Los instrumentos de Paul 2/2: el bajo Rickenbacker y la carrera en solitario de Faul

Vamos a continuar en la misma línea que en la primera parte del artículo. Faul nos brinda de nuevo una fantástica oportunidad, no sólo de desenmascararle, sino también de apreciar de qué forma hace el más absoluto de los rídiculos (otra vez) frente a Tony Bacon, que conoce mejor la historia de «sus» instrumentos que él. De hecho nosotros, después de esta nota, podremos decir lo mismo.



El Rickenbacker

Siguiendo con el orden cronológico, nos toca ahora hablar del bajo Rickenbacker 4001S-LH.

Tony Bacon pregunta a Faul por qué mantuvo el bajo Höfner para los conciertos después de haber adquirido el Rickenbacker:

Yo era conocido por la forma de violín, es como Charlie Chaplin, ¿sabes? Un pequeño bastón, bigote y un bombín, y es Charlie. Si él apareciera con un pañuelo, afeitado, y montando en bici, sería como… ¿quién es ese? Así que pienso que pudo haber sido algo así como que el Höfner era un elemento de «marca registrada». También era muy ligero y siempre lo había tocado en vivo, así que podría haber sido una forma de jugar sobre seguro, llevando el insrumento que siempre había usado.

Es verdad, si Paul hubiera aparecido un día en un concierto sin el bajo Höfner la gente inmediatamente habría gritado: «¡Dios! ¿Quién es ese?» Dejando a un lado las bromas, Faul acaba de brindarnos un argumento fantástico que utilizaremos más adelante.

Acierta en el tema de la ligereza, como veremos en seguida, pero qué curioso que jamás en ninguna de sus otras entrevistas haya nombrado este detalle, que nosotros consideramos fundamental, pero que él ha decidido siempre obviar a favor de otros argumentos mucho más coherentes como que «no quedaba mal al darle la vuelta».

Lo peor de este fragmento es esa forma de hacer creer que lo que motivó a Paul para mantener el Höfner era «estar seguro» sobre el escenario. Una cosa es la comodidad, otra muy distinta la inseguridad. Un matiz importante.

Pero lo mejor de su historia viene ahora:

Bien, una vez que llegamos a América éramos bastante famosos, y el Señor Rickenbacker llegó y dijo: «John, nos gustaría hacerte una presentación de una Rickenbacker», y «Paul, te traigo un bajo también». Y yo dije: «¡Oh, genial! Qué cortés, muchas gracias».

En este punto Faul tuvo que ver la cara de incredulidad que estaba poniendo Tony al escuchar sus palabras, por lo que, presto, se dispuso a justificar tanta barbaridad con su conocida excusa:

Pero es muy difícil recordar mucho sobre las giras de los Beatles, porque cuando no estábamos tocando estábamos de fiesta. En realidad, recordarlo a la mañana siguiente era difícil, ¡no te digo 30 años después!

En otras palabras: «lo estoy diciendo todo mal porque como estaba siempre borracho, ni sabía lo que hacía».

A continuación, en el escrito publicado en la revista, se puede leer la siguiente aclaración que nos hace Bacon. Preparaos a reír como lo hice yo:

Nota del entrevistador.  El «Sr. Rickenbacker» era en realidad Francis C. Hall, el dueño y director de Rickenbacker en aquel tiempo. Según John C. Hall, hijo de Francis y el actual presidente de la empresa, las presentaciones a Lennon y McCartney fueron realmente eventos independientes que tuvieron lugar con un año de separación.

¿El señor Rickenbacker? ¡Bravo, Faul! ¿Que enseñó los instrumentos a John y a Paul a la vez, cuando en realidad fue un año después y en otras circunstancias? Muy bien, Faul. Menos mal que utilizas lo de las borracheras para explicar tus pequeños errores.

Lo que no alcanzo a comprender es cómo Tony Bacon, después de lo del Höfner para diestros y ahora esto, no se ha convertido en uno de los más acérrimos defensores de la teoría de Paul is dead.

Dejemos de reírnos y vamos a contar la verdadera historia de este bajo, según la versión del propio «señor Rickenbacker», ejem, perdón, Francis Hall.

Efectivamente, Hall conoció a los Beatles en febrero del 1964, cuando le presentó a John una guitarra modelo 360-12. Ya existía el Rickenbacker 4001S-LH bass, y Francis se lo comentó a Paul (aunque sin enseñárselo, pues no lo llevaba en ese momento, pese a lo que sostienen muchas fuentes basadas en las historietas de Faul), pero este le señaló que él era zurdo y que necesitaría un modelo adecuado para él, algo que no existía en todavía. Es por esto que, un año después, John Hall, el hijo de Francis, fue a visitar a Paul para presentarle el modelo para zurdos. Paul lo adquirió entonces. George recuerda que fue utilizado por primera vez en noviembre del 65, para Think for yourself del Rubber Soul.

A partir de ese momento, Paul usará este bajo para sus grabaciones en estudio.

Eso sí: siempre sentado.


Pero, ¿por qué siempre sentado? Muy sencillo: porque el Rickenbacker era un instrumento bastante pesado, en especial en comparación con el Höfner bass. A Paul le gustaba su sonido característico, más en un momento en el que empezaban a experimentar. Pero le resultaba pesado para tocar de pie, sobre todo durante un largo espacio de tiempo.

Este es el motivo por el que siguió prefiriendo el Höfner para actuaciones en vivo. Faul, más arriba, se justificaba diciendo que «lo usaba en las giras para que el público lo reconociera», pero Paul usó el Höfner también en los vídeos promocionales de Paperback Writer y Rain, a pesar de haberlas grabado con el Rickenbacker. Era, simplemente, que le resultaba más cómodo.

Además, ya sabemos cómo se entregaba Paul en los conciertos, cómo se esforzaba y lo que se movía. Lo último que necesitaba era añadir un peso adicional para sudar más de lo que ya lo hacía, porque además le gustaba mucho mover el bajo.

Pero tenemos que comentar también otro detalle importante. Existen evidencias de que Paul usaba cejillo.


El cejillo o capodrasto es un dispositivo que se coloca en el mástil para acortar las cuerdas. Con ello se consigue un sonido más agudo, otra forma de afinar las cuerdas, pero también que los trastes sean más cortos. Se puede elegir entre dejar el sonido del bajo como quede (una nota más aguda en función del traste donde se coloque el cejillo) o afinarlo previamente más grave para «compensar» el uso del aparato.

Dado que sabemos que para Paul el Rickenbacker resultaba bastante grande, podemos deducir que el cejillo servía para «reducir» las proporciones del mástil y asemejarlas más a las del bajo Höfner. No sólo por la longitud del mástil, sino muy posiblemente también por sus manos.

Pero veamos de qué forma se maneja Faul con este asunto cuando es preguntado por Tony Bacon al respecto:

Le muestro una imagen de las sesiones de Rubber Soul donde claramente está utilizando un cejillo en el bajo Rickenbacker.

– «¿Qué estoy haciendo ahí?» -pregunta él.

-Umm, más bien esperaba que fuera capaz de decírmelo usted.

-«Bien… la cosa con el bajo supongo que era que querría probarlo todo una vez. Así que me dije, voy a probar un cejillo. A menudo lo hago cuando estoy escribiendo una canción – coloco un cejillo sólo porque es un instrumento diferente al que normalmente toco. Todo sube un poco y hay como más hormigueo, y obtienes una canción que refleja esto. Por lo que bien pudo haber sido que habíamos escrito una canción en la guitarra: en una clave determinada, por lo que yo sólo la sabía en esa clave. O tal vez fue obtener un sonido superior. A menudo solía afinar las cuerdas un tono más bajo, también, por lo que E se convertiría en D. Tenías que tener cuidado con la forma de golpearlas, pero era algo así como interesante. Sólo sería para probar con efectos experimentales. ¡Seguramente probaría de todo!»

Ummm, Faul, para haberte quedado en un principio sin palabras y sin saber cómo explicar el uso del cejillo ante Tony Bacon, te has sacado de la manga una serie de argumentos cuanto menos rebuscados y mal hilados. Aparte de que por la forma de expresarte, se te nota un nerviosismo importante. Primero te sorprendes diciendo «¿qué hago yo con eso?» Y  luego afirmas que sueles hacerlo «muy a menudo». Pero, en general, lo que se aprecia es que no tienes ni idea de lo que estaba haciendo Paul con el cejillo.

¿No se te ocurrió en ese momento el tema de acortar los trastes de un instrumento más grande que el que Paul había estado tocando los últimos cinco años? Además, con la experiencia que tenía Paul al bajo, a la hora de experimentar nuevos sonidos, ¿iba a hacerlo con algo tan «transgresor» como un cejillo?

Sigamos contando la historia. Y, lamentablemente, hemos llegado ya a la sustitución de Paul. Faul entra en escena.

En 1967, Faul «adopta» el bajo Rickenbacker. Oficialmente, para las fotos, lo usa en estudio, pero, sorprendentemente para muchos, en su primera aparición en vídeo promocional «tocando» un instrumento (en playback), decide usarlo también.


Como vemos, para esta primera aparición, el Rickenbacker ha sido repintado con unas manchas que simulan chorros de sangre. Más tarde Faul justificaba esto diciendo que «todos habían dado un toque psicodélico a sus instrumentos». Algo que no se aprecia en las guitarras que llevan George y John en el vídeo. El único instrumento «decorado» es este. Quizá, una forma de redimirse ante la visión de un «extraño» tocando el instrumento de Paul…

Por otra parte, la forma en que mira constantemente George a Faul durante el vídeo, prestando especial atención al bajo, nos da una pista de quién pudo estar detrás de la obligada «instrucción» de Faul tocando zurdo.

Observad también la forma en que Faul apoya el brazo en el cuerpo del bajo… este detalle será muy importante dentro de poco.

A Faul, indudablemente, le gustaba mucho más este modelo. ¿Por qué?

En primer lugar, por el tamaño. Ya hemos comentado que era más pesado, pero es que también era mucho más voluminoso.

Una comparativa entre los dos instrumentos. La diferencia es tremenda.

Faul medía unos siete centímetros más que Paul. Pero es que, además, era más corpulento. Un instrumento con este volumen era más adecuado para su complexión. En esta secuencia de Hello Goodbye podemos ver cómo Faul es capaz de mover el Rickenbacker con soltura, como si no le resultara tan pesado:

En segundo lugar, el tamaño y la forma del cuerpo le proporcionaban un apoyo para el brazo izquierdo. Ya le hemos visto antes colocándolo en la parte convexa del cuerpo del bajo. Estamos hablando de un diestro tratando de tocar (o simulando que toca) como zurdo. Hasta que no se entrena, el brazo secundario de una persona es más débil. Mantenerlo en esa posición y moverlo a la vez debía resultarle, además de difícil, muy cansado.


Aquí otro ejemplo. Se da la circunstancia también de que en el vídeo hay momentos en que Faul está tocando con púa y otras sin púa. Unas veces rasga las cuerdas y otras no se sabe muy bién qué es lo que está haciendo con la mano. Es mejor ver con atención el vídeo prestando atención a sus movimientos. Le falta soltura y naturalidad.


Otro ejemplo más, descansando el brazo.

Y, en tercer lugar, la razón más importante. Faul antes nos ha dado la clave: la gente siempre había visto a Paul con el bajo Höfner. En todos sus conciertos, en los vídeos, en las fotos que colgaban de las paredes de millones de personas en el mundo salía Paul tocando ese bajo. Estamos hablando de un hombre más alto y proporcionalmente más ancho, con un estilo muy diferente de moverse y tocar. En caso de haber aparecido con el Höfner la diferencia habría sido notable. La gente habría percibido otra proporción, habría notado que el nuevo «Paul», además de tener otra cara, también tenía otro cuerpo. Decidió cubrirse las espaldas usando el Rickenbacker, que disimulaba estas características, sacrificando el tema de la «imagen».

Ha llegado el momento de las comparativas. Va a ser difícil, porque se cuidaron mucho de sacar planos enteros de Faul de frente y con el Höfner.


Aquí tenemos varias imágenes de Paul, en diferentes ángulos. Son para apreciar el tamaño del instrumento en relación a su cuerpo.


Como ya indicaba antes, dificilísimo encontrar una buena toma de Faul con el Höfner en estos primeros tiempos. Es especialmente llamativa la primera, del video Revolution, donde se nota especialmente la altura a la que le queda el bajo (distancia desde la pierna y desde el hombro), comparándolo con Paul. En las del Rooftop Concert es más difícil de apreciar, sobre todo porque Faul acostumbró a llevarlo colocado más abajo.


Paul y Faul con el Höfner; observad, entre la de Paul y la de Revolution, la distancia entre el hombro y la parte superior del bajo. En la del centro se aprecia la proporción general, ligeramente más pequeño en Faul.


Haré también uso de esta comparativa, hecha tomando como referencia la escala del cuerpo del Höfner (fuente: blog plasticmacca). La considero algo exagerada, puesto que Faul se llevaba con Paul unos siete u ocho centímetros, y aquí parecieran tres o cuatro más. Pero resulta interesante, teniendo además en cuenta que Faul está en una posición más recta que Paul, que relaja la pierna izquierda.


Aquí tenemos a Faul, ya maduro, en distintas imágenes. En los extremos, Paul. La escala del Höfner es exactamente la misma en todas ellas.


Le llegó el turno al Rickenbacker. Todavía más difícil porque, como ya he comentado, Paul sólo lo tocaba en estudio y siempre sentado. Por ello no he tenido más remedio que hacer uso de una foto de Faul en esta posición. Nótese cómo a éste le queda mucho más proporcionado. En Paul da la sensación de ser más grande. Atención al detalle del cuerno superior del bajo, la altura a la que queda a ambos.


Y esta es la comparativa que considero más interesante. Faul con el Rickenbacker y Paul con el Höfner. Ya hemos visto antes la comparativa de tamaño entre ambos bajos. A Faul el Rickenbacker le queda proporcionalmente del mismo tamaño que a Paul el Höfner.

La corta reaparición del Höfner

Como decíamos, Faul usó el Rickenbacker constantemente durante los dos primeros años que estuvo allí, por los motivos que hemos indicado. En 1968, aparece, por primera vez, con el Höfner bass, en el video Revolution. Sin embargo, será sólo en esta ocasión, pues no será hasta 1969, durante las sesiones de grabación de Let it be, que decida utilizarlo de una manera constante.

John observando el Höfner en las manos de Faul.

Este bajo que Faul recuperó era el primer bajo de Paul, el que había comprado en Hamburgo en 1961 y que, como ya habíamos comentado en la primera parte del artículo, había mandado restaurar y repintar, así como hacerle algunas modificaciones, como eliminar el pickguard.

El robo del 1961 Höfner 500/1 bass

Pero a alguien no le hizo tanta gracia que Faul se apropiara del Höfner bass de Paul. En enero del 69, poco antes del concierto en la azotea, alguien lo robó de los estudios de Abbey Road (al cual se habían trasladado desde Twickenham para terminar de grabar el documental).

Se trata de un episodio muy oscuro, del que apenas hay reportes o información, y del cual los Beatles han rehusado hablar. Únicamente Faul ha hecho mención a ello alguna vez. Sólo se sabe que, al parecer, también desapareció alguna guitarra (no dijeron cuál) y que la policía interrogó a todo el personal sin obtener resultados.

Existen incluso grupos dedicados a buscar la pista de este bajo, que están a la «caza» de cuantos Höfner 500/1 de 1961 para zurdos aparezcan en público.

¿Qué fue del mítico primer Höfner de Paul? Cincuenta años después, no ha aparecido. Lo que resulta interesante es que sucediera justo cuando Faul acababa de apropiárselo.

Sea como fuere, Faul tuvo que recurrir al segundo Höfner de Paul, que no se encontraba en Abbey Road en el momento del robo, para terminar la película y aparecer con él en el Rooftop concert.

Eso sí, le pareció divertido colocarle una enorme pegatina en el frontal que decía: «Bassman».


Algo así como «ahora soy yo el que toca este bajo». Tengamos en cuenta que se hizo esta actuación porque Faul ya estaba lo suficientemente preparado para tocar en vivo y en público (aunque no lo suficiente como para hacerlo en un escenario de verdad), y aquello para él debió de suponer un triunfo, queriéndolo reflejar con su nuevo título de bajista oficial.

¿Os imagináis lo que hubieran pensado John y George, al ver el primer bajo de Paul, el mítico Höfner comprado en Hamburgo, con el que inició la Beatlemanía, con una pegatina de Bassman colocada por Faul? Empiezo a entender a quien fuera que decidiera robarlo.

Pero… ¿por qué Faul se arriesgó a usar el Höfner en este concierto?

En primer lugar, el engaño estaba más que consumado. Nadie dudaba de que Faul era Paul McCartney, el parecido de su cara estaba muy logrado (de hecho es una de las mejores etapas de Faul en este aspecto), y no consideró tan peligroso mostrarse con este instrumento. Otro tema es la forma en que están grabados estos vídeos, especialmente el del concierto de la azotea: todos los planos desde el ángulo de Faul, evitando sacarle entero, y sobre todo de frente.

Además, se trataba del último concierto, sabían que quedaría grabado y sería ampliamente difundido, por lo que, en esta ocasión, decidió sacrificar los aspectos del tamaño (cuidadosamente compensados por los planos) a favor de recuperar la clásica imagen con el Höfner.

La separación de los Beatles y el destierro del Höfner

Una vez que Faul inició su carrera en solitario abandonó totalmente el bajo Höfner y utilizó el Rickenbacker, el Fender Bass y otros instrumentos.

Si atendemos a su «versión» de la historia, que dice que si lo mantuvo en 1966 fue porque era un símbolo de los Beatles, parecería lógico pensar que, al separarse de la banda y querer «volar» solo, querría también dejar atrás esta imagen para diferenciar bien su trabajo posterior. Sin embargo, conociendo los aspectos verdaderos que hicieron que Paul siguiera usándolo para todas sus actuaciones en vivo, esto no tendría ninguna lógica. Tamaño, peso, comodidad, cuestiones técnicas habrían estado por encima de cualquier otra consideración. Pero era Faul y en su inmenso orgullo quería brillar con luz propia, aunque para ello hiciera uso, conveniente y contradictoriamente, del nombre de Paul.

Coming Up y la burla hacia Paul

En 1980, Faul hizo una excepción. Para poder ridiculizar a Paul, volvió a hacer uso del bajo Höfner en el vídeo Coming Up.

 

El regreso del Höfner

En 1988, mientras trabajaban en la canción My brave face, Elvis Costello le preguntó extrañado a Faul por qué no usaba nunca el bajo Höfner. Faul no pudo darle una respuesta en aquel momento pero, inmediatamente, lo recuperó.

Y qué casualidad, porque en el vídeo que se grabó para promocionar la canción, el bajo Höfner se convierte en el protagonista indiscutible.

Este vídeo es tremendamente interesante y será objeto de otro artículo en su momento. Pero, para el tema que nos ocupa ahora, tengo que adelantar algún dato: el video comienza con un japonés que dice ser fan de los Beatles. Está obsesionado con coleccionar todo tipo de objetos del grupo, tal es así que llega a colarse en una especie de «búnker» para robar información, fotos y el bajo Höfner de Paul.

Dado que el vídeo en sí está totalmente dedicado a los Beatles, mostrando imágenes de ellos, siempre con Paul verdadero, y que curiosamente esto coincidiera con el asombro de Costello ante el hecho de que Faul no utilizara el Höfner, no puedo por menos que pensar que esto fue una maniobra de marketing para recolocar, de alguna forma, a Faul dentro de la imagen de los Beatles. Y, para ello, mostrarse con el mítico bajo era algo fundamental, a la vez que lo mostraban, asociándolo a imágenes del grupo, a los jóvenes que no hubieran conocido la etapa temprana de los Beatles.

Es posible que fuera una exigencia de quienes manejan su maquinaria, o que Faul se diera cuenta de que lo que el público esperaba y demandaba de él era esto.

El caso es que a partir de ese momento, Faul ha continuado usando el Höfner hasta hoy.


Lady Ruth y Víctor Manuel Rojo Rago
Con la colaboración de Cristian Ramírez

P.D.: Era nuestra intención haber realizado también una comparativa de sonido y estilo entre Paul y Faul, con ambos bajos. Sin embargo, dada la extensión que tendría, así como la dificultad de explicar ciertos aspectos a través de un artículo, hemos decidido crear más adelante un vídeo dedicado por entero a este aspecto.



10 comentarios en “Los instrumentos de Paul 2/2: el bajo Rickenbacker y la carrera en solitario de Faul”

  1. EXELENTE ARTÍCULO, NO SE PUEDE ESPERAR MÁS DE LAY Y SUS COLABORADORES. FELICITACIONES, DESDE AQUI LOS APOYAMOS Y ESTAMOS SIEMPRE ALERTA A TODO LO QUE ESCRIBEN. Y ATENTOS PARA «RECLUTAR» NUEVOS ADHERENTES POR MEDIO DE LA INFORMACIÓN VERAZ, OBJETIVA Y DOCUMENTADA COMO LA QUE USTEDES NOS OFRECEN…..GRACIAS

    SALUDOS DESDE CHILE

  2. Muy buenas tardes señorita lay ruth me pareció un muy buen artículo muy interesante, veraz y objetivo le agradezco mucho a usted y a sus colaboradores por compartirnos esta información.

  3. Y también cuente con todo mi apoyo y el de mi familia que creemos totalmente en todo lo que ha informado sobre la muerte de Paul y la sustitución. Que tenga un buen día recuerde la estaremos apoyando saludos desde México.

  4. Me parece genial que gente como ustedes, nos brinden información veraz sobre la historia de The Beatles. Es una aberración que alguien como este señor que ha suplantado a Paul, cambie toda la historia de este gran grupo. Gracias mil.

  5. Saludos Lady Ruth,
    Una petición o sugerencia, Ya hemos visto como se ve Faul de Pie con el Höfner y una comparatiiva muy buena (arriba) de Faul con el Rickenbacker y Paul con el Höfner, dado que en otra foto comparativa en este mismo artículo, tenemos ambos instrumentos con sus medídas respectivas; Con la ayuda de un programa de diseño o fotográfico, se le puede colocar a Paul que está de pie junto a Faul, colocarle el Rickenbacker a escala proporcional para apreciar mejor como el Rickenbacker se le vería enorme a Paul estando de pie………………..Saludos desde Monterrey, México.

    1. Muy buen video, Jaime, muchas gracias, se aprecian bien las diferencias. Además en el primero los Beatles están comentando el encuentro que habían tenido con Cassius Clay, momento que no recordaría Faul en absoluto. Un abrazo.

      1. Esa risa y carcajada de Paul, que lo hacía ponerse de pie y llevar su cabeza hacia atrás por que le ganaba la carcajada, nunca la igualó Faul, ni de joven y de viejo menos, cuando el entrevistador le da un manazo jugando responde haciendo una cara horrible……….»looking good» según el muy gracioso!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.