, director americano de cine afincado en Londres, estaba trabajando en una película psicodélica llamada Wonderwall. Para el diseño de algunos aspectos del film había contratado al mismo equipo que había trabajado en la portada del Sargent Pepper’s y que, posteriormente, diseñaría también algunas de las prendas de ropa que se venderían en la Apple Boutique.

En 1968 Massot acudió a una de las fiestas de promoción de dicha tienda y entabló conversación con George, llegando a un acuerdo para que este trabajara en la banda sonora de la película.

Entusiasmado con el proyecto, decidió apoyarse en un grupo instrumental de Liverpool, llamado The Remo Four, que también habían sido representados por Brian Epstein, y que se encontraban en un mal momento musical. Paul y George habían sido amigos de uno de ellos, Colin Manley, al coincidir en el Liverpool Institute. Eric Clapton, Ringo y John también participaron. Ninguna de estas colaboraciones fue incluida en los créditos.

El 18 de mayo del 68 fue estrenada la película. Pero, a pesar de que era conocida la participación de George en la banda sonora, el proyecto pasó desapercibido. En 1995 Noel Gallaguer, de Oasis, vio el film, quedando enamorado de él y de su música, y escribió su archiconocida canción Wonderwall. Esto hizo que la película se hiciera muy famosa.

Massot decidió entonces lanzar una nueva versión mejorada. Y para ello se le ocurrió remasterizar el audio con las técnicas disponibles entonces. Para ello, volvió a contactar con George en busca del material original, el cual le envió las cintas maestras. Fue entonces cuando se descubrió una canción, la única en todo el proyecto que no era instrumental, es decir, que tenía letra, y que no había sido utilizada finalmente. Esta canción era In the first place.

Tras escucharla, Massot le pidió permiso a George para lanzarla con el film, a lo que este no puso impedimento, salvo por una condición: a pesar de que la canción había sido producida por él, cantada por él y tenía claramente la misma estructura y estilo de canciones suyas como Blue Jay Way, George exigió que el mérito de la composición recayera sobre dos de los miembros de The Remo Four: Colin Manley y Tony Ashton.

George sabía que ambos estaban en mala situación económica en aquel momento, olvidados y arruinados. Según diversas fuentes de gente cercana a él, este gesto de George no fue más que una muestra más de su buen corazón y de su generosidad. Fue un hermoso detalle, una forma de ayudarles, de agradecerles su ayuda y de compensarles por no haber podido aparecer en su día en los créditos de la banda sonora.

Pero de poco les sirvió. Colin Manley falleció de cáncer en 1999, apenas unos meses después de que se publicara la canción. Dos años después, en 2001, le siguió Ashton, muerto también de cáncer, poco antes que George.

Portada del álbum, vemos como George tomó prestado el concepto del muro de Pink Floyd.

 

La canción

En el primer lugar

El día empieza a desmoronarse
No puedo creer lo que ven mis ojos
Cayendo, cayendo, cayendo
Esto no llega por sorpresa

Empiezo a tropezar
Perdiendo el control
Sintiéndome como un hombre ciego
Que está buscando su alma

Nunca será lo mismo
Nunca será lo mismo otra vez
Como estar en el primer lugar

Nunca será lo mismo
Nunca será lo mismo otra vez
¿Será alguna vez lo mismo?
Como estar en primer lugar

Me he estado sintiendo humillado
Desde que te fuiste
Ahora siento que no ha quedado nada

Esto es lo más acertado que puedo decir.

Es tan claro, que no haré análisis alguno.

Saint Paul de Terry Knight

Nacido en 1943 en Lapeer, Michigan, como Richard Terrance Knapp, Terry comenzó su carrera como DJ en una radio de Detroit (esto será muy importante), en la que estuvo varios años. Más tarde viajó para trabajar, también como locutor, a Ontario, para volver a Michigan al año siguiente.

Se dice que fue el primer locutor norteamericano en hacer aparecer en el aire en Estados Unidos a los Rolling Stones, llegando a ser llamado «The sixth stone», por el gran apoyo que les proporcionó. Sin embargo, en 1964 decidió dejar de trabajar en la radio para tratar de abrirse camino como cantante y compositor.

En 1968 viajó a Londres para tener una entrevista con la compañía Apple Records, recientemente creada por Los Beatles, oficialmente como medio para promocionar el trabajo de otros artistas. Se sabe que Ringo en aquel momento se había marchado, en una de las frecuentes disputas que la banda estaba teniendo en ese momento.

La historia oficial cuenta que Terry quedó muy impactado por el ambiente tenso y cargado de odio que percibió. Esto sería cierto, sin duda, pero hubo algo más que Terry vio en ese momento. Un dato muy poco difundido es que había conocido a Los Beatles en 1965. Al parecer existe una publicación en una revista musical informativa de Buffalo en la que Terry contaba que se había encontrado con ellos. Si él había conocido a Paul verdadero, nos podemos imaginar cómo se quedó cuando llegó allí en 1968. Sin embargo, este dato ha sido ocultado en las páginas «de divulgación» (tipo Wikipedia, nótese las comillas) que cuentan la vida de Knight. Y eso a pesar de la inmensa expectación que este personaje y su canción más famosa despertarían en los años posteriores.

A comienzos de 1969 firmó un contrato con Capitol Records. Unos meses después, en mayo, publicó su primer single: Saint Paul. En ella se hacía alusión directa a Paul McCartney y contenía partes cantadas de varias canciones de la banda. Según la historia oficial, Capitol Records recibió una carta de la compañía McLen (división estadounidense de la Northern Songs), instándole a cesar la publicación del álbum, lo que hizo que se retirara el registro de distribución.

Lo que está claro es que, o tal requerimiento no fue tal, o alguien intercedió en la disputa, puesto que el sencillo no sólo se volvió a editar inmediatamente, sino que en esta ocasión se hizo directamente bajo la firma McLen, convirtiéndose así en la primera y única canción de la historia publicada bajo este sello que no era de Lennon o McCartney. Oficialmente al menos, porque cabe destacar que esta firma era una compañía privada de John y Paul, que utilizaban para editar las canciones que ellos escribían.

En esta edición se incluía una nota que aseguraba que Hey Jude y el resto de canciones se estaban usando con el permiso necesario para ello.

Otro detalle interesante, y muy poco conocido también, es que la cara B del sencillo contenía una canción titulada The Legend of William and Mary. Qué casualidad, con la de nombres de varón que hay…

La canción

En este caso, dada su ambigüedad y complejidad, así como las diferentes interpretaciones que se han hecho a lo largo de los años (la mayoría de ellas con la desesperada intención de separarla del significado PID), sí que se impone el análisis detallado. Hay que tener en cuenta que la traducción hace que se pierdan algunos matices, pero trataré de ser todo lo fiel que pueda:

San Paul

Ya de entrada del título dice mucho. Los santos suelen ser gente muerta, víctimas y mártires asesinados.

Miré hacia el cielo
Todo estaba alto
Más alto de lo que parecía estar para mí
De pie a la orilla del mar
Pensando que era libre
¿Te oí llamar o estaba soñando entonces, San Paul?

Este primer párrafo es el que parece introducir la idea de la muerte. De todos es sabido que, sea uno religioso o no, el primer impulso cuando queremos dirigirnos a alguien fallecido es mirar hacia el cielo, porque tenemos la idea de que su alma, su espíritu, asciende tras abandonar el cuerpo. Este concepto se aprecia también en la frase «pensando que era libre».

Es el momento de abordar el significado que se quiso dar siempre a la canción: que Terry estaba hablando de la inminente separación de la banda. Es curioso entonces cómo, aunque la idea de que Paul está en el cielo no se dice abiertamente, sí se encuentra de forma implícita. Quizá aquellos que argumentan que la letra trata sobre la ruptura puedan aportar una explicación a esta estrofa. Tengamos en cuenta también que la canción no está dirigiéndose a los Beatles como grupo, sino sólo a uno de ellos, a Paul.

Tú supiste todo el tiempo
Que algo había ido mal

Da la sensación de que se quiera hacer ver que Paul, de alguna manera, había estado al corriente de que algo se cernía, de que había cosas que no concordaban. Esto nos recuerda a la expresión triste que se puede apreciar en él durante los primeros meses de 1966. Algo a lo que trataremos de dar una explicación en posteriores artículos, cuando hablemos de las causas de todo este asunto.

Ellos no pudieron oír tu canción de tristeza en el aire
Mientras estaban llorando y tenían cuidado
De tus flores y cabello largo

De nuevo pérdida y tristeza y la alusión al cabello largo de Paul. También parece hacer referencia al movimiento hippie o a la libertad que representaban los Beatles, con su música y su estilo desenfadado.

Mientras tú y el Sargento Pimienta veíais la escritura en el muro.

Recordemos la canción de John How do you sleep? y su frase «So Sargent Pepper’s took you by surprise». El primer álbum con Faul. La «escritura en el muro» hace referencia a un pasaje bíblico del libro de Daniel y simboliza la muerte y la desgracia absoluta. Cuando se dice que alguien «no ha podido ver la escritura en el muro» significa que no ha podido prever el mal que se avecinaba.

Muchos se han preguntado por qué se habla de estos dos personajes, juntos, mirando esto a la vez: Paul y el Sargento Pimienta. Estamos hablando del original y su doble. Nosotros defendemos que Sargent Pepper era Faul. Y la banda de corazones solitarios, el resto de los Beatles. Paul y el sustituto como centro del problema.

Tú guardaste un minuto de tu vida para el futuro

Esta frase, también de connotación religiosa, denota algún tipo de falta de preparación para la tragedia que se cernía.

Dijeron que ellos tenían deudas que pagar hoy
Tú dices que es un loco el que lo interpreta bien, señor
Y si el mañana llega, sabes que todos ellos oirán a San Paul decir:

Let me take you down, down, down, down

Podría estar haciéndose alusión al deseo de los Beatles restantes de sacar a la luz la verdad, o al menos el rumor. Se habla de que ellos tenían deudas que pagar, se hace referencia al «fool» on the hill, alguien que «interpreta» (play en la original), y finalmente se dice que, si llega el mañana, si todo sale bien, la verdad saldrá a la luz y todos podrán oír a Paul. Pero la frase que supuestamente tiene que decir Paul ahora no es de una canción suya, sino de John, Strawberry fields forever.

La inclusión de las canciones de los Beatles no es casual, todas ellas tienen una explicación, con todo lo que sabemos ahora. Las iremos viendo conforme avance la canción.

Tú tenías una visión diferente
Hey, Paul, ¿qué hay de nuevo?

La visión diferente parece hacer también alusión a algún tipo de diferencia entre Paul y el resto, o a que Paul no estaba de acuerdo con algo que se le había propuesto. Porque, no lo olvidemos, está hablando en pasado; si se refiere a los problemas que atravesaba la banda en aquel momento, lo lógico sería hablar en presente.

¿Realmente Judas te habló o te burlaste de nosotros?

Para mí, una de las frases más importantes de la canción. Se está hablando de una traición. Si, como parece indicar toda la letra, Terry sabía algo de las circunstancias de la desaparición de Paul, esto podría ser importante, pues implicaría a alguien cercano a la banda (ya hemos nombrado anteriormente a cierto productor del que todavía queda mucho que decir). Y sirve para demostrar que no la compuso por casualidad, sino que alguien tuvo que contarle algo. La frase «te burlaste de nosotros» podría estar haciendo referencia a la sustitución posterior.

Creo que hay algo que está equivocado
Te está llevando demasiado tiempo cambiar el mundo
Sir Isaac Newton dijo que tenía que caer

Como todos sabemos, se dice que Newton se encontraba bajo un manzano cuando una de las frutas cayó y le dio en la cabeza, provocando que descubriera la Teoría de la Gravedad. La historia no es más que una leyenda, con alguna parte de veracidad. Muchos investigadores de la canción aseguraban que se refería a la caída de Apple, la compañía recién creada por los Beatles. ¿Por qué Terry iba a hablar de la quiebra de una empresa que acababa de crearse hacía apenas unos meses con el montante de dos millones de libras? Ni siquiera se había terminado de promocionar su inauguración. La frase no hace alusión a la empresa Apple, sino al significado que se le había dado a este nombre: aPaul.

Hey San Paul…

(Instrumental de Hey Jude)

Es hora de recordar el artículo sobre Hey Jude: Brian Epstein era judío. Hey Paul, seguido de la música de Hey Jude. Hey Paul, Hey Brian. ¿Dos víctimas de la misma trama?

Tú guardaste un minuto de tu vida para el futuro
Dijeron que ellos tenían deudas que pagar hoy
Tú dices que es un loco el que lo interpreta bien, señor
Y si el mañana llega, sabes que todos ellos oirán a San Paul decir:

I read the news today, oh boy

(Instrumental de A day in the life)

Nueva alusión a una canción Beatle, y que tampoco es casual, sabiendo la temática que tiene y habiendo visto varias secuencias del vídeo.

Tú tenías una visión diferente
Hey, Paul, ¿qué hay de nuevo?
¿Realmente Judas te habló o te burlaste de nosotros?
Creo que hay algo que está equivocado
Te está llevando demasiado tiempo cambiar el mundo
Sir Isaac Newton dijo que tenía que caer

Tú no escuchaste, San Paul.

(Suena Hey Jude)

Na na na na na na na na na Hey Paul.
Na na na na na na na na na Hey Paul

Se va repitiendo mientras suenan de fondo las siguientes canciones:

You say yes, I say no

Referencia a Hello Goodbye.

Lucy in the sky with diamonds

She loves you yeah, yeah, yeah
She loves you yeah, yeah, yeah
She loves you yeah, yeah, yeah

Al igual que hizo John al final de All you need is love, se recuerda una de las canciones más famosas de Paul.

Love is all you need (13 veces).

Vamos a dejar por ahora a Terry, porque no será en el momento de su lanzamiento cuando la canción adquiera notoriedad, sino un poco más tarde. Ahora tenemos que hablar de algunos hechos que acontecieron unos meses después:

La decisión de John

El viernes 12 de septiembre de 1969 John Brower, promotor de conciertos, telefonea a John para invitarle a él y a Yoko a asistir como público al Toronto Rock and Roll Festival, que se celebraría al día siguiente.

Para su absoluta sorpresa, John no sólo acepta, sino que indica que quiere participar en él. Era la primera vez que un Beatle iba a tocar en vivo desde agosto de 1966.

Recibimos esa llamada de teléfono el viernes por la noche, diciendo que habría un concierto de Rock and Roll en Toronto ante más de cien mil personas. Nos invitaba para asistir como público y presidir el evento, pero yo le dije: «Sólo dame el tiempo necesario para juntar una banda», y salimos a la mañana siguiente.
John Lennon, Anthology.

Cuando fue con la Plastic Ono Band a Toronto en septiembre del 69, John en realidad me había pedido a mí que me uniera a la banda, pero no lo hice. No quería estar una banda avant-garde (…).

Él dijo que tenía a Klaus Voormann y a Alan White como batería. Durante los últimos años de los Beatles habíamos producido todos los discos, así que teníamos un núcleo de amigos en los estudios: baterías y bajistas y otros músicos, así que era relativamente simple juntar una banda. Él me pidió que tocara la guitarra, pero después de mi negativa eligió a Eric Clapton para ir -ellos sólo pudieron ensayar en el avión de camino allí.
George Harrison, Anthology

Fue todo rápido, muy rápido.
John Lennon, Lennon Remembers de Jann S Wenner

Una reacción impredecible, precipitada, que obligó a movilizar a mucha gente. Decenas de llamadas telefónicas en apenas unas horas, porque John, contra todo pronóstico, acababa de decidir que quería aparecer en vivo, quería participar en un concierto multitudinario del que le habían informado el día 12 de septiembre de 1969, fecha del tercer aniversario de la muerte de Paul.

Pero esto no sólo supuso el debut de la Plastic Ono Band y la vuelta a los escenarios de John.

Lo anuncié para mí mismo y para la gente que estaba a mi alrededor en el viaje a Toronto. Allen vino en el avión conmigo y le dije: «Se acabó».
John Lennon, Lennon Remembers de Jann S Wenner

John acababa de decidir que dejaba los Beatles.

Imagen del concierto en Toronto, celebrado el día 13 de septiembre de 1969.

La aparición del rumor de Paul is Dead

El día 17 de septiembre, cuatro días después del concierto, una edición del Times-Delphic, un periódico editado al amparo de la Universidad de Drake, en Des Moines, Iowa, publica la que será la primera noticia que hable formalmente de la posibilidad de que Paul McCartney esté muerto y haya sido sustituido. No decía gran cosa, se limitaba a analizar analizaba algunas de las posibles pistas en álbumes y animaba a los fans a buscar más.

El día 12 de octubre Russ Gibb, locutor de la estación de radio MKNR en Detroit recibe una llamada anónima de un tal «Tom», desde la Universidad de Michigan. Le asegura que Paul está muerto y que los Beatles han estado colocando pistas en canciones y álbumes. Le insta a escuchar Revolution nº 9 en backwards. Al hacerlo, Gibb queda consternado al escuchar el mensaje: «Turn me on, dead man».

Recordemos ahora que Terry Knight también había sido locutor de radio en Detroit. Y no sólo eso, sino que se sabe que justo en aquellas fechas se encontraba realizando una serie de conciertos y participando en diferentes eventos en la Universidad de Michigan. ¿Casualidad? ¿Fue Terry quien realizó esa llamada a Russ Gibb? ¿Quizá los Beatles volvieron a recurrir a él para pedirle ayuda?

A partir de ese momento, Gibb comenzará una auténtica cruzada en pos de la verdad. Pero tenemos que hacer ahora otro pequeño inciso.


Mary Hopkin

Porque un día después de esta llamada, casualmente iba a hacer su debut la cantante galesa Mary Hopkin, primer «hallazgo oficial» de la Apple Records.

Mary había sido descubierta el año anterior por la modelo Twiggy, que la había visto actuar en un concurso de nuevas voces. Al día siguiente había telefoneado a Faul para informarle, quien decidió que la Apple Records la apadrinaría.

Ese 13 de octubre, Mary realizará su primera actuación en el Savoy de Londres, con la canción Those were the days.

Había una vez una taberna
donde solíamos brindar con un vaso o dos
recordando cómo nos reíamos durante horas
y soñábamos con todas las grandes cosas que nos gustaría hacer.

Aquellos eran los días, amigo mío,
que pensábamos que nunca acabarían,
solíamos cantar y bailar siempre y un día
hemos vivido la vida que elegimos
y hemos luchado para nunca perder
éramos jóvenes y estábamos seguros de tener una meta.

Luego los ajetreados años
volaron para nosotros,
perdimos nuestros ideales en el camino,
si por suerte te viera en la taberna
nos sonreiríamos otra vez y nos diríamos

Aquellos eran los días amigo mío,
que pensábamos que nunca acabarían,
solíamos cantar y bailar siempre y un día
hemos vivido la vida que elegimos
y hemos luchado para nunca perder
aquellos eran los días, oh sí, aquellos eran los días.

Precisamente anoche miré por la ventana de la taberna,
nada parecía como solía ser,
en el cristal vi un extraño reflejo,
aquella mujer encantadora ¿era yo de verdad?

Por la puerta llegó una sonrisa familiar,
vi tu cara y te y oí decir mi nombre
oh, amigo mío, somos más viejos pero no más sabios
y en nuestros corazones,
los sueños siguen siendo los mismos.

Su segundo sencillo, Goodbye (no la analizaremos ahora pero recomiendo leer su letra), fue escrita por Faul.

La letra de Those were the days muestra un sentimiento de añoranza de alguien que ha tenido que madurar de forma triste y dura, que siente nostalgia de algo que se ha ido y que muestra una interesante contradicción entre la imagen que ve en el espejo y la de ella misma: ¿era yo de verdad?

Demasiado intimista y compleja para realizar un debut y una temática no demasiado propia de una joven de tan sólo 18 años.


El rumor de PID se extiende internacionalmente

El 15 de octubre, tres días después de la llamada a la WKNR, y según cronología oficial, Ringo Starr viaja a Estados Unidos, aunque no existe información de a dónde fue o qué hizo.

En la madrugada del 20 al 21 de octubre Ruby Yonge, locutor nocturno de la radio WABC de Nueva York, se hace eco del rumor de la muerte de Paul. Esta estación de radio, con sus 50.000 vatios de potencia de transmisión, podía ser escuchada en 38 estados de USA, e incluso en la costa atlántica africana. Yonge es inmediatamente despedido y su emisión suspendida.

A la mañana siguiente Jimi Hendrix envía un telegrama a Faul para invitarle a reunirse con él y grabar algunos temas. Este asunto será explicado con más detalle en un próximo artículo que hablará sobre él, pero era necesario incluir este hecho aquí.

Ese mismo día también, Ringo abandona los Estados Unidos y regresa a Londres.

Faul no responde al mensaje de Jimi, debido a que las dimensiones astronómicas que ha adquirido el rumor le obligan a declarar públicamente que «está vivo». Sin embargo, al día siguiente se marcha precipitadamente a la granja de Escocia.

Russ Gibb, que lleva semanas investigando el caso y recopilando pruebas, decide dar amplia difusión en su programa a la canción Saint Paul de Terry Knight.

A partir de ese momento comienza la persecución a Knight. Todo el mundo quiere saber qué significa la letra. Pero Terry se niega a hablar. A pesar de las insistentes peticiones de entrevistas a lo largo de los años, jamás dijo nada sobre la canción. Le hubiera bastado con desmentir que se refería a la muerte de Paul y confirmar lo que todos querían creer con insistencia: que simplemente hablaba de la separación de los Beatles. Pero no lo hizo. Falleció en 2004, cuando el novio de su hija, enloquecido y bajo los efectos de las drogas, le asestó 17 puñaladas.


Badfinger

Se trataba de un grupo británico, llamado origilamente The Iveys, compuesto por Peter Ham, Ron Griffiths, Mike Gibbins y Tom Evans. En 1969 atrajo la atención de los Beatles, especialmente de Faul, y decidieron hacerles un contrato a través de la Apple Records. Pasaron a llamarse Badfinger en honor al título alternativo que se había barajado para With a little help from my friends: «Bad finger boogie». Sin embargo, el primer nombre que tuvo el grupo fue, por deseo de John, Glass Onion.

Hasta el momento no habían tenido demasiado éxito musical, pero Faul les entregó una canción compuesta por él (oficialmente al menos), Come and get it, que se hizo famosa en Estados Unidos e Inglaterra.

El siguiente álbum recopilaba algunas de sus canciones de su etapa como The Iveys y otros temas sacados de la banda sonora de The Magic Christian.

Sin embargo, a pesar de sus constantes intentos de alcanzar la fama, el apoyo de George Harrison en varios momentos, y de haber demostrado con creces su valía musical y su capacidad para grabar en estudio, los Badfinger sufrieron todo tipo de penurias económicas y legales. Sus discos no tenían éxitos de ventas y, por diversos motivos, no percibían las ganancias que les correspondían por los derechos de autor. De Apple pasaron a Warner Bros, pero la situación no mejoró. Llegaron a grabar un disco, Head First, que ni siquiera se publicó entonces. El 23 de abril de 1975 Peter Ham se suicidó. El grupo trató de seguir como pudo, pero ocho años después, el 19 de noviembre de 1983, Tom Evans se ahorcó en su casa.

Más adelante volveremos a hablar de Peter Ham, pues tiene el triste honor de pertenecer al «Club de los 27».

Pero era necesario conocer por encima la historia de la banda para viajar hacia atrás, al año 1970, momento en que se publicaba su álbum No Dice, entre cuyas canciones se encontraba Without You.

Sin ti.

Bien, no puedo olvidar esta tarde
Y tu cara cuando te estabas yendo
Pero adivino que esa es la forma en la que va a ser la historia
Tú siempre sonríes, pero en tus ojos se muestra tu tristeza
Sí, se muestra

Bien, no puedo olvidar el mañana
Cuando piense en toda mi pena
Te tenía allí, pero entonces te dejé ir
Y ahora, simplemente, es justo que debiera hacerte saber
Lo que deberías saber.

No puedo vivir, si vivir es estar sin ti.
No puedo vivir, no doy más de sí.
No puedo vivir, si vivir es estar sin ti
No puedo vivir, no doy más de sí.

El 11 de febrero de 1973, el grupo Badfinger editó un LP llamado Straight up. Cuatro de las canciones de este álbum estuvieron producidas por George Harrison.

Una de ellas era ésta: The Name of the Game.

Ví al jefe del ferrocarril
Y le miré a los ojos
Le dije: «¿Iría usted más deprisa
Si pensara que iba a morir?»

Él dijo: «Yo no, señor, no podría.
De hecho, no lo intentaría
Protestar no me llevaría lejos
Es diferente para mí no ser una estrella».

Encerré mis sentimientos en un frasco… hasta otro día.

Consuélame, querido hermano.
¿No me vas a decir lo que sabes?
En algún lugar en este mundo doloroso
Hay un lugar donde puedo ir
Tanto tiempo esperando una madre
¿Es el momento de hacer el show?

Lleva a tus bebés a tu pecho
No, nosotros nunca pasamos la prueba
Y todos vuestros pecados deberían ser confesados
Antes de que sigamos…

Oh, no me niegues
Que si tú me elegiste, tú seguirás mi vergüenza
No, no me confundas
Porque yo sé que éste es el nombre del juego

Me levanté de mi almohada
Y miré hacia el sol
Dije: «Puedes ver bastante claro ahora
Las cosas que hemos hecho».

Quemamos tu sauce sagrado
Y las batallas que hemos ganado
Pero, ¿hemos llegado tan lejos?
Es diferente para mí no ser una estrella

Encerré mis sentimientos en un frasco hasta que nos vayamos.

Oh, no me niegues
Si tú me elegiste, tú seguirás mi vergüenza.
No, no me confundas
Porque yo sé que éste es el nombre del juego.
No me niegues
No me confundas
No me niegues
No me confundas…

El estilo de la música, así como los sentimientos expresados en su letra, recuerdan mucho a Harrison. Estamos ante otro caso similar a The Remo four. El mensaje de la canción es de arrepentimiento. La frase «miré hacia el sol y dije puedes ver claramente lo que hemos hecho» es la clave.

Una vez más, justicia para un grupo de gran valía, a quien se atribuye la composición de bellas e icónicas canciones, pero a quienes no les permitió tener el reconocimiento que merecían. ¿Por qué?

Afortunadamente, alguien decidió rescatar Without You del olvido. Y no fue otro que aquel que, en numerosos foros musicales, es llamado «el ahijado de Lennon». Se ve que John tenía mucho interés en que esa canción fuera cantada.


Harry Nilsson


Nacido en Nueva York en 1941, fue un gran compositor, con unas increíbles cualidades vocales. En 1964 había conocido a Phil Spector, para quien había compuesto varias canciones.

Su primer éxito fue Everybody’s Talkin de 1968, que apareció como BSO de la película Cowboy de medianoche en el 69. Pero fue en  1972 cuando se catapultó al estrellato cuando decidió interpretar una versión de Without You, de Badfinger, en la que realizaba unas fantásticas escalas de voz. Gracias a él la canción tuvo el reconocimiento y la fama que merecía, en todos los sentidos.

Sin embargo, fue en 1974 cuando la carrera de este artista se disparó, cuando fue apadrinado artísticamente por John con quien compartió gran parte de su Lost Weekend. Nilsson y Lennon se convirtieron en amigos y compañeros inseparables. Son notorias las anécdotas de ambos, borrachos, protagonizando escándalos en diferentes pubs.


John le apoyó en su álbum Pussy Cats, en el que también colaboró Ringo. Un poco después apareció junto a este en la película Son of Dracula, en cuya banda sonora, además del propio Ringo, también participó George Harrison.

Fruto de estas colaboraciones surgió la conversación de la que dio testimonio años más tarde May Pang:

John: Sería divertido reunir de nuevo a los muchachos, ¿no?

Harry: ¡Desde luego! Y me encantaría estar ahí con vosotros, tío.

John: ¡Sí! Podríamos montar algo en otoño.

Además de esto, se sabe que la prensa había especulado con la posibilidad de que los Beatles se reunieran, pero con Nilsson ocupando el lugar de «McCartney». Sin embargo, antes de que esto pudiera ocurrir, John, como ya sabemos, «convencido» por Faul, se reconcilió con Yoko.

Harry fue el encargado de asistir al funeral de Mal Evans, aquel al que sabemos que ningún Beatle acudió, y de recoger sus cenizas.

La muerte de John supuso un durísimo golpe para Harry, del que jamás se repuso. Con graves problemas de voz debido a la rotura de una cuerda vocal, se fue retirando paulatinamente de la música.

En los años posteriores el papel de Nilsson fue moderado, hasta acabar en el olvido más absoluto. En 1993 sufrió un ataque cardíaco del que apenas se recuperó. En ese momento instó a su antigua discográfica a editar un álbum con sus grandes éxitos. La misma noche en que terminaba de grabar las voces falleció de una insuficiencia cardíaca.


La increíble historia de los McGuinness Flint

Volvamos a 1968, el año que en Apple empezaba a buscar artistas a los que apadrinar, para encontrarnos con un dúo de compositores muy poco conocido, Bernard Joseph «Benny» Gallagher and Graham Hamilton Lyle, ambos escoceses. Sin embargo, curiosamente no hicieron nada notable hasta dos años más tarde, cuando se unieron a Tom McGuinness y Hughie Flint, con los que, sumando un batería y un tecladista, formaron la banda McGuinness Flint.

Su primer single, escrito por Gallagher y Lyle, publicado a finales de 1970, tuvo un gran éxito, y alcanzó el número 2 de las listas de éxitos británicas, así como el número 47 en la US Billboard, un puesto importante para la época.

Se trata de la canción When I’m dead and gone:

Oh, te quiero, nena
Te quiero noche y día.
Cuando te deje, nena
No llores toda la noche

Cuando muera, no escribáis
Ninguna palabra sobre mi tumba
No creo que quiera dejar ningún epitafio de muerte

Cuando esté muerto y me haya ido
Quiero dejar alguna mujer feliz
Que quede para siempre
Cuando esté muerto y me haya ido
No quiero que nadie se lamente junto a mi tumba

Vieja Mamá Linda
Se la tiene jurada a mi pellejo
Ella tiene un arma
Y a su hija a su lado.

¡Hey, Ladies! El hijo de John es libre…

¿Quién tiene el amor?
¿Quién tiene suficiente
Para retener a un hombre como yo?

Cuando esté muerto y me haya ido
Quiero dejar alguna mujer feliz
Que quede para siempre
Cuando esté muerto y me haya ido
No quiero que nadie se lamente junto a mi tumba

Debido al éxito cosechado por este primer álbum, y en especial por el single, los McGuinness Flint se vieron prácticamente obligados a realizar una serie de conciertos. Pero, sorprendentemente, eran incapaces de reproducir en vivo el mismo sonido que en las grabaciones, dando lugar a unas decepcionantes actuaciones. Bajo la excusa de una serie de «enfermedades» de los miembros de la banda, la gran mayoría de los conciertos de aquella única gira fueron cancelados.

Su segundo álbum, Happy Birthday Ruthy Baby, fue un auténtico fracaso de ventas, a pesar de que los compositores habían sido Gallaguer y Lyle, los mismos que habían escrito los éxitos anteriores. Los McGuinness Flint se separan.

Pero Gallaguer y Lyle continuaron un tiempo más. En 1977 escribieron una canción, que fue después versionada por Simon y Garfunkel y estrenada en 1981, en su famoso concierto en Central Park, en el cual no fueron pocas las alusiones a John Lennon, como veremos en la edición de la segunda parte de este artículo.

Un corazón en Nueva York

Nueva York, a ese alto horizonte voy
Volando desde Londres hasta tu puerta
Nueva York, mirando hacia abajo, sobre Central Park

¿Cómo miras hacia abajo sobre Central Park? ¿Desde un helicóptero? ¿O viviendo en un edificio situado al lado? Algo así como el Dakota.

Donde dicen que no debería pasear cuando oscurezca

Nueva York, como una escena de todas esas películas
Pero tú eres lo suficientemente real para mí, porque hay un corazón
Un corazón que vive en Nueva York.

Un corazón en Nueva York, una rosa en la calle
Escribo mi canción para ese latido en la ciudad
Un corazón en Nueva York, amor en sus ojos
Una puerta abierta para un amigo en la noche

Nueva York, tienes el dinero en tu mente
Y mis palabras no valdrán un centavo ni supondrán diferencia
Así que aquí está para ti
Nueva York.

Una canción que Garfunkel adoraba, porque la estuvo versionando durante muchos años.

Gallaguer y Lyle siguieron en el ámbito de la música, aunque la mayoría de las veces escribiendo para otros artistas, como puedan ser Eric Clapton, Bryan Ferry, Ringo Starr o Faul.

Como vemos, unos grandes olvidados, que se dedicaron durante años a darle forma a los mensajes de otros…

(Continuará)

Lady Ruth



3 comentarios en “Cantando sobre «Paul is dead», primera parte: Apple Corps”

  1. Lay,

    me sería muy interesante poder ahondar en dos temas que llevan un tiempo postergados, la intuición de Paul de que algo extraño se estaba cociendo (¿quizá por la cercanía con la familia Asher?) y la muerte de Brian Epstein. Aprovecho para agradecerte todo lo que haces porque salga la verdad a la luz, llevo años siguiendo tus blogs (este y el antiguo), facebook, etc.

    Un saludo enorme, Eduardo.

    1. Hola Eduardo, pronto empezaré a publicar los timeline de la historia Beatle donde abordaré esos temas. El de Brian Epstein es, como bien dices, fundamental, ese será un artículo nuevo. Muchas gracias por tu comentario y tu apoyo, un abrazo grande.

  2. Hola Lay!
    Sigo tu trabajo desde tu antetior cuenta de facebook y quiero decirte muchas gracias por tus valiosos aportes, tu rigor para analizar objetivamente estos temas relacionados con la industria musical y por honrar a la memoria de Paul. Al igual que el comentario de Eduardo me gustaria mucho conocer tus investigaciones sobre la siguiente linea del tiempo de los Beatles y el caso de Brian Epstein, asi tambien saber hasta que grado bandas como Queen y ABBA (dos grupos muy exitosos y que admiro) se vieron afectadas por la manipulacion de la industria musical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.